"Para votar sí nos buscan"

Por Venezuela Real - 29 de Enero, 2007, 12:55, Categoría: Dimensión Social

Patricia Clarembaux
TalCual
23 de Enero de 2007

A los buhoneros les llegó compañía. Se trata de los trabajadores de los quioscos, quienes se suman a la lista de venezolanos sin lugares donde trabajar

"¡Ya el Presidente habló!", "Ya el Presidente lo dijo", exclamaban Blanco y Carpio; ambos, funcionarios de la Policía de Caracas. Pero no lo decían a viva voz porque, aunque armados, sabían que la masa de más de cincuenta buhoneros los superaban en número y molestia. "Que el director (de gestión urbana, Silfredo Zambrano) los atenderá", dijo otro uniformado, y los trabajadores de la economía informal rompieron el cordón de seguridad con ganas de ingresar al recinto y escuchar las explicaciones que justificaran los 22 días que han estado sin trabajar.

La suerte no les acompañó.Aunque se disputaron el ingreso a la sede de la alcaldía, a esperar se quedaron.

Detrás de la banda permanecieron aglutinados y sólo Edgar Molina, vocero de la Asociación Civil Movimiento Organizado de la Economía Alternativa, entró sin obstáculos.

La masa se movilizó con la intención de traspasar la puerta, pero los policaracas estaban ahí, prestos para evitarlo. "Una granadita lacrimógena", murmuró el mismo Carpio, como pensando en voz alta. "¡Queremos entrar!", gritó la multitud. "Sólo cinco de los coordinadores de las zonas", dijo un agente desde la puerta.

"¿Coordinadores?", se preguntaron y de pronto las cédulas se vendían para engrosar la selecta lista de quienes podrían entrar. "Catire, obvia lo de la cédula para que sea más rápido", gritó un buhonero a otro colega que ya había anotado a Yaneth Rodríguez, a Giovanni Filcetta, a Georgina Muñoz y a Zulia Plaz. Todos querían encarar a las autoridades en espera de sus nuevos puestos:
vinieron desde de Catia, Sabana Grande, Chacaíto, Petare, y desde el "casco histórico" de Caracas.

Pero nada pasó. Después del alboroto, volvieron a su punto inicial: detrás del cordón de seguridad. Afirmaron entonces: "¿No nos van a dejar pasar? Ah, pero cuando hay que votar sí nos buscan a todos".

Unas cuadras más arriba, frente a la vicepresidencia de la República, la protesta era la misma: "No nos han dado respuesta de nada", dijo Juan Gil, buhonero de Sabana Grande. "Al presidente Hugo Chávez no le han dicho la verdad y nosotros no somos tigres, somos el pueblo que luchó por él para que estuviera donde está.Yo lo escuché decir que si no aceptamos una solución hay que sacarnos, pero estoy seguro de que detrás de esas palabras tiene que estar la alternativa para nosotros, porque él siempre ha estado con los pobres".

Representantes de los trabajadores de la economía informal ya estaban dentro del segundo despacho de la República, esperando una respuesta del vicepresidente, Jorge Rodríguez, quien en días anteriores había sido designado por el primer mandatario para estar al frente de una comisión multidisciplinaria que solucionara los conflictos planteados por los trabajadores informales. En las afueras, una multitud ondeaba la bandera venezolana y gritaba: "La comida de nuestros hijos no se negocia", "Uh, ah, los buhoneros no se van", "Chávez, amigo, que te digan la verdad".

Para los 180 mil buhoneros, el alcalde de Caracas, Freddy Bernal, asomó sus primeras palabras, no así su cara: "Estamos trabajando muy seriamente para que respeten estrictamente el decreto 208 de la alcaldía.

Aquel trabajador informal que no lo haga será detenido, junto con su mercancía, para abrirle un expediente, y aquellos que cumplan la norma se quedarán en su lugar hasta que dispongamos de al! gunos lu gares para su reubicación".

 • MAGIA ROJA
No serían ellos los únicos afectados. En las adyacencias del Banco Central de Venezuela un nuevo movimiento tomaba fuerza: el de los quiosqueros. Llegar al lugar de trabajo y ver que el quiosco desapareció es la moda. Un soplete basta para el acto de magia que han padecido 48 quiosqueros del municipio Libertador.

Zully Doguinz es una de las afectadas. Un día su papá cerró los candados de su puesto y al día siguiente se había esfumado. Sus padres –con 92 y 86 años– eran propietarios del quiosco que estaba frente al edificio Los Andes, aquel que en el 2003 fue invadido por la "comandante" Yasmín Manuitt. De aquella época quedó su yerno agraviado de la mano derecha, luego de que del edificio lanzaron un objeto metálico que impactó sobre el quiosco. Por estos días, el padre de Doguinz, ante la inesperada desaparición, sufrió un preinfarto.

"Nosotros no estamos jugando. Ese quisco era grande porque ahí se recibían más de 32 paquetes de prensa diario, incluyendo la del interior del país. Lo quitaron y ahora está un vendedor de perros calientes, cuidado por seis policías", asegura. Afectada por la medida de la alcaldía de Libertador y con los gastos de su yerno e hija y los de sus padres a cuestas, dice: "Desde el año 90, con Antonio Ledezma, no daban permisos.

Este es el último que se dio. Hace seis meses nos llamó la alcaldía y llevamos toda la documentación: RIF, NIT, permiso de la junta parroquial".

Sin embargo, el descontento de Doguinz no es compartido por Raiza Ojeda, quien labora en la avenida Panteón desde hace 25 años: "Desde hace tiempo nos están avisando que debíamos legalizarnos.

Han ido a los quioscos en varias oportunidade! s, han h echo reuniones todos los martes en el edificio Banvenez, en el piso 2 para todos. En mi caso, me ofrecieron entregar el de El Universal, a quien le pago 45 mil bolívares, para cambiarlo por uno nuevo del municipio Libertador que me lo están regalando. Desde junio del año pasado me lo informaron".

Mientras Zully Doguinz bramaba de la ira, con los ojos enrojecidos y húmedos, Raiza Ojeda se aproximaba al lugar, indiferente.


 
• UNA SEGUNDA OPINIÓN

Sobran las frases del presidente Chávez dedicadas al tema de los buhoneros:

-Diciembre de 1999: "No me toquen a los buhoneros"

-Agosto de 2000: "Ser buhonero no es un delito, hay algunas personas que dicen: este es buhonero.
No, un saludo a los buhoneros. Si yo tuviera a Marisabel y los cinco muchachos y no tuviera trabajo, seguro que a lo mejor andaría, en vez de estar robando andaría vendiendo cosas en la calle".


-Enero del 2005: "No vamos a acabar con los buhoneros porque son nuestros hermanos, vamos a ayudarlos. Tenemos varios proyectos para construir centros comerciales para la economía informal, para que no sigan en la calle".

-21 de enero de 2007: "Si los compatriotas no aceptan ninguna solución hay que sacarlos de allí, con todo respeto a sus derechos humanos".








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog