Hijas de la desesperación

Por Venezuela Real - 8 de Febrero, 2007, 13:06, Categoría: Política Nacional

Rafael Poleo
A Sangre Fría  - El Nuevo País
29 de enero de 2007

Las medidas extremas que se anuncian no son hijas del cálculo, sino de la desesperación del líder porque el proceso está comido de ineficacia y corrupción.

La revolución chavista ha caído en su propia trampa. Las medidas que se anuncian no se basan en la fuerza del líder revolucionario. Son hijas de la desesperación porque nada camina. Ni puede caminar.......

Es Cáncer !!!
 
 Chávez no hará la tal revolución. No sólo por la inviabilidad intrínseca de su específico proyecto, de lo cual habló, antes de morir, Arturo Uslar Pietri. Tampoco por las distracciones en las cuales Chávez ha consumido los ocho años que lleva en el poder. Ni siquiera por la suicida torpeza, hija de la desesperación, conque ahora trata de recuperar el tiempo perdido. Es que, si estos factores no fueran suficientes, hay en la naturaleza de las revoluciones venezolanas una constante que Chávez no sólo no puede revertir, cambiar, transformar ni modificar, sino que se exacerba y potencia en su caso.

Esa característica tiene que ver con la naturaleza misma de las revoluciones, las cuales no son sino alzamientos -eventualmente legítimos- de quienes están abajo para ponerse arriba y disfrutar de los beneficios de que disfrutaban aquellos a quienes están reemplazando.

A Chávez le acompañan revolucionarios legítimos y sinceros, incluso honestos. Pero esa es una minoría ínfima. El gran bulto de cualquier universo revolucionario son los vagos, maleantes, malentretenidos, fracasados -por deficiencias aptitudinales o de conducta-, oportunistas y traficantes que en estos procesos ven la oportunidad de medrar. Digo que en la revolución chavista esta debilidad natural se exacerba, porque, para mejorar la situación de las mayorías cuya suerte realmente le preocupa, Chávez recurrió a un mecanismo de dádivas cuyo efecto deformó la relación entre él y esas masas.

Esa relación se convirtió en una gigantesca operación de soborno que ya no tiene marcha atrás. Lo mismo ha ocurrido con los militares, quienes hoy tienen acceso a niveles de consumo que la Cuarta República se creyó capaz de negarles mientras, en su infinita estupidez, esos niveles sí eran disfrutados por  los políticos y por los traficantes con quienes entraron en complicidad dentro de la máquina de corrupción que enterró a la república civil. Chávez no puede escapar a la ineficacia que está en la naturaleza misma de las revoluciones, ni a la corrupción que está en la naturaleza de las revoluciones venezolanas, las cuales no  son sino gigantescas operaciones de pillaje. La utilización del soborno a una clase social completa ("los pobres") y a un estamento en particular (los militares), sobre los cuales se mantiene, le condenan a caminar sobre una correa sin fin de la cual no puede bajarse y que cada vez corre más rápido. Tiene que seguir sobornando o pierde esos respaldos.

Este soborno lo ha financiado con el ingreso petrolero, pero la distancia entre ese ingreso y los costos de la inmensa operación de soborno se va estrechando por el descenso en los precios del petróleo y el aumento en los costos de soborno –los sobornados son cada vez más exigentes. Esto sin mencionar cargas tan pesadas como la de mantener a Cuba y  el soborno internacional del cual Argentina es caso conspicuo.

Si esa tendencia sigue -lo que parece inevitable-, Chávez será simplemente triturado como entre dos grandes planchas de acero que se van acercando entre sí. Una, el descenso del ingreso y otra el aumento en los costos.

Cuando las dos planchas se toquen, los militares repetirán lo que hicieron el 11 de abril y la plebe colgará a Chávez con la cabeza para abajo, como a Musolinni.

Chávez sabe que esto es así. La frustración acelera sus procesos psíquicos negativos, impulsándolo a actuar por actuar, sin reflexión ni cálculo. La desesperación, que es mala consejera, brota en episodios como el último 17 de diciembre en el Panteón, donde se vuelve contra Páez como el "traidor" que se quedó aquí tejiendo su red de poder mientras Bolívar se iba al Sur a liberar pueblos. Está claro que él es Bolívar. ¿Quién es el Páez aludido en el Panteón?

Búsqueselo entre quienes sí saben quiénes son los comandantes de batallón, detalle clave que Chávez hoy ignora.

El iluminado se da cuenta de que perdió el "timming" y se lanza a la conquista del tiempo perdido, anunciando al voleo medidas que no se pueden realizar. Anuncia la reversión de los contratos firmados con empresas estratégicas detrás de las cuales están nada más que la Unión Europea y los Estados Unidos de Norte América.

Las minucias son que Jesse Chacón no puede nacionalizar la CANTV como su desatado jefe se lo exige. Aristóbulo se va porque no se puede nacionalizar los colegios religiosos como Chávez ordena. José Vicente, porque allí es el único en saber con qué se come la Política Real. Los seguidores más leales se miran aterrados. Los otros, la mayoría, buscan algo más que pillar antes de irse. Los ciegos siguen comprando camionetas Hummer –caso Clan Barinés.

El jefe ha perdido el control de sus nervios. Es un momento previo al desastre, vivido antes por Napoleón y Hitler, por mencionar dos super-revolucionarios históricos. Los militares se entienden con la mirada y "Páez" calcula el momento de dar el zarpazo. Viene un cambio.

Chávez todavía podría manejarlo, pero pareciera haber pasado el punto de no regreso.
  








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog