Margarita Lopez Maya considera que se quiere cambiar el régimen político

Por Venezuela Real - 21 de Enero, 2007, 10:11, Categoría: Política Nacional

Alonso Moleiro
El Nacional
21 de Enero de 2006

"No tengo claro si el socialismo chavista será democrático"

La historiadora afirma que el Presidente de la República puede estar interpretando de forma temeraria el mandato popular de las pasadas elecciones. Observa en Chávez rasgos cada vez más autoritarios y lamenta que el talante de sus anuncios sea con el pasar del tiempo más inconsulto y apresurado

 Disciplinada investigadora que le ha seguido el curso al devenir nacional resistiendo la tentación de adjetivar ante las cámaras de televisión, Margarita López Maya es uno de los pocos analistas del espectro local que tiene un incuestionable prestigio de carácter simultáneo ante el oficialismo y la oposición.

La académica, que en varias oportunidades le ha reclamado a la oposición su falta de comprensión del momento actual, parece preocupada. El Presidente está cada vez menos interesado en la opinión ajena; la Asamblea Nacional ha delegado todas sus funciones y una nación entera espera en vilo que un Chávez unilateral e impredecible anuncie en diagonal otra nacionalización o envíe un nuevo ultimátum organizativo a sus seguidores para hacer las cosas en sus términos.

El anhelado consenso democrático en torno a este proyecto constitucional -el llamado de muchos oficialistas en los tiempos encrespados del paro- puede no ser posible. Entre otras cosas porque, con las reformas o con una nueva constituyente, ni siquiera los chavistas parecen demasiado preocupados por su observancia. La letra de la Carta Magna parece haberse vuelto una excusa para que, sobre su plataforma, se cocinen versiones doctrinarias ulteriores cuyos detalles el grueso del país desconoce.

-Al momento de las elecciones, Chávez tenía dos posibilidades, porque había utilizado dos discursos en la campaña: uno muy duro, para sus militantes incondicionales y, desde la mitad de la campaña en adelante, uno más suave, que llamaba al reconocimiento del otro. Al estar consolidada la revolución, se abriría un compás para que nos aceptáramos en el espectro político actual: la oposición había tomado de manera resuelta la vía electoral y ese proceso iba a permitir la consolidación de un juego político estable y plural. Pero al comenzar el año, el presidente Chávez echó por tierra eso. Desde entonces, ha decidido tomar claramente el lado duro. Lo que él llama la "profundización de la revolución". Cambiar los ocho años anteriores de la llamada "democracia participativa y protagónica", por el socialismo del siglo XXI

-¿Cuáles son las claves que usted puede distinguir de ese socialismo del siglo XXI?
-Uno de los textos más útiles para tratar de entender lo que está pasando en Venezuela lo hizo un profesor de origen argentino llamado Ernesto Laclau. Publicó un libro llamado La razón populista, que ha dado mucho de que hablar.

Tiene un concepto sumamente útil a estos efectos: el llamado "significante vacío". Dice que cuando una sociedad ha postergado demandas, cuando un Estado no está en capacidad de resolverlas, comienzan a solaparse y llega un momento en el cual se vuelven una sola cadena de equivalencias. En ese momento aparecerá un liderazgo que tratará de expresar eso políticamente.

Para hacerlo, se apela al llamado "significante vacío". Lemas como la democracia participativa y protagónica tienen significados que cada quién interpreta a su manera: falta de viviendas, de derechos humanos, de educación.

-¿El socialismo del siglo XXI sería un significante vacío?
-Creo que sí. La democracia participativa y protagónica se ha llenado con ideas más o menos claras a partir de ahora: la participación de la ciudadanía, el empoderamiento de las organizaciones sociales, la diversidad organizativa en la participación. Para mantener el arraigo se lanza entones una idea nueva: eso es el socialismo del siglo XXI. Cada quién votó, al votar por Chávez, por un socialismo que se estaba imaginando, porque éste no tenía definiciones de fondo.

Pedro Carreño dijo clarito que el socialismo ya estaba escrito en la Constitución del 99.

-Con el discurso del jefe del Estado en su toma de posesión, los significantes, ahora, no serán tan vacíos.
-Ahí es donde quiero llegar. Con ese caudal de votos, Chávez asume que la gente le dio un mandato para ir a ese socialismo. Ahí es donde comienza el análisis: tengo la impresión de que estamos en presencia de un proceso que se propone cambiar el régimen político en Venezuela. Por algunas de las cosas que anuncia, ha comenzado un proceso paulatino de debilitamiento de la democracia liberal.

No necesariamente de la democracia. Creo que vamos, sobre todo, a un debilitamiento institucional de la Asamblea Nacional como espacio para la deliberación y depositante de la soberanía popular. La igualdad y la autonomía de los poderes rigen en la Constitución del 99, pero creo que hay una intención de producir una modificación para ir hacia una subordinación del resto de los poderes a la Presidencia.

-Norberto Bobbio hace referencia al eje vertical de la democracia: además de conservar el equilibrio de poderes, la democracia debe promover la toma de decisiones desde el poder hasta los electores. -Acá viene un debilitamiento del concepto liberal de la representatividad. El Presidente ha dicho que quiere ir hacia la creación de un sexto poder, el poder comunal.

La izquierda tradicionalmente ha sido muy despreciativa con las instancias representativas. El concepto de poder comunal, sin embargo, sigue siendo muy vago. El asambleísmo garantiza, se supone, el ejercicio de una democracia directa. Por ley, en este momento, los consejos comunales no pasan de 400 familias. Son unidades muy pequeñas, tomando en cuenta el tamaño de una barriada popular.

Instancias que pueden tomar decisiones en problemas puntuales, pero que, desde el punto de vista político, para ejercer el autogobierno en términos absolutos, tienen una misión y una utilidad al menos discutible. Los dirigentes populares a los que les he consultado sobre la idoneidad de un instrumento como ese para gobernar me terminan respondiendo que eso no sirve para nada.

Autonomía minada

-¿No le parece que Chávez está interpretando de manera algo deportiva el mandato que le dio la gente con esos votos?

-Es su lectura; quizás sea una interpretación muy gruesa. Es muy típico del Presidente: las cosas son blancas o negras. Pero, hay que reconocerlo, él ofreció una reforma constitucional: socialismo y reelección indefinida. La gente salió a votar y le dieron, no los 6 millones del revocatorio, sino 7 millones. Es una lectura válida.

-Un poco transitiva: parece una regla de tres. El chavismo hablaba de las misiones, de que el socialismo planteado por ellos estaba en la Constitución. Nada más.
-Quizás es temeraria. Buena parte de la gente votó usando el significante vacío: hay prosperidad, los programas sociales tienen un efecto, estamos mejor, queremos a Chávez, es de los nuestros. Eso es socialismo.

-Llama la atención y preocupa, para los efectos del desarrollo democrático y la salud de la vida civil de este país, lo acrítico y obediente que es el estamento dirigente y los cuadros medios del chavismo respeto a su líder. Nadie se aventura siquiera a matizar respetuosamente una apreciación sobre un parecer del presidente Chávez.
-Una de las características de este proceso es que ha ido minando la capacidad de autonomía e independencia de pensamiento dentro del chavismo. Hay descontento; acá se están tomando decisiones sorpresivas, apresuradas, sin consultas de ninguna clase. Las cosas son como yo quiera, si no hay partido único se van del gobierno.

-A medida que mantiene su popularidad y aumenta su poder, Chávez se siente menos obligado a consultar o contrastar puntos de vista. Luce cada vez más unilateral y caprichoso.
-Lo peligroso acá es que ese "significante vacío" al que me he referido comience a ser llenado de esta forma. Un socialismo que no está claro si es democrático. Hay rasgos autoritarios y personalistas; los espacios para la deliberación no se sabe cuáles son, la Asamblea Nacional ha delegado sus obligaciones. Los temas no se discuten en la Asamblea porque para el Presidente eso es perder el tiempo. Ni con la Asamblea ni con el país. Los tiempos de los procedimientos democráticos son unos, los de los operativos militares son otros. Para la dirigencia y las bases chavista, el tema es delicado, se mueven con cautela porque la cólera presidencial y el aislamiento pueden ser serios. PPT ahora, por ejemplo, está en una situación difícil. Ya ellos tuvieron un distanciamiento con Chávez que les hizo mucho daño. Se les está planteando una situación similar.

-Podemos, que luce el partido más moderado del oficialismo, parece estar preso con la retórica de Chávez. Es obvio que hay cosas les preocupan. En privado lo reconocen.
-Tienen una disyuntiva parecida. Hay dirigentes de PPT que lo han dicho: no nos importa salirnos del gobierno, igual apoyaríamos el proceso.

-El radio de gente que exhibe ese celo por no apartarse un milímetro de lo que Chávez diga es mucho más amplio: incluye a profesores, intelectuales, presentadores, periodistas y dirigentes sociales.

-Sociedad civil independiente, alternabilidad política, esfera privada, autonomía de poderes, elecciones libres, cambio de presidente; ¿usted piensa que esos temas están en veremos en este país?
-Creo que todo esta en construcción. Hay tendencias autoritarias muy fuertes. Cuando digo que se están comenzando a desmantelar instituciones de la democracia liberal me estoy refiriendo específicamente a la autonomía de los poderes y al pluralismo político.

Acá está demostrado que los venezolanos valoran la democracia, ese es uno de los mandatos del Gobierno. Para la inmensa mayoría de los venezolanos, hasta este momento, este régimen ha sido mucho más democrático que el del Pacto de Punto Fijo -Algunos tendrán sus diferencias; otros, la mayoría, sencillamente piensan igual que Chávez y sienten que no tienen por qué contradecirlo. Otros son más políticos: tendrán diferencias de estilo o enfoque, pero sienten que coinciden en lo fundamental y prefieren callar. Otros están, sencillamente, desorientados.

 " Los temas no se discuten en la Asamblea porque para el Presidente eso es perder el tiempo. Los tiempos de los procedimientos democráticos son unos, los de los militares son otros

" Una de las características de este proceso es que ha ido minando la capacidad de autonomía e independencia de pensamiento dentro del chavismo"





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog