Pronostica el economista Miguel Angel Santos: La inflación oscilará en 2007 entre 18 y 20%

Por Venezuela Real - 26 de Enero, 2007, 15:07, Categoría: Economía

Rodolfo Mondolfi
El Carabobeño
22 de Enero ded 2007

La inflación...

En su análisis sobre el comportamiento de la economía nacional, José Angel Santos indica que en estos momentos no hay inversiones nuevas, hay muchas compras de empresas y se está notando un cambio en la estructura de propiedad. Ahora gente cercana al Gobierno está adquiriendo activos que estaban en manos de empresarios que no son tan afectos al régimen, pero en cualquier caso, eso no es inversión sino un simple traslado de activos.

Inversión, señala el economista y docente del IESA, es creación de nueva capacidad a punta de planta y equipos pero eso no se observa, mientras que la inversión pública, a pesar de lo que uno ve en materia de obras y cacareo del Gobierno, se mantiene en los mismos niveles históricos que había en los años 80. Sin embargo, reconoce que aún sin inversión, la economía ha crecido 10 por ciento.

-¿Cómo puede crecer una economía sin inversión?
-El sector privado venezolano tenía capacidad ociosa que la sigue utilizando, como advirtió Domingo Felipe Maza Zavala, el sector privado está trabajando a capacidad plena en estos momentos pero si se les sigue demandando bienes y no hay inversión, entonces aparece la inflación, que el año pasado comenzó a manifestarse cerrando en 17 por ciento, un nivel que a cualquiera le parece moderada porque el país ha vivido otros episodios de inflación muy fuertes.

El profesor Santos recuerda que Venezuela es un país netamente importador, exporta petróleo e importa muchísimos bienes de consumo final e intermedio, y lo que se importa no tiene inflación. Cuando se dice que la de Venezuela llega a 17 por ciento se está hablando de una inflación de bienes importados muy baja, y de una inflación de componentes nacionales que supera el 20 por ciento. La inflación en Venezuela, es consecuencia directa de un Estado que está lanzando dinero sobre la economía, al tiempo que aumenta la demanda.

-¿Cómo se podrá controlar la inflación en 2007?
-Recortando el gasto, cosa que no va suceder, o cambiando el entorno fomentando la inversión para que cuando los mismos bolívares salgan a la calle haya más bienes y servicios, pero eso aparentemente, luego de los anuncios oficiales, no va a suceder; o también incrementando las importaciones. La única salida que queda para mantener la inflación -no para bajarla-, por debajo de 18 o 20 por ciento, que es mi pronóstico para 2007, es que Venezuela siga siendo fuertemente un país importador hasta el día que tengamos dólares para seguir trayendo bienes y servicios de afuera.

No hay cambio de fondo, esto viene ocurriendo desde 1980, cada vez que los precios del petróleo suben y los gobiernos no han fomentado la inversión, dispararon el gasto y para tratar de evitar la inflación importaron masivamente. Cuando se importa, se perjudica no sólo la producción nacional sino también el empleo, porque no se nota la creación de puestos de trabajo.

Si se revisan las cifras del Instituto Nacional de Estadística, en el año 2005, con la economía en crecimiento se crearon 37 mil 908 puestos de trabajo. Aunque todavía no se conoce el informe de cierre de 2006 del INE, no se observa que hay mayor empleo.

-¿Por qué está bajando el desempleo, si no hay más empleos?
-Según el Gobierno se debe a que está bajando el número de gente que quiere trabajar. El desempleo, matemáticamente, es el número total de desocupados dividido entre todos los que quieren trabajar. El Ejecutivo Nacional está reportando que a consecuencia de las misiones, principalmente la educativa, ahora hay un gentío que no quiere trabajar. Entonces, está bajando el desempleo, no debido a que se hayan creado puestos de trabajo, sino porque ha bajado el número de personas que quiere trabajar.

Parte del crecimiento económico es el margen de comercialización de bienes importados y capacidad ociosa, pero no hay inversión, insiste Santos, y por ende no hay nuevos puestos de trabajo. Hay más importaciones y para que éstas sean baratas es necesario no devaluar.

Lo que el Gobierno ha hecho es una política completamente contraria al crecimiento endógeno que propaga, pero mientras no hay inversión no se hace nada pero lo toman como una variable y se importa todo lo que sea posible para mantener el consumo sin que haya inflación.

Cada vez se consumen más bienes producidos en el exterior, y los que se producen aquí, se acabaron, porque para adquirir un carro hay que hacer colas de seis meses, no se consiguen módem de banda ancha, o sea, todas las cosas que se producen en el país tienen una cola, incluyendo las emergencias médicas de hospitales y clínicas. Como ha habido un "boom" de demanda sin que haya un "boom" de oferta, se han generado colas para hospitales, estacionamientos, o para que instalen una línea.

El Gobierno se ha preocupado en estimular la demanda, pero no estimula la oferta, y eso ha provocado que se tranque por completo el sistema.

-¿Qué pasará en caso que se desplomen los precios del petróleo?
-En el caso de Venezuela, que los precios de los hidrocarburos no suban ya es grave porque se tiene un gasto que está creciendo todo el tiempo. Pareciera que no se va producir un desplome dramático sino una caída moderada de precios. Algunos analistas responden que el Gobierno tiene dólares afuera para utilizarlos en caso de una eventual caída de precios del petróleo y, sin dudas hay algo de verdad en esa apreciación, pero esos dólares pueden alcanzar para un año.

Santos advierte que mucha gente está contando que en el Fondo de Desarrollo Nacional -Fonden- hay lo que ha entrado, pero se puede calcular los ingresos de recursos a esa institución, primero; porque directores del Banco Central y algunos ministros de vez en cuando hacen una referencia de que allí hay entre 18 y 20 mil millones de dólares, por cierto, una cifra que no se hace pública, que nadie la conoce, no está reportada en ningún sitio, ni existe algún tipo de mecanismo de revisión de cuentas. Ellos siguen refiriéndose a Fonden como si fuese el Fondo de Inversiones para Estabilización Macroeconómica -Fiem- que sí reportaba todos los días cuánto tenía en caja.

Más allá de eso, Fonden ha utilizado recursos, se conoce las intervenciones del Gobierno en el exterior en materia de ayudas, construcción de viviendas, refinerías, estaciones de gasolina, financiamiento de campañas electorales. En todo caso lo que está en Fonden, institución que funciona discrecionalmente, no entró, de ese fondo se ha utilizado dinero.

Si ocurre una caída moderada en los niveles de precios del petróleo, las soluciones que tiene el Gobierno a manos son ya conocida en Venezuela. Primero, devaluar la moneda y hacer las importaciones más caras, o decretar un esquema de aranceles volviendo al sistema de prohibición, aunque no pareciera ser esa una salida puesto que suscribió su entrada a Mercosur, que obliga al libre arancel hasta 2011.

Existe la particularidad que como el Gobierno tiene más ingresos que gastos en dólares, cada vez que devalúa le cuadra mejor el presupuesto porque recibe más bolívares por los mismos dólares.

Cuando caen los precios de los hidrocarburos lo que ocurre es que ni desde el punto de vista fiscal, o de cuentas externas, se pueden sostener ni el gasto ni las importaciones, y lo que lo cuadra es una devaluación que en Venezuela, su primer efecto es inflacionario de manera fuerte. El segundo, es un efecto que en economía se conoce como contractivo, que consiste en una caída fuerte en la producción porque al subir los precios de los insumos y productos, se produce una caída del consumo.

En el año 2002, Chávez tuvo que devaluar 50 por ciento en un día, fue el 18 de febrero, martes de carnaval, cuando la economía cayó en 20 por ciento y se produjo una inflación de 32 por ciento. Si el gobierno del ex presidente Rafael Caldera colapsó a 8 dólares el barril, y el de Chávez en el año 2002, colapsó a 16 dólares por barril de crudo, hoy en día un precio menor a 38 dólares el barril, sería una catástrofe completa para el régimen.

Reflexionando, el economista Santos expresa que la mala gerencia de la economía se traduce en que el precio del petróleo el cual explota el país cada vez sube más, y esto no tiene límites, salvo que el Gobierno algún día decida moderar el gasto público, eliminar el déficit fiscal y promover la inversión. Se le puede poner el nombre que se quiera, se puede llamar socialismo del tercer milenio, como sea. Pero sin recorte de gasto, sin medidas fiscales y sin promover la inversión privada, este sitio no tiene salida.

-¿Qué efecto produce en la economía nacional el anuncio de estatizar empresas privadas como Cantv y Electricidad de Caracas?
-Muy acertadamente algunos ministros han dicho que eso no va tener consecuencia en términos de la inversión, y eso es verdad porque aquí ya no hay inversión, si la inversión es cero, ahora seguirá siendo cero, entonces no habrá ningún cambio. Preocupa el servicio, todo el mundo en Venezuela, que por más corta que quiera tener la memoria, recuerda cómo funcionaba la Cantv previo a su privatización. Esta empresa telefónica llegó al nivel de modernización que hoy pueden disfrutar todos los venezolanos, gracias a la privatización que ocurrió a principio de los años 90, durante el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez.

En primer lugar, ese creer del Estado que puede administrar todo con capacidad gerencial, una de las cosas que evidentemente este Gobierno no tiene.

Entonces la primera preocupación son los niveles de servicio como país, si antes había apagones en el resto de Venezuela donde todavía la electricidad es pública, pero en Caracas es privada; ahora nos quedaremos a oscuras todos, y habrá luz de vez en cuando.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog