La política exterior de Hugo Chávez: Un cuarto aporte al Nuremberg criollo

Por Venezuela Real - 2 de Enero, 2007, 10:10, Categoría: Política Internacional

Gustavo Coronel
Noticiero Digital
02 de Enero de 2006

La búsqueda de poder político, mas que de verdadera integración, ha caracterizado la política exterior del régimen de Hugo Chávez. En el concierto de naciones Venezuela es un poder medio y un estado débil. Tiene grandes vulnerabilidades, tales como fronteras inestables y abiertas a al tránsito de drogas, instituciones dependientes del líder supremo, una población con altos índices de pobreza y desnutrición, un nivel educativo muy bajo, una creciente incapacidad para auto-alimentarse (la importación de alimentos está en aumento) y una excesiva dependencia de un monoproducto (petróleo) para sus ingresos.

Durante la última década se ha producido en América Latina una ausencia progresiva de la influencia política norteamericana, absorbida en el Oriente Medio por su papel de policía internacional y amenazada por el terrorismo islámico. La región latinoamericana ha estado relativamente tranquila durante este período. Las economías regionales, apuntaladas por el explosivo crecimiento de China, han disfrutado de una relativa bonanza económica. Los procesos políticos democráticos han desplazado a las dictaduras de viejo cuño y no existen los actos de violencia colectiva que han puesto otras regiones del planeta en el mapa geopolítico.

Es en este entorno relativamente benigno que se ha ido desarrollando la política exterior de Hugo Chávez, primero caracterizada por una conducta estrambótica y llamativa, solo propicia a la sonrisa tolerante de las grandes potencias, pero progresivamente preocupante por lo que significa para la estabilidad política de la región y para el equilibrio mundial entre las fuerzas democráticas y las fuerzas del autoritarismo.

La conversión de la política exterior de Hugo Chávez, la cuál ha pasado de ser objeto de sonrisas y risas, a ser una amenaza real para la paz del hemisferio ha sido posible debido a los altos precios del petróleo. En efecto, sin el dinero petrolero Chávez nunca hubiera podido intentar convertirse en un líder regional y hasta mundial. La utilización del ingreso petrolero en estas tareas le ha dado alguno dividendos, aunque no proporcionales a la inmensa cantidad de dinero que ha utilizado.

Las dos estrategias de Hugo Chávez
Su estrategia ha sido dual: por un lado utiliza el petróleo como arma directa de influencia para tratar de controlar a los países de la región que dependen de las importaciones petroleras. Este ha sido el caso con los países del Caribe, miembros de CARICOM, y con los países de América Central. Las iniciativas de PetroCaribe han estado dirigidas a controlar politicamente a los países ango-parlantes del Caribe.

Sin embargo, hasta ahora PetroCaribe no ha progresado como Chávez lo hubiese deseado y su mayor decepción ocurrió cuando estos países no apoyaron solidamente sus pretensiones de sentarse en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Esta estrategia también fracasó con la República Dominicana, país que ha seguido una política exterior bastante independiente a pesar de las amenazas de Chávez de cortarle el suministro petrolero. Estas amenazas ya no funcionan en una región donde existe un gran rival político y petrolero de Venezuela como es México, el cuál puede salir a la defensa de los pequeños países amenazados por la agresividad de Chávez.

En Centro América Chávez tampoco ha tenido éxito pués, con la excepción de Nicaragua, los países de esa región están firmemente alineados con los Estados Unidos en todo lo referente al intercambio comercial y político. En América Central México ejerce una gran influencia, a través del convenio Puebla-Panamá, el cuál estimula la integración energética de los países centroamericanos con siete estados mexicanos y la construcción de una refinería financiada por México en territorio centroamericano. Colombia se ha sumado a este convenio como observador y hasta Nicaragua es miembro del grupo, lo cuál diluye la influencia de Hugo Chávez en ese país.

En el continente suramericano la influencia de Chávez se ha tratado de expresar a punta de dinero petrolero, combinado con la venta de una vaga ideología socialistoide que pudiéramos llamar "endógena", basada en el eventual afloramiento de un gran imperio indo-proletario, en el cuál él sería una especie de Manco Capac redivivo.. En efecto, Sur América no es una región que depende de las importaciones petroleras, como si dependen el Caribe y Centro América. Aquí las amenazas de Chávez de interrumpir el suministro no funcionan. Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina y Brasil, son países autosuficientes o casi tales en materia energética.

En esta región solo Chile es un importador significativo de energía y a ese país, de gran desarrollo político e institucional, no lo asustan las excéntricas amenazas de Hugo Chávez. En Sur América Chávez ha sacado la billetera y ello le ha permitido, mas que ganar terreno y adeptos, evitar ser abiertamente rechazado por los países de la región. Su iniciativa de crear una zona de libre comercio paralela a la iniciada por los Estados Unidos se ha quedado en el aparato, solo apoyada por Bolivia y Cuba, países que no tienen mucho que ofrecer en intercambio.

Su salida de la CAN (Comunidad Andina de Naciones) ha merecido el rechazo de sus aliados Morales y Correa. Su entrada a MERCOSUR ha llegado en un momento poco feliz para esa organización, la acuál se encuentra en crisis debido a las desconfianzas entre Brasil y Argentina y a la tirantez política entre Argentina y Uruguay. Parece ser que Chávez lleva la discordia adonde llega.

Después de haber comprometido unos 16000 millones de dólares en dádivas o promesas hechas a los países suramericanos, Chávez no puede exhibir mayores logros. Kirchner lo apoya abiertamente, solo mientras Argentina siga disfrutando de la compra de sus bonos por parte de Chávez, bonos que se convierten en una gran fuente de corrupción para los integrantes del entorno gubernamental/bancario venezolano. Morales se ha convertido en su mascota preferida pero ello ya le está costando mucho apoyo popular en Bolivia.

Las promesas de construir refinerías o gasoductos en Uruguay, Brasil, Argentina y Paraguay se han quedado en la retórica. En Paraguay el vicepresidente y pre-candidato presidencial ha dicho que le teme a la contaminación de MERCOSUR por parte de Chávez. En Brasil Lula habla bien de Chávez los Lunes pero mal los Martes. En Perú Alan García lo abraza mientras piensa en como meterle un chuzo. En Colombia Uribe sonrie pensando en el gas que Colombia le venderá a Venezuela, a través de un gasoducto que Chávez va a a financiar, una situación paradójica para un régimen que dice que va suplir de gas a todo el Cono Sur. En Ecuador Correa lo apoyará mientras pueda sacarle dinero. En fin, la situación de apoyo a la revolución chavista en Sur América luce bastante frágil.

La mediocridad y la naturaleza moralmente invertebrada de su servicio exterior, de sus embajadores, ciertamente no lo ha ayudado. En Ginebra la diplomacia venezolana ha sido escandalosa, un saco de gatos. En Londres el embajador Toro Hardy se muestra genuflexo y felicitador. En Portugal, Lucas Rincón escribe unos memos cursis que muestran su condición servil. En las Naciones Unidas Pancho Arias ha fracasado rotundamente, rodilla en tierra, nada ayudado por el video ampliamente difundido entre sus colegas, en el cuál llama a Chávez asesino.

En USA los embajadores de Chávez casi no mantienen relaciones normales con el gobierno ante el cuál actúan y se limitan a entregar combustible subsidiado a comunidades seleccionadas por el impacto político que ello causará y reunirse con grupos radicalmente opuestos al gobierno de Bush. En América Latina cuatro de los embajadores de Chávez han sido expulsados de los países donde actuaban (México, Perú, Chile y Argentina), uno salió por recomendación del gobierno anfitrión (Colombia) y uno ha sido declarado persona no grata por una parte del Congreso del país (Bolivia). Este es un fracaso espectacular, nunca visto antes en la diplomacia venezolana. Lejanos están los tiempos en los cuáles la cancillería venezolana estaba en manos dignas y probas.

Mas allá de la región la política exterior de Hugo Chávez lo ha llevado a apoyar abiertamente a todas las dictaduras que quedan en el planeta. La ley de las afinidades lo ha llevado a alinearse con el difunto Sadam Husein, con el carnicero Robert Mugabe de Zimbabue, con el criminal tirano cubano, con los dictadores de Irán, Bielorusia, Siria, Corea del Norte, Libia y Mali. No hay tirano en el mundo que no sea distinguido con su amistad y admiración.

Esto no puede ser una simple coincidencia. La sabiduría popular no falla cuando dice que "Dios los cría y ellos se juntan" o que "Los mochos se juntan para rascarse". Al mismo tiempo Chávez mantiene su apoyo, explícito en muchos casos, a las fuerzas terroristas de Hezbollah en el Líbano y a las FARC y ELN de Colombia. Su carta al terrorista Carlos es una joya de la antología del ridículo y sus discursos en el oriente medio, difundidos por Al Jazeera, muestran a una personalidad extremista y llena de un primitivo odio hacia los Estados Unidos. En Irán deseó (Inshallah) que los rayos mortíferos (misiles) cayeran sobre los Estados Unidos y en las Naciones Unidas llamó al presidente Bush el diablo, a pesar de que USA es el mayor cliente petrolero de Venezuela (y casi el único que le paga).

Los crimenes por los cuáles Chávez deberá responder ante el Nuremberg criollo son fundamentalmente dos: (1), el uso y abuso de inmensas cantidades de nuestro dinero para comprar lealtades políticas y apoyo para su revolución del odio, incluyendo la compra de armas que están siendo depositadas en manos de la milicia paramilitar que él controla directamente, y, (2), su acercamiento a todas las dictaduras y estados fallidos del planeta y su alejamiento de las democracias del mundo occidental que siempre habían sido los aliados naturales de nuestro país.

Hugo Chávez ha convertido nuestra riqueza petrolera y al país mismo en simples herramientas de su ambición mesiánica de poder. Esto constituye traición a la patria.


Artículos relacionados:

Gustavo Coronel: "EXPLOTA la corrupción en la Venezuela de Chávez"
Corruption, Mismanagement, and Abuse of Power in Hugo Chávez's Venezuela
El Nuremberg Criollo: Denuncio al Regimen Corrupto.
El Nuremberg Criollo: Elecciones legítimas, gobierno ilegítimo
La prostitución de Petróleos de Venezuela: Un tercer Aporte al Nuremberg Criollo.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog