La crisis petrolera

Por Venezuela Real - 2 de Febrero, 2007, 18:56, Categoría: Petróleo/Energía

 Si  como todo parece indicar, el gobierno le pondrá la mano a los proyectos de la Faja del Orinoco, ¿ de donde sacará Pdvsa los recursos, para cubrir las inversiones que le corresponde, como nuevo y principal accionista ?

Editorial
El Nacional
02 de Febrero de 2007    

En el discurso de juramentación de sus ministros el 9 de enero, reiterado en el de toma de posesión de su tercer período el día 11, el presidente Chávez anunció la estatificación de los proyectos integra dos para la producción y el mejoramiento de los crudos extrapesados de la Faja Petrolífera del Orinoco, lo que afectaba a cuatro empresas en las cuales Pdvsa tenía una participación minoritaria, relacionadas con compañías de Estados Unidos, Francia, Noruega y el Reino Unido. Estas cuatro sociedades: Cerro Negro, Sincor, Petrozuata y Ameriven, son de por sí grandes empresas, con una producción promedio cada una de 150.000 barriles de petróleo por día, con inversiones aquí por 2,5 millardos y 3 millardos de dólares. Todo esto significa una producción total de 600.000 barri les diarios, e inversiones del orden de 11 millardos de dólares. Muy superior, por ejemplo, en producción y activos al sector petrolero de Ecuador. Pero tan importante como la magnitud de los proyectos, es la tecnología que en ellos se utiliza para transformar los crudos extrapesados de la Faja en crudos livianos, sin residuos de azufre ni metales, a través de procesos muy severos en términos de presión y temperatura.

Pdvsa controlaba bien las tecnologías de producción y transporte de crudos extrapesados. Lo primero se logró después de décadas de desarrollo de los crudos pesados de la Costa Oriental del Lago, y las segundas se desarrollaron en el maravilloso Intevep. Sin embargo, el país no controlaba las tecnologías para el mejoramiento de este tipo de crudos hasta hacerlos apetecibles en los mercados.

Esta razón, junto con la inversión necesaria, el acceso a mercados y la compleja ingeniería para su ejecución, llevó al país a diseñar e implantar en la década de los noventa una estrategia de asociación con empresas petroleras internacionales que aportaran tecnología, capital, ingeniería y acceso a los mercados: así nacieron estas cuatro asociaciones estratégicas. Todo el mundo ganaría: el país a través de Pdvsa, lograría acceso a tecnología de punta que no poseía en la transformación de masiva de recursos de la Faja, los proyectos se autofinanciarían, Pdvsa no distraería recursos del desarrollo de sus áreas tradicionales y las empresas privadas ganarían acceso a crudo cada vez más escaso en el mundo. Por desgracia, todo esto se está terminando de un plumazo.

Pdvsa hoy en día no tiene capacidad siquiera de mantener la producción en sus áreas tradicionales, la cual no ha caído más rápido por la inercia que traía. Hace 10 meses se eliminaron en el papel los convenios operacionales, sustituidos por empresas mixtas con los activos de las compañías privadas y operadas por Pdvsa. Sin embargo, hoy estas áreas siguen operadas por las empresas privadas, y la gerencia oficialista simplemente no se ha presentado para asumir las operaciones. Como consecuencia del vacío creado y de la falta de inver sión, la producción de las empresas mixtas ha caído de 500.000 a 350.000 barriles diarios. Lo mismo sucederá con las asociaciones estratégicas. Petróleos de Venezuela simplemente no tiene los técnicos con los cuales asumir directamente operaciones tan como las exigidas en los Mejoradores de Jose.

La Agencia Internacional de Energía reportó en noviembre la caída de la producción de las asociaciones estratégicas de 600.000 a 480.000 barriles diarios. Venezuela produjo ese mes 2,4 millones de barriles diarios de crudo, un millón de barriles menos que hace 10 años, y la producción sigue cayendo.

Petróleos de Venezuela es hoy la sombra de lo que fue como empresa operadora, cuando reconoció que ella sola no podía expandir la producción a la velocidad que el país requería. Los gobiernos de la década pasada decidieron la participación del sector privado, bajo la égida de la empresa estatal, para expandir su capacidad de ejecución y financiamiento y asegurar la siempre nutriente transferencia de tecnología. En realidad, una empresa petrolera fuerte aseguraba el intercambio en condiciones de igualdad con las grandes transnacionales del mundo. Esta muestra de seguridad en sí mismo consolidó al país como una potencia petrolera mundial. Pero en esta década, el complejo de inferioridad y el deseo de control absoluto han llevado al país por la ruta contraria. Primero la disminución de Pdvsa como empresa petrolera y, después, la eliminación de la participación privada. En resumen, asistimos al ocaso del sector petrolero nacional, como lo atestigua la caída sostenida e inexorable de la producción.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog