25 Enero, 2007: Maza Zavala

Por Venezuela Real - 25 de Enero, 2007, 15:30, Categoría: Cultura e Ideas

Joaquín Marta Sosa
El Nacional
25 de Enero de 2007    

En estos días confusos en los que no sabemos lo que el oficialismo logrará que el destino nos depare, la voz de Maza Zavala, insospechable de animosidad contra el Gobierno, reivindica algunas ideas básicas para el pensamiento económico y social progresista, nutrido por un espíritu contrario al inmovilismo y a la inequidad, impulsor de cambios en serio y a fondo.

Lo que está en juego es nada menos que la siempre urgente discusión acerca de cómo realizar transformaciones para más democracia, más igualdad, más libertad, es decir, mayor calidad de vida sostenida para las inmensas mayorías, sin que se expanda la pobreza, ni siquiera como hecho transitorio, ni se desquicien las instituciones ni el sistema productivo de un modo tal que las avances sólo se avizoren para un futuro remoto o, en el peor de los casos, en uno que jamás alcanzaremos porque resuelven el problema de la pobreza haciéndonos a todos pobres, menos a la nomenklatura del poder.

Tal es, por ejemplo, la preocupación central del gobierno chino desde Deng Xiaoping e incluso antes. El pionero de esta senda, Bo Yibo, escuchado con sumo respeto hasta el día de su muy reciente muerte, incorporó la categoría "prosperidad" como un anclaje central en el despegue socialista de la economía orientada, no a crear más proletariado, sino más personas cuya cotidianidad se colocase a buen resguardo de las penurias, puesto que la apuesta de Marx (otro asunto son los resultados de la misma) tenía que ver con un sistema que dejase atrás el primitivismo económico por una estancia superior donde la riqueza no fuese monopolio de minorías sino un bien socialmente posible. Seguramente era eso lo que tenía en su cabeza García Márquez cuando afirmó que "el socialismo consiste en aplicar el sentido común", el mayor de los cuales es el que pone de lado los dogmas, pues la realidad es tan rica, densa, variable que ninguno es capaz de atraparla ni siquiera de modo parcial. La derecha de cualquier signo puede ser dogmática, la izquierda de verdad jamás.

De allí que nos parezcan del todo pertinentes las afirmaciones de Maza Zavala cuando alerta sobre las perniciosas consecuencias que para la configuración de una economía sana y estable (y el cambio social efectivo la exige) tendría la muerte de la autonomía del Banco Central, ¿o ahora va a resultar que la discrecionalidad rampante es un procedimiento de izquierda y la concentración del poder es el destino de la revolución, cuando hasta hoy suponíamos que esos eran los hábitos de la derecha? Toda hegemonía, de la naturaleza que sea, supone la opacidad institucional, y el cambio social sólo puede cabalgar en la transparencia, en la comprensión de la realidad y el sentido común.

Como lo indica Maza Zavala, poner en la picota al sector privado, "que contribuye con 70% del PIB y 75% del empleo", desmonta una capacidad productiva que refluye en desempleo y caída de los ingresos, es decir, en más empobrecimiento para los pobres. Y quien sostenga que se trata de un principio "revolucionario" está al borde de la demencia. Y también sustancia que nacionalizar o no hacerlo ni puede ser dogma ni asunto de principios, sino el resultado de sopesar qué sector y en qué áreas abona una mejor gestión favorable al país y a las mayorías. Por tanto, dice, lo pertinente es la alianza con el sector privado mediante un acuerdo global estratégico que asegure "una economía de crecimiento equilibrado" pues, alerta, tenemos que prepararnos para "el fin de la bonanza petrolera" materia que sólo un pensamiento rígido, ajeno a la izquierda eficaz, puede apartar de sus reflexiones. Explotar el petróleo, sin más, acaparar y controlar todos los fondos que provengan de él, sin más, es un pensamiento reaccionario en extremo, alejado por completo del futuro y de la creatividad que son los grandes pilares de todo pensar progresista.

Así, en medio de la turbulencia, sin abdicar de sus principios, Maza Zavala, con el riguroso realismo de quien indaga en el porvenir de Venezuela, aniquilando los dogmas que suelen asfixiar toda propuesta "ideologizada" de transformación, realiza una encomiable y tenaz tarea, la de proponer un sentido en ese desbarajuste propio de quienes creen que la revolución comienza por una "montonera" y termina con un poder único que anula a todos los demás.

Maza Zavala, lo descubrimos ahora, además de economista racional y progresista, como lo muestra su creo que primer poemario, Quinta estación, es también una persona emocionalmente intensa. A veces sólo aquellos capaces de sumergirse en la trama poética aciertan con la verdad del trasiego terrenal.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog