El país de las listas

Por Venezuela Real - 15 de Febrero, 2007, 13:40, Categoría: Derechos Humanos

 A la lista Maisanta y a la de Luis Tascón hay que agregar la de Por los Diez Millones que muestran, descarnadamente, el apartheid aplicado por el régimen

ROCÍO SAN MIGUEL
TalCual
15 de Febrero de 2007

Que esté claro, las elecciones podrán venderse como universales y secretas, pero nunca más libres, a partir de la utilización impune de la “Lista Tascon” y la “Lista Maisanta”
Continúa en Venezuela el riesgo de segregación de un sector de la sociedad venezolana en razón de su disenso político.

Una expresión que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su último informe ya había acuñado respecto de Venezuela para indicar entre otras cosas “... su preocupación por la existencia de una tendencia dirigida a intimidar, hostigar y estigmatizar a personas u organizaciones que se pronuncian en disenso de las políticas o funcionarios del gobierno.” Sin embargo nada se está haciendo para modificar esta tendencia del Estado venezolano. Más bien se alienta desde los distintos poderes públicos del Estado el patrón de conducta discriminatorio que no solamente viola los derechos y garantías constitucionales sino el régimen establecido en tratados internacionales de derechos humanos de carácter vinculante para Venezuela y los más elementales principios de seguridad nacional.

Los antecedentes de este patrón se encuentran en la propia Constitución de 1999, que establece un régimen de desigualdades respectos a los procesos de referendo popular. En efecto: todos los referéndum consultivos de las materias de especial trascendencia nacional, los aprobatorios o abrogatorios de leyes, los aprobatorios de tratados, convenios o acuerdos internacionales y los aprobatorios de una reforma Constitucional, que sean convocados por la voluntad del Presidente de la República y por la Asamblea Nacional, debe perentoriamente realizarlos el Consejo Nacional Electoral sin ningún requerimiento adicional.

El vía crucis es para el ejercicio del referendo por parte de los ciudadanos.

Allí opera una situación de doble vuelta innecesaria, perniciosa y de profundas desigualdades frente a las ventajas que para la ejecución esos mismos derechos tienen los propios poderes públicos.

En el referendo que la Constitución dibujo para los ciudadanos, se impone un peaje que ya ha ocasionado mucho daño en este país. Que ya ha significado y continúa significando persecución, estigma, discriminación y miedo. Que ha generado las ya mentadas “Lista Tascón” y “Lista Maisanta”.

Se trata de un procedimiento que para los ciudadanos se inicia con la “solicitud” de realización de un referendo, para lo cual no se invento mejor forma que la de ir a “firmar”, a fin de configurar una lista. Momento entonces a partir del cual y chequeando ciertos porcentajes de participación que requiere la Constitución se activa o no el referendo.

Se trata de un procedimiento para los ciudadanos que tal como dijo el Jefe de Estado el 17 de octubre de 2003, se grafica en la siguiente expresión: “El que firme contra Chávez, ahí quedará su nombre registrado para la historia, porque va a tener que poner su nombre, su apellido y su firma, y su número de cédula y su huella digital”.

Se trata de un procedimiento que coloca al ciudadano frente a la posibilidad real de perder su empleo si tal referendo convocado inocentemente con su firma, no entra en lo que ha venido a llamarse “la línea de Chávez”.Y si no recordemos las palabras del ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, cuando días antes de las elecciones del 3 de diciembre pasado, recordó a los empleados de Pdvsa: “aquí el que se le olvide que estamos en medio de una revolución se lo vamos a recordar a carajazos, porque esta empresa está con el Presidente”.

Se trata de consolidar la estructura de un país de listas, un país del apartheid, un país que alienta el miedo como política pública. Del país que a través de su Tribunal Supremo de Justicia publica el pasado 7 de febrero, la Sentencia de la Sala Electoral que interpretando el artículo 31 de las normas para regular referendos revocatorios, ha indicado que “no es posible asignarle el carácter secreto a la toma de firmas para convocar el referendo ya que ello alejaría de manera determinante la posibilidad de examinarlas por persona alguna”. Del país que a través de su poder electoral, ahora ha inventado exigir a los partidos políticos tradicionales que recopilen listas de firmas para legitimar su registro como partidos, ante el Consejo Nacional Electoral.

Aquí que esté claro, las elecciones podrán venderse como universales y secretas, pero nunca más libres, a partir de la utilización impune de la “Lista Tascon” y la “Lista Maisanta”. Demasiado miedo existe en Venezuela para expresar los derechos políticos y para colmo demasiado evidente son las formas indirectas, pero muy efectivas que el Consejo Nacional Electoral está comenzando nuevamente a instrumentar, para disuadir y coercionar a un pueblo bajo los lineamientos del Presidente que quiere gobernar para siempre.

 “El que firme contra Chávez, ahí quedará su nombre registrado para la historia, porque va a tener que poner su nombre, su apellido y su firma, y su número de cédula y su huella digital”








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog