Una revuelta epistemológica es posible

Por Venezuela Real - 10 de Febrero, 2007, 9:40, Categoría: Cultura e Ideas

Rigoberto Lanz
Analítica.com
02 de febrero de 2007


¿Qué revolución es esa que deja intacta la base epistémica de la cultura heredada? ¿De qué revolución estamos hablando si no podemos erradicar los modelos cognitivos que padecemos desde hace siglos? ¿Es pensable siquiera una revolución que no se meta con la cultura dominante, con la hegemonía de los saberes, con los modos de producción de conocimiento regidos por el poder? Seríamos de una ingenuidad angelical si creyéramos que esos asuntos están fuera de la agenda de una revolución. Aquí mi tesis quisiera ser brutal: una revolución será digna de este nombre a condición de poder demoler la racionalidad dominante que está en la base de los modos de pensar de esta cultura . Ello incluye en primerísimo lugar al modelo de ciencia y tecnología que ha imperado a todo lo largo del trayecto de nuestra peculiar Modernidad latinoamericana. Es justo aquí donde se ubica la razón de ser más profunda de una política pública como la Misión Ciencia. Por ello conviene, una vez más, pasar revista a sus vectores constitutivos.

La Misión Ciencia supone una nueva cultura científico-tecnológica.

Esta condición implica tener clara conciencia de la magnitud del obstáculo que significa estar luchando precisamente contra una cultura instalada, contra una visión del mundo, contra una concepción del conocimiento, contra una manera de hacer ciencia, de enseñarla, de gestionarla, en fin, estamos enfrontados a una herencia cultural que es el más poderoso obstáculo a cualquier idea de revolución. Por ello el fin estratégico de mayor envergadura es precisamente la emergencia de una nueva sensibilidad teórica y política que vaya cuajando en otra manera de entender la producción de conocimiento, otra manera de practicar la relación de las ciencias con la gente, otro modo de encarar la educación, otra forma de gestionar el conocimiento.

La Misión Ciencia es la expresión de un nuevo paradigma .

La cuestión no es sólo "poner al servicio" del pueblo lo que ya tenemos como ciencia y tecnología. El asunto no es "llevar" la ciencia y la técnica a las comunidades. No se trata sólo de que la gente "tenga acceso" a una ciencia y a una técnica que están allí como una suerte de almacén de disponibilidades neutras. La cuestión de fondo es producir otra lógica de articulación de los saberes y la sociedad, otro modelo cognitivo, nuevos conceptos y categorías que se engranan en otra racionalidad, en fin, una revolución epistemológica que transforme de raíz el modelo epistémico que el poder instauró en todos estos siglos.

La Misión Ciencia es una apuesta por un nuevo tejido productivo.

La revolución es un proceso integral que involucra todas las esferas de la vida social. Es obvio que no podemos aspirar a un cambio cultural que sólo se refiera al ámbito del conocimiento. Lo que está en juego es una transformación sustantiva de la lógica que gobierna el modelo societal que padecemos. Se trata de un proceso de cambio cualitativo del propio modelo civilizatorio que hemos heredado. Ello supone la construcción de un nuevo tipo de relaciones en el campo de la producción material, un nuevo tejido económico que instaure otro modo de producción fundado en la solidaridad, en la pertinencia ecológica, en el compromiso ético que nace de otra idea de país y de mundo.

La Misión Ciencia supone un empoderamiento de las comunidades.

La Misión Ciencia tiene una enorme responsabilidad en la construcción de nuevas relaciones entre los saberes populares alternativos y las plataformas tecnológicas pertinentes. Ello implica no sólo un gran esfuerzo de "popularización" de las ciencias y las técnicas sino una dinámica creciente de apropiación crítica de todos los saberes de los que dispone la sociedad y que repercute sensiblemente en los propios modelos institucionales encargados de gestionar este campo. El contenido popular de esta política no puede medirse en términos de "extensión" sino como intervención protagónica de la gente en la conducción de sus asuntos (incluidos los temas de soluciones técnicas a sus problemas).

La Misión Ciencia es una plataforma de aseguramiento de la soberanía.

Está demasiado claro que la dependencia tecnológica es uno de los mecanismos más eficaces de sometimiento en la lógica de la globalización. Frente a ello es preciso apostar a una mundialización solidaria donde puedan conjugarse: el aprovechamiento de experiencias en la solución de problemas, los aportes e innovaciones en todos los campos, la experiencia compartida en la búsqueda incesante de una racionalidad técnica ecológica y democráticamente fundada. La ruptura de la hegemonía en este campo pasa por una política pensada desde el Sur en la que los desarrollos tecnológicos tengan como prioridad una sustentabilidad ecológico-política.

La Misión Ciencia es un acicate para las transformaciones educativas.

Es evidente que no habrá cambio de paradigma ni revolución cultural si permanecen intactos los modelos educativos tradicionales. En el terreno de la enseñanza de las ciencias se juega una parte muy importante de los cambios que se buscan. Por ello es preciso concertar todas las iniciativas posibles para alentar esos cambios, para generar transformaciones en el seno de las instituciones de formación. Sabemos que hay allí poderosos obstáculos en esta coyuntura pero es obvio que debemos avanzar en una agenda común de todos los actores allí involucrados.

La Misión Ciencia implica un fortalecimiento de las infraestructuras.

En una etapa de transición como la que vivimos en Venezuela es muy importante colmar las brechas en el terreno de servicios y equipamientos. Hay allí enormes desafíos que han de asumirse simultáneamente a los retos de transformación de todo el sistema. Por ello la Misión Ciencia contempla en su programación una atención prioritaria a la cuestión de los equipamientos, a la provisión de servicios tecnológicos, al mejoramiento de la capacidad de respuesta de múltiples organismos vinculados directamente a la búsqueda de soluciones.

La Misión Ciencia es un apuntalamiento de las capacidades nacionales .

Para cualquier efecto la cuestión de la formación aparece como un tema crucial en la agenda de desafíos de este momento histórico. Ello supone la formulación de estrategias múltiples que encaren el problema de la capacitación tecnológica y la formación de investigadores de una manera innovadora. Ello supone pensar más allá de la capacidad instalada en este campo y con otros criterios respecto a los modelos tradicionales de formación.

Misión Ciencia II: oportunidad de un salto.

La coincidencia del esfuerzo por repensar la experiencia de la Misión Ciencia, la exigencia de formular un nuevo momento para su desarrollo y la coyuntura de un nuevo período de gobierno, configuran un cuadro favorable para profundizar el proceso de replanteamiento de la propia plataforma donde está montado el MCT. Por la pasmosa lentitud que tienen estos procesos, por la resistencia que generan en su interior y por la tendencia casi "natural" a burocratizar las experiencias nuevas, es menester diseñar una estrategia que pueda calar lo más hondo para que los cambios no terminen maquillando lo viejo. La vigorosa voluntad de generar un salto adelante en el campo del desempeño de la Misión Ciencia en el país debe acompañarse consecuentemente con la férrea voluntad de transformación del modelo de gestión que arrastramos.

Este mapa de rasgos característicos es de suyo una agenda de debate en donde cada elemento es susceptible de lecturas y aproximaciones controversiales. Su traducción en una política pública imbricada en múltiples estrategias, programas y proyectos se va consolidando al ritmo de la articulación con los actores del poder popular, con los nuevos operadores de las redes de saberes, con las comunidades académicas de diversa naturaleza. De ese rico proceso está emergiendo embrionariamente lo que ha de cristalizar más tarde en una nueva cultura científico-tecnológica para Venezuela.

Artículo Relacionado

Un comentario sobre la "revuelta epistemológica" de Rigoberto Lanz (07 febrero 2007)








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog