La Biblia cubana de la revolución del Socialismo del Siglo XXI

Por Venezuela Real - 21 de Enero, 2007, 10:01, Categoría: Cultura e Ideas

ASDRÚBAL AGUIAR
ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
21 de enero de 2007

"Hoy sabemos que esa nueva estructura o "red de centros del poder popular" se expresa en los Consejos Comunales de las denominadas -por Chávez- ciudades socialistas, y creados mediante ley en 2006"

La Constitución de Cuba (CC), proclamada en 1976 con reformas posteriores, es una guía esclarecedora para descifrar el acertijo en que se ha convertido para los venezolanos la Revolución Bolivariana y su decantación en el llamado Socialismo del Siglo XXI.

Cruzada con las descripciones de nuestra Constitución (CV) o los dictados de Hugo Chávez para La Nueva Etapa (NE) de 2004, sea con sus anuncios recientes y el pedido de una habilitación para acelerar el socialismo "venezolano", muestra la coherencia de nuestro "proceso" con los paradigmas de aquélla.

El preámbulo de la CC remite a Martí como su guía y la nuestra en su artículo 1, lo hace a Bolívar. La primera agrega a Marx y Chávez anuncia otro tanto para Venezuela.

El preámbulo en cuestión reza que es el comunismo un objetivo final: "edificar la sociedad comunista" es el fin de la CC. La NE propone el Socialismo del Siglo XXI y Chávez lo ajusta a su conocido "por ahora": "el planteamiento comunista, no (...), en este momento sería una locura, quienes se lo plantean no es que estén locos. No es el momento".

La cubana se declara "ley de leyes". Chávez, con igual título pidió a su Asamblea habilitarlo como legislador supremo, en espera de la reforma constitucional.

El artículo 1 de la CC afirma que "Cuba es un Estado socialista". Nosotros lo seremos, según Chávez.

En sus artículos 3 y 103 ésta expresa que el "poder es ejercido directamente" o por medio de "las asambleas del poder popular". En La NE, Chávez fijó como objetivo estratégico "consolidar la nueva estructura social de base un nuevo sistema social, una nueva organización popular, mucho más allá de los partidos políticos". Y ordenó "rediseñar la estructura funcional del Estado en todos sus niveles" y "desarrollar un marco jurídico que permita construir la institucionalidad revolucionaria municipal, estadal y nacional".

Hoy sabemos que esa nueva estructura o "red de centros del poder popular" se expresa en los Consejos Comunales de las denominadas -por Chávez- ciudades socialistas, y creados mediante ley en 2006.

Aquéllos como éstas se constituyen en ciudades y pueblos, en barrios, en poblados y zonas rurales, y sus integrantes quedan investidos de la más alta autoridad, como lo recita el artículo 104 de la CC. Tanto que pueden revocar todas las decisiones adoptadas por los gobiernos de las provincias -aquí Estados- y por los municipios y sus corregidores. Su propósito es asegurar la legalidad y el orden interior del socialismo, su capacidad defensiva, según los artículos 105 y 106 siguientes.

Chávez ha declarado que dentro del socialismo cabe todo, fuera de él, nada. A la Iglesia la invitó a dialogar en dichos términos. La CC, orientación bíblica de la revolución bolivariana, prescribe (art.62) que "ninguna de las libertades reconocidas puede ser ejercida contra la decisión del pueblo cubano de construir el socialismo y el comunismo".

En Cuba hay partido único (art. 5 de la CC). La NE dispuso crear "una instancia única de coordinación y toma de decisiones de las organizaciones con fines políticos que apoyan al proceso". Sobre los opositores, Chávez mandó "atacarlos y hostigarlos sin descanso" -en términos militares- si intentaren reorganizarse.

No es baladí, entonces, la omisión del artículo 67 de la CV. No habla de partidos sino de "organizaciones con fines políticos". En la NE se vuelve sobre el asunto: "evitar la transformación social de la organización de base en estructuras partidistas". De suyo quedan emparentadas así, ¡qué duda cabe!, con las "organizaciones de masas y sociales" (art.7 de la CC): creadas para la "consolidación y defensa de la sociedad socialista" e impedidas de agregar intereses generales, por ser propios al único partido.

Los medios fundamentales de producción -"estratégicos" según nuestro lenguaje oficial- son en Cuba de la "propiedad socialista de todo el pueblo" (artículo 14 de la CC). La CV (art. 119, 124 y 308) le abre las puertas a la "propiedad colectiva" y Chávez, manipulando los clásicos mecanismos del constitucionalismo liberal: la expropiación o la compraventa, viene forzando el traslado hacia la propiedad "pública" de toda industria, actividad económica de importancia, como las tierras calificadas de latifundios. Nada inédita es su decisión de nacionalizar telecomunicaciones.

En La NE recordó que "el que tenga ahorita un latifundio es como el que carga un carro robado". La CC (art. 19 y 20) reconoce a la persona, la propiedad de sus bienes, como lo hace la CV (art. 115). Pero aquellos precisan, como lo hizo Chávez al juramentar su Consejo para la Reforma Constitucional, que bienes individuales sólo son las tierras de los agricultores pequeños, los ingresos y ahorros del trabajo, la vivienda que se posea con justo título, los bienes para satisfacer la necesidad personal y cultural inmediatas. Y nada más.

El artículo 29 de la CC declara cubanos por nacimiento a los extranjeros que hicieron méritos en la revolución. En Venezuela, de hecho son venezolanos todos los extranjeros quienes, llegando desde el exterior en cada proceso electoral, provistos de cédulas de identidad y pasaportes nacionales apoyan a la "bolivariana". No es un secreto a voces.

El artículo 39 cita que "la enseñanza es función del Estado". Los padres cubanos "contribuyen" a la educación, conforme al artículo 38. La CV prescribe, a su vez, que el Estado tiene como fin esencial "el desarrollo de la persona" (art. 3) y que "la educación es un servicio público" para la afirmación de los "valores de la identidad nacional" (artículo 102): los bolivarianos, según el artículo 1 vigente. Luego de la reforma constitucional se añadirían "las ideas político-sociales de Marx", como el preámbulo cubano.

El propósito educativo socialista, lo sostiene Chávez en La NE, es la fragua de un hombre nuevo: "No son los hechos, no es la superficie lo que hay que transformar, es el hombre", precisa. De allí la idea de los "supervisores itinerantes" y la sujeción de todas las unidades educativas privadas al Estado (Decreto 1011 y Ley de Educación proyectada) hasta alcanzarse la designación por éste de todos los directivos de las instituciones educativas que no sean públicas. La CC (art.39) asegura el carácter "colectivo" y socialista de la educación y "promueve la participación a través de organizaciones de masas y sociales del país en la realización de su política educacional".

El modelo constitucional socialista, en suma, por unidimensional y negado al pluralismo, mal se sostendría sobre los consensos; por ende, la revolución es armada. En La NE Chávez se confiesa: "eso empezó a ser tema de debate durante varios años".

La CC, para asegurar su objetivo final: "edificar la sociedad comunista", (art.119) creó los Consejos de Defensa de la Revolución (aquí "batallones de reserva"): constituidos en la paz y preparados para la guerra.

En La NE, Chávez pidió crear la "reserva" de patriotas; y usar tal reserva para "acciones de seguridad ciudadana": léase, con apego al art. 3 de la CC, para que ciudadanos ejerzan "el derecho de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político" socialista. Punto.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog