Diputados sin oficio

Por Venezuela Real - 27 de Enero, 2007, 11:47, Categoría: Política Nacional

 Por más que protestaen, ese será el destino de los otros poderes, sometimiento pleno al poder unipersonal del ejecutivo.

Editorial
El Nacional
27 de Enero de 2007

La diputada Iris Varela puso el grito en el cielo al intervenir en la reunión de este jueves 25 en la Asamblea Nacional, y condenó a todos sus colegas del Frente Patriótico a cavilar, seriamente, sobre el espectáculo de quienes ni siquiera podrían alegar que claman en el desierto, o peor que eso, mudos de toda mudez, en un cementerio de voces rendidas. "Primero, dijo la diputada, recibimos un sueldo y debemos trabajar". En una reseña de prensa se lee que "la mayoría derrotó a la parlamentaria", lo cual no deja de ser cómico porque en la Asamblea no hay tal mayoría, lo que hay es una aplanadora capaz de rebajar el cerro del Ávila una vez que se instale la gran escultura de Bolívar que deberá ser vista a 500 kilómetros a la redonda, según los deseos del Presidente de la República.

La diputada propuso fijar fecha para discutir la reforma del Reglamento Interior y de Debates. La "mayoría", o sea, el oficialismo que actúa de manera robótica, la derrotó; pero ella, como para hacer más humorística la situación, pidió votación nominal. La proposición, sorpresivamente, obtuvo 29 votos contra 89, con 2 abstenciones.

De modo que la mayoría aplastante se erosionó, indicación de que Varela no anda descabellada cuando solicita que se asuma la reforma del reglamento, aunque no es nada nuevo porque desde el año 2000 ya son siete las modificaciones que han hecho. Quizás temen los diputados, con toda razón, que un buen día se aparezca un mensajero presidencial con un flamante reglamento reformado, consagrando, por ejemplo, un artículo donde se diga que el diputado que desee tomar la palabra debe solicitar permiso ante el Palacio de Miraflores.

Varela se enredó en un toma y dame con Cilia Flores, la pre sidenta de la Asamblea. Entre Iris y Cilia se lanzaron puntas que revelan cómo ya no se soportan en medio de tanto silencio y tan tabuena conducta. Para marcar la debida ortodoxia, la tachirense dijo: "Los anuncios que ha hecho el jefe del Estado al país imponen una reforma a fondo para adecuar la estructura parlamentaria a la dinámica que el Presidente le ha impuesto al ritmo político".

Esta frase encierra tantos y tan diversos significados que gra cias a ella la diputada podría ser sometida al tribunal disciplinario del partido único, pues parece ocultar una gran ironía. Eso de "adecuar la estructura parlamentaria a la dinámica que el Presidente le ha impuesto al ritmo político" podría ser un elogio y también todo lo contrario.

Además, pretender los parlamentarios igualar al jefe del Estado en su capacidad legislativa, suena a demasiado atrevimiento. Con la ley habilitante en una mano y la pluma de Carlos Andrés Pérez (dejada por ahí en los apuros del 4 de febrero) en la otra, nadie osará medirse con Chávez en plan legislador. La inquietud de fondo de la diputada Varela es legítima pero no está bien planteada. Si durante los próximos 18 meses (hasta 2008) el Presidente supremo tendrá a su cargo legislar sobre lo humano y lo divino, ¿qué van a hacer los ciento y tantos diputados del pueblo? Ni siquiera podrán levantar el brazo de vez en cuando, que era el único ejercicio que hacían. Además, ¿quién soportará tanto silencio, y, sobre todo, cómo pasar tan largo tiempo sin un contrincante a quien cantarle las verdades, como suele hacerlo Iris? ¿Cómo justificar los jugosos sueldos que devengan, un poco menos que aquellos que disfrutan los altos magistrados del TSJ y los apoltronados jerarcas del Poder Moral? La diputada tachirense estuvo en los bordes del precipicio cuando exclamó ante los periodistas, respondiendo a una insidiosa pregunta, que "el Presidente no tiene que ver con la función de la Asamblea Nacional. Este es un poder autónomo". Si Iris, comentó un colega diputado, "se empecina en trillar este camino, no me extrañaría que tenga una embajada en su futuro". Pero con ello sólo se estaría borrando una parte del problema.

La proposición de que la Asamblea Nacional le abra las puer tas a la oposición para que se oigan las voces disidentes, tiene mucho de original y hasta de provechoso, si reparamos en la decadencia de un parlamento tan unicolor, unívoco y unilateral. ¡Diputados por 24 horas! No faltarán voluntarios, y será algo mucho más exportable al resto de Suramérica que el "parlamentarismo de calle", idea para ingenuos, que se cayó por su propio peso.

Ante una situación tan deplorable, con tanto que debatir sobre el futuro de Venezuela, los diputados por 24 horas podrían, al menos, ponerle ají al caldo, y a la belicosa Iris Valera le depararían alguien con quien pelear.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog