"El Código de Comercio sólo necesita reformas cosméticas"

Por Venezuela Real - 5 de Febrero, 2007, 16:21, Categoría: Economía

 Ni la participación accionaria en el capital, ni la gestionaria en la administración, por parte de los trabajadores, requieren un nuevo Código de Comercio.

CORINA RODRÍGUEZ PONS
El Nacional
05 de Febrero de 2007    


El presidente de la Academia de Ciencias Jurídicas, Alfredo Morles, afirma que en Francia "el código tiene 200 años y a nadie se le ocurre derogarlo".

Pero reconoce que el venezolano, una copia del francés con 103 años de vigencia, deberá ser modificado si quieren darle participación a los trabajadores en las empresas

Ese mediodía del 8 de enero pasado, cuando Hugo Chávez ordenó reformar el Código de Comercio por obsoleto, Alfredo Morles, presidente de la Academia de Ciencias Jurídicas, trabajaba en la celebración de los 200 años del Código de Comercio francés, adoptado por Venezuela cuando decidió eliminar las leyes coloniales españolas que estaban vigentes cuando llegó la República.

"José Antonio Páez se interesó por ese código de comercio, que Napoleón puso en vigor en Francia en 1807. Es un código, entonces, revolucionario, de la burguesía, que proclama la libertad, la igualdad y solidaridad. Se trata de una obra de La Ilustración, que eliminó los privilegios y consagró la libertad de los ciudadanos de dedicarse al oficio comercial de su preferencia", afirma Morles.

El éxito del código francés fue fulminante y en algunos países fue puesto en vigencia sin modificación alguna. Su mayor influencia fue en las naciones hispanoamericanas.

"En Francia, de ese código quedan en vigencia menos de 100 artículos.

El resto se ha reformando con otras leyes. Pero a nadie se le ocurre derogar ese código que ahora cumple 200 años", dice Morles.

Los fundadores jurídicos de la República se interesaron en ese texto porque era un código que se oponía a las leyes españolas, hechas para los súbditos. "Mantuvimos esa influencia francesa a lo largo de 100 años por esa misma razón".

En 1904 el país adopta un código de comercio que también tiene influencia del código de comercio italiano de 1882. Es el que está vigente hoy, luego de una pequeña reforma en 1919 y una última en 1955, para incorporarle el concepto de las sociedades de responsabilidad limitada, las organizaciones que más se usan actualmente. Pero Morle asegura que la fuente principal sigue siendo el código francés.

"Por lo que nuestro código tiene un interés político importante".

Cuando se cumplieron los 100 años del Código de Comercio de 1904, hace tres años, la academia invitó a 77 profesores de la materia y se escribió un libro de 2.000 páginas sobre ese código. En septiembre se proponen hacer lo mismo con la Embajada de Francia.

Hace tres años nadie sugirió su desaparición. "No se puede decir que las materias que corresponden al código están obsoletas, desfasadas o antiguas", aclara.

Muchas de las áreas que cubre han sido reformadas. Recuerda que se modificó mediante la promulgación de las leyes General de Bancos, de Mercados de Capitales, de Regulación de la Competencia, de Protección al Consumidor, y dos leyes de seguro: una referida a contrato de seguro y la otra a empresas de seguros.

"Lo que necesita el Código de Comercio son reformas cosméticas", opina quien presidió en la década de los años 90 la última comisión que intentó reformar el código durante 3 años. Redactaron varios anteproyectos de ley. Admite que ninguno se aprobó. "Algunos, el Ejecutivo los presentó al Parlamento, otros ni siquiera salieron del Gobierno. Creo que hubo desinterés", confiesa. Y considera que ahora sólo se requiere una nueva ley de sociedades y una ley de quiebras.

Morles insiste que el código actual es "moderno y adelantado".

Sólo se necesita perfeccionar la ley de sociedades para, por ejemplo, modernizar el régimen de las asambleas e incorporar el uso de los medios electrónicos. "Hoy es posible que un miembro de la junta directiva participe desde Italia en la reunión por los avances de Internet, eso tiene que ser legal".

En Francia la mayor parte de la actividad económica está regulada por leyes. Esta fue la vía que usaron para reformar el código, pero a "nadie se le ocurre dictar uno nuevo para que sustituya ese texto bicentenario", reitera.

Ensayo y error

Alfredo Morles no desprecia la decisión de modificar por completo el Código de Comercio. "Se justifica una reforma si se quiere hacer un cambio profundo. Si tus empleados van a participar en el manejo de tu sociedad, ese es un cambio profundo, que requiere modificar el código", admite.

Pero su experiencia le indica que el Gobierno tiene en sus manos un asunto muy complejo.

"El anuncio de una reforma tiene implicaciones enormes en la actividad de todos los individuos.

Impacta a toda la sociedad. En este país son comerciantes desde los buhoneros hasta los dueños de Empresas Polar. Esto afecta incluso la actividad de los bodegueros, de acuerdo con la orientación que se le dé, que puede ser marxista".

No es la primera vez en el mundo que el ensayo de un nuevo modelo económico obliga a cambiar el código de comercio. "Alemania es el país donde más se ha experimentado con los consejos de empresas, creados para que los trabajadores intervengan en la administración. Pero las experiencias no han sido exitosas", asegura.

La reforma más importante que se hizo en ese país fue en los años 50. Se creó para las sociedades alemanas una administración que se divide en dos consejos: el de administración y el de vigilancia.

Los accionistas nombran al consejo de vigilancia y éste escoge a los administradores. Allí se le dio representación a los trabajadores.

"Hoy ese esquema se exige sólo cuando la empresa tiene más de 2.000 empleados. Es una disposición creada para las grandes empresas", explica.

El Gobierno tiene amplios poderes para cambiar el modelo económico, concluyó Morles después de leer el proyecto de la ley habilitante. Recuerda, sin embargo, que el modelo económico constitucional es libertad empresarial. "Esa libertad puede ser restringida o limitada, pero no puede ser eliminada", advierte.

El abogado recomienda no irse a los extremos. "Pueden decidirse por el sistema indio, que da empleo a grandes cantidades de personas con resultados no satisfactorios para la eficiencia de las empresas o el otro esquema que impera en Estados Unidos, que permite a las empresas reducir sus costos y requerir menos trabajadores con total libertad. Pero también es posible buscar entre esos dos modelos una solución".

Morle, de todas maneras, reitera que las leyes venezolanas y el código actual tienen un acento humanístico, social, que es necesario preservar. "Las categorías de asegurado, de usuario bancario, de viajero, de consumidor, son minorías protegidas por nuestras leyes. Cuando un contrato se va a interpretar, el juez está obligado a fallar a favor del débil, no del comerciante. De modo que se equivocan quienes piensan que nuestro derecho mercantil favorece al empresario", aclara.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog