Depositantes tienen 26 billones que pierden poder de compra

Por Venezuela Real - 6 de Febrero, 2007, 16:45, Categoría: Economía

 El exceso de liquidez presiona las tasas a la baja, incentiva el crédito, principalmente al consumo, pero coloca a los ahorristas en la disyuntiva de adquirir dólares para que sus ahorros mantengan poder de compra.

VÍCTOR SALMERÓN
EL UNIVERSAL
06 de febrero de 2007

El esquema de tasas de interés alienta la compra de dólares y desestimula al ahorro

Al cierre de diciembre los venezolanos tenían depositados en la banca, tanto en cuentas de ahorro como a plazo, 26,1 billones de bolívares, que diariamente pierden poder de compra ante el aumento de los precios y las exiguas tasas de interés.

De acuerdo con las cifras del Banco Central el dinero colocado en cuentas de ahorro es recompensado con una tasa de interés de 6,5%, mientras que los fondos a plazo reciben 10%.

La mala noticia para los ahorristas, es que en 2006 la inflación avanzó 17% y todos los pronósticos señalan que este año romperá la barrera de 20%, de tal forma que los bolívares que hoy están depositados en la banca comprarán menos productos el próximo mes.

El resultado es que el público no tiene incentivos para ahorrar, lo que alienta la adquisición de dólares en el mercado de permuta y la compra de ve-hículos e inmuebles, como una vía para preservar el dinero.

Ejecutivos financieros explican que el esquema de tasas de interés para los ahorros responde al exceso de liquidez.

Sumergido en el salto estelar de los precios del petróleo, el Gobierno bate récord en el gasto público e inyecta a la economía una enorme masa de dinero que al estómago de la banca le cuesta digerir, porque la demanda de crédito no es lo suficientemente grande.

Al cierre de diciembre, de cada cien bolívares depositados en los bancos sólo 49 están colocados en préstamos; el resto tiene como alternativa los certificados de depósitos que emite el Banco Central a un rendimiento de 9,6% o las letras del tesoro que reportan 4%.

La consecuencia, explican banqueros, es que si una porción importante de los depósitos obtiene estos rendimientos, no es posible pagarles a los ahorristas mayores tasas de interés.

Viva el consumo

Si bien el descenso de las tasas impacta al ahorro, tiene la virtud de favorecer el crédito.

La regulación del BCV indica que el máximo que los bancos pueden cobrar por prestar es una tasa de 28% y los créditos para viviendas, microempresas y el sector agrícola están a un nivel inferior a la inflación.

Este ingrediente, junto al aumento del poder adquisitivo, explica la expansión del total de préstamos que entre diciembre de 2005 y diciembre de 2006 registra un salto de 62,8%.

Pero el salto no es uniforme. Cifras oficiales demuestran que el financiamiento a las empresas cede terreno ante el avance del crédito al consumo y cae desde 74% en 2004 a 57% en 2006.

Gastón Parra, presidente del BCV, admite en su informe anual que la participación de los préstamos a empresas disminuye "como consecuencia del menor ritmo de crecimiento de esta cartera (42,7% en 2005 hasta 37,4% en noviembre de 2006), lo que se relaciona con el desempeño de los préstamos a la industria manufacturera, uno de los cuatro destinos más importantes del crédito comercial".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog