Importancia de la “Histórica Jornada del 23 de Enero de 1958”

Por Venezuela Real - 26 de Enero, 2007, 12:53, Categoría: Cultura e Ideas

SUMATE
Enero 2007

El 23 de Enero de 1958 los venezolanos celebramos la conquista irrenunciable de nuestras libertades individuales y nuestra vocación histórica de vivir en democracia. Nuestra posición como Súmate expresa nuestro inquebrantable compromiso de luchar y mantener la libertad y la vocación democrática para ésta y las futuras generaciones.

Luego de los anuncios y acciones del Ejecutivo Nacional en este mes de enero de 2007, consideramos como muy importante rememorar y sembrar en la memoria de los jóvenes venezolanos, el entusiasmo y la ilusión, la unidad y el reencuentro cívico por un futuro de esperanza y de libertad que impregnó a la Venezuela de aquél año. Lo que se denominó en aquél entonces “el espíritu del 23 de Enero”. Una lección que la historia nos brinda y que todos debemos aprender.

Entre las más importantes conquistas alcanzadas El 23 de Enero de 1958 tenemos: El fin de la censura a los medios de comunicación; la libertad de conciencia, pensamiento, expresión, reunión, asociación, tránsito, manifestación pública; el voto universal, directo y secreto; el reconocimiento legítimo de sindicatos, gremios, partidos, cooperativas y religiones; en fin, el pleno ejercicio de las garantías constitucionales a partir de 1961.

Estas conquistas están sumamente en peligro: basta con observar lo que está sucediendo en materia de libertad de información y expresión con los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación, especialmente en RCTV; la conculcación del derecho a la propiedad privada con las expropiaciones realizadas y las nacionalizaciones anunciadas; la hegemonía doctrinaria-partidista que se aspira imponer en los programas de estudios en el sistema de educación; la evidente dependencia de los poderes del Estado al Ejecutivo Nacional; la opresión a la vida sindical, gremial y partidista, para sólo nombrar algunos.

Si partimos de los cinco motores del socialismo anunciados por el jefe del gobierno, podremos observar que cada uno de ellos lesiona principios democráticos, no sólo los conquistados El 23 de Enero de 1958, sino por la humanidad en el hemisferio occidental.

En ninguna democracia del mundo, el Poder Legislativo (Asamblea Nacional) le otorgaría al Poder Ejecutivo poderes habilitantes de tanta magnitud y por tanto tiempo; no se procedería a una reforma constitucional “profunda e integral” como la propuesta, cuando ella alberga derechos civiles y limitaciones al ejercicio del poder público de innegable vocación democrática; jamás se anunciaría un adoctrinamiento partidista masivo y arbitrario como el que se propone con la jornada de educación “moral y luces”; nunca se propondría un Poder Ejecutivo borrar de un plumazo la histórica ordenación político-territorial del país, eliminado con ello tradiciones e imaginarios colectivos que le dan sentido e integración a la personalidad de los ciudadanos y de su nación; finalmente, mediante la aberración de la denominada Comisión Presidencial del Poder Comunal, se busca conculcar el voto de los ciudadanos para elegir libremente a sus representantes en el gobierno local, erradicando con ello el necesario control de las gobiernos locales que representaban los consejos municipales.

El Socialismo del Siglo XXI no es democracia ni poder para el pueblo

Aquí hay que advertir que “pueblo” en la jerga de este socialismo significa “aquéllos quienes están incondicionalmente a las órdenes del comandante en jefe”. Siendo así, no queda la menor duda de que el “pueblo incondicional a las órdenes del comandante en jefe” tendrá todo el poder, como promete El Socialismo del Siglo XXI.

Pero en democracia, “pueblo” tiene otro significado: “conjunto de todos los ciudadanos a pleno título, o sea, partícipes del poder político sin distinción de clase social, creencias religiosas ni preferencias partidistas, considerados sujetos capaces de tener una voluntad autónoma y racional, y por esto mismo, con dignidad política”.

Esta es otra razón para que el gobierno amenace a los medios de comunicación social, y sobre todo la prensa libre, porque son el mejor mecanismo masivo para promover e internalizar en los ciudadanos la idea de “pueblo” democrática, y los principios e instituciones que esa idea de pueblo implica, ante la presumida intención de exclusión y sectarismo que adelanta el gobierno, precisamente por prejuicios de clase social, creencias religiosas y preferencias políticas.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog