La gasolina

Por Venezuela Real - 30 de Enero, 2007, 18:38, Categoría: Economía

José Toro Hardy
El Universal
30 de Enero de 2007

Me opongo a regalar gasolina a gobernantes chulos que buscan vivir de nuestras riquezas

Chávez anunció el aumento en los precios de la gasolina. Hay que reconocer que desde un punto de vista estrictamente económico, la medida tiene sentido. El país registra pérdidas del orden de los 2.000 millones de dólares al vender la gasolina en el mercado interno por debajo de su costo de producción.

El aumento viene y, me temo, que será la primera de muchas otras medidas para exprimir a la población a fin de nivelar las cuentas de un fisco que durante ocho años ha estado festejando una parranda inolvidable.

Esa parranda ha sido simplemente la consecuencia de unos ingresos petroleros sin precedentes, resultantes a su vez de un incremento también sin precedentes en los precios del petróleo, que se lograron gracias a cuatro años seguidos de crecimiento igualmente sin precedentes de la economía mundial (por encima del 4%).

Los elevados precios del petróleo sirvieron para enmascarar el caos, la ineficiencia y la falta de control que caracterizan el manejo de la administración pública. Los ingresos petroleros desataron un crecimiento voraz del gasto público y una burbuja frenética de consumo en la población. Lo que no ha habido es confianza para invertir. Sin embargo, todo tiene su límite. Todo el andamiaje comienza a resentirse, aunque por ahora sólo se escuchan los primeros crujidos.

La economía venezolana pende cada vez más del hilo del petróleo. Nuestro ingreso petrolero depende al menos de tres factores: el volumen de producción, el porcentaje de esa producción que se exporta (ya que el que se destina al mercado interno produce pérdidas) y del precio del petróleo.

Analizaré por separado cada factor.

Detallando

Aunque el Gobierno sigue hablando de una producción del orden de los 3,2 millones de barriles diarios, todas las estadísticas internacionales lo desmienten. Según la Agencia Internacional de la Energía nuestra producción es de 2,4 millones de barriles diarios, cifra que coincide con la señalada por la OPEP.

Pero no sólo está disminuyendo la producción, también está cayendo el porcentaje de la misma que se exporta. Venezuela destina más de 600 mil barriles diarios a su mercado interno, el cual está fuertemente subsidiado. Según Ramón Espinaza, el excedente exportable de crudo y derivados de Pdvsa se ha reducido en un 50% desde el año 2000.

Nuestra economía depende fundamentalmente de ese excedente que se exporta. Pero nuestras exportaciones petroleras parecieran haberse reducido a una cifra del orden de 1,8 millones de barriles diarios.

Una porción cada vez mayor de esas exportaciones petroleras se destina a la política de "populismo petrolero internacional". Procurando obtener apoyo político y extender su revolución, el oficialismo distribuye a manos llenas tanto el petróleo como el ingreso petrolero de los venezolanos en otras naciones.

Y mientras tanto, ¿qué ocurre con el precio del petróleo? Pues bien, todo da a entender que la racha alcista por ahora quedó atrás, como resultado de la desaceleración prevista en la economía mundial, en particular en los países desarrollados, en China e India, así como también por las medidas de ahorro inducidas por varios años de precios altos.

Antes de aumentar el precio de la gasolina el Gobierno debería convencer a los venezolanos de que de aquí en adelante la prioridad será Venezuela. ¿Cómo vamos a aceptar de buena gana ese aumento mientras cargamos con Cuba a cuestas y mientras se le regalan carreteras a Nicaragua, dinero e instalaciones militares a Bolivia, autopistas a Jamaica, puentes y hospitales a Uruguay, se compran coope- rativas y empresas quebradas en ese país y en Argentina?

¿Cómo vamos a aceptar el aumento de la gasolina mientras entregamos nuestro petróleo a cambio de vaquillas preñadas, soya o nuez moscada? Para colmo, también se le está entregando petróleo subsidiado a los pobres de EEUU y de Londres.

Por otra parte, ¿cómo vamos a aceptar el aumento de la gasolina mientras Venezuela destina 4.300 millones de dólares a la compra de armas de guerra sofisticadas, superando así los gastos por ese concepto de China, Irán o Pakistán?

¿Cómo vamos a aceptar que se incremente el precio de la gasolina para dotar de mayores ingresos a un Gobierno que no rinde cuentas?

No me opongo al aumento de la gasolina, pero sí me opongo a que se haga, si el objetivo de la medida es seguir regalándole nuestros recursos a muchos gobernantes chulos que pretenden vivir de las riquezas de Venezuela.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog