ARMANDO JANSENS asegura que el trabajo social es hacer y no hablar

Por Venezuela Real - 26 de Febrero, 2007, 14:00, Categoría: Dimensión Social

 El dinamismo social del que habla Armando Jansens, se ha venido construyendo por décadas a través de organizaciones no gubernamentales y de un cooperativismo verdadero, contrarios a lo que pretende el gobierno con ideologizar a la sociedad en vez de apoyarla para que actúe con plena libertad y autonomía.

NARELA ACOSTA RAMÍREZ
El Nacional
26 de Febrero de 2007    

"No se puede hablar de un pueblo ya organizado"

El sacerdote diocesano considera que la energía del presidente Hugo Chávez y los ingentes recursos económicos del Estado se han unido para dinamizar la organización social. Ese impulso, sin embargo, choca con el afán controlador del mandatario y con la ineficiencia de los programas sociales. "La formación que da el Gobierno es más ideológica que práctica", afirma

Armando Jansens lleva 55 de sus 73 años de edad trabajando en la organización de la sociedad civil.

De origen belga, se radicó en Venezuela para trabajar en la construcción de redes sociales en los liceos públicos de Catia, penetrados por el pensamiento de la guerrilla de los años sesenta. De ese esfuerzo nació luego el Centro al Servicio de la Acción Popular, Cesap, que ya tiene 40 años formando líderes comunitarios, y ésta, asegura no es una tarea sencilla.

Hoy, cuando el Gobierno ve en la sociedad civil organizada una amenaza, cuando desde el Poder Ejecutivo se pretende penetrar el tejido social a través del llamado poder popular, Jansens comenta que las propuestas gubernamentales deben enfrentar dos retos: la transparencia y la eficacia. Si estas dos premisas no se cumplen, el pueblo, tarde o temprano, pasará factura.

–Suelen decir entre oficialistas que hay un despertar del pueblo, que las comunidades se sienten escuchadas. Se habla de dar poder al pueblo, a través de los consejos comunales. Esta serie de propuestas, ¿ eran de esperarse?
–Las semillas estaban sembradas por largo tiempo, por una gran variedad de iniciativas. La democracia logró grandes progresos en educación, salud, e infraestructura, y generó en la gente un sentimiento de responsabilidad por su propia vida. A partir de allí, comenzó a participar más. Reconozco que la palabra animadora de Chávez, su capacidad de comunicarse con la gente, y los ingentes recursos económicos, permitieron una nueva energía social que aplaudo. Es el resultado de 40 años de trabajo, más esta nueva dinámica. Nadie puede rechazar, por ejemplo, las misiones como Mercal, o Barrio Adentro; pero, poco a poco, comienza a manifestarse un problema: su eficacia. Tienen sombras que, espero, logren aclararse; además tienen una intensa dinámica ideológica que obliga a la gente a entrar en fila, y crean un pensamiento único que es contrario al significado de la comunidad.

–Términos que utiliza el Presidente, como mancomunidades y promotores sociales comunitarios, son, de alguna forma, tomados de la lógica de las organizaciones sociales, para atribuirlos al socialismo que él propone. ¿Usted cree que el Gobierno habrá visto mayor capacidad de acción en la organización social, que en la estructura del Estado?
–Ni las organizaciones sociales ni las estructuras del Estado, tienen mucha experiencia. La gran cantidad de recursos que pueden manejar, y el gran número de promotores de todo tipo que pueden promover, logra que esto más o menos funcione. No creo que se pueda hablar de un pueblo ya organizado, lo que no excluye que haya una nueva energía social. El gran problema es que se está encuadrando al pueblo en un concepto de sociedad, sin saber si la gente lo entiende, y encarcelándola en un pensamiento que a la larga no funciona. Los resultados de los programas sociales, no quiero disminuirlos, pero, evidentemente, son sobrevalorizados. Es admirable el entusiasmo que despertaron las misiones educativas, pero, en la realidad, no son equivalentes a la educación básica y media. Mercal, a sus pocos años de existencia, se ha agotado, por todos los problemas que presenta. Tenemos un sancocho de situaciones tan contradictorias, que uno sabe lo que está comiendo. Es un sancocho más que cruzado. La única claridad que hay es que todo está bajo el control del Estado, de los partidos o, especialmente, bajo la dirección del señor Presidente.

–Desde el Ministerio de Planificación y Desarrollo se formaron promotores, que orientan a las comunidades en la creación de los consejos comunales. ¿La organización social que promueve el Poder Ejecutivo también va a ser Gobierno?
–La formación que da el Gobierno es más ideológica que práctica.

El trabajo social se trata de hacer y no de hablar. Además, la formación ideológica es ajena a la gente. Los muchachos van al campo sin ninguna preparación real en metodología, en trato de comunidades, en manejo de grupos, o en elaboración de presupuestos. Cesap, en 40 años, ha formado líderes comunitarios.

Ese es nuestro programa bandera, y centenares de personas pasaron por esa formación. Descubrimos con cierta sorpresa que nuestra gente, formada en la acción y en la reflexión, maneja muchos más instrumentos que la gente que está dentro del esquema ideológico.

Cuando el Presidente pide información sobre el funcionamiento de estos y otros cursos, encuentra que la mayor parte se dedica a la formación ideológica y no al trabajo.

Cuando hablo con la gente que ha ido a Cuba, para formación ideológica, no sabe hablar cinco minutos con cierta coherencia sobre el tema, y su conocimiento metodológico es muy limitado. Son entes pasivos que cumplen normas de arriba.

–¿Es viable la propuesta de socialismo, enmarcado en el poder popular, con la organización social que plantean?
–Es muy difícil saber de qué estamos hablando. Si eso significa desarrollo social, mejora en las condiciones de vida de la gente, para que se organice y se haga dueña de su destino, aplaudimos el esfuerzo.

Pero pensamos que la tendencia es controlar la vida de las personas.

Socialismo es una palabra genérica que puede cubrir de todo, pero no creo que, en sí misma, sea una propuesta de solución. La percibo como una gran fantasía idealista.

Pensar que la gente nace para ser solidaria y olvidarse de sí misma, es no conocer el ser humano, y no darse cuenta de que somos cuerpo, sangre, alma. Que necesitamos la atención de nuestro propio bienestar, además de tener la posibilidad de compartir, sin perder alguno de esos aspectos.

–Una de las premisas fundamentales en Cesap es la transparencia. Como organización social, no puede permitirse, a lo interno, actos de corrupción. Ese concepto también debería asumirlo el Gobierno. –Transparencia significa jugar a partir de una verdad compartida, que se construye con la gente desde algunos valores, como el respeto humano, y tomando en cuenta sus necesidades y capacidades. Esa es la dinámica democrática fundamental, o pluralismo. La transparencia es muy importante, porque si la gente capta que guardas algo detrás de tu mano, más temprano que tarde te lo cobran. Quizás te acompañan temporalmente, hasta que descubren que estás trabajando, no en función de ellos y su mejoramiento, sino en función de elementos de afuera. Lo que ya hicieron los partidos tradicionales, y ahora lo tenemos duplicado con el actual Gobierno. Con toda la buena voluntad que puedan tener, piensan demasiado en cálculos de adhesión.

La iniciativa de los consejos comunales es maravillosa, si se juega limpio. He visto algunos donde gente de distintas tendencias encuentra las respuestas a la pregunta ¿qué hacemos juntos? Pero no sé si eso va a ser respetado cuando, al igual que con los círculos bolivarianos, la sede o el núcleo de las decisiones está en Miraflores.

–Ahora los consejos comunales tienen la misión de hacer contraloría social, y hasta de vigilar los precios de los productos regulados. –Hay un elemento sano, porque todos tenemos responsabilidad de observar y controlar que los servicios públicos funcionen. Pero nos traerá complicaciones que se den tareas a la población en un marco organizativo: ahí entrarán a cuento los prejuicios y los sentimientos, que van a expresarse de manera muy subjetiva y orientada, según los instintos del momento.

–En la IV también se cuestionó que los partidos trataran de penetrar figuras de la organización social ¿Qué implicaciones puede tener que el Gobierno actual y el Estado estén copando estructuras de la organización social? -El Estado no sólo intenta penetrar las estructuras sociales de la sociedad, sino todas las del ámbito político y económico. Es un Estado con tendencia totalitaria, y eso siempre limita la libre expresión y la creatividad de la gente. A escala social conduce a una dependencia que convierte al hombre en un elemento de utilización. En el ámbito económico, más temprano que tarde, lleva a un desorden institucional, como hemos visto en los países socialistas. Y tercero, en la esfera política, conduce al empobrecimiento del país.

–¿Sin descentralización no hay organización social real?
–La organización social, la famosa sociedad civil, debe lucir algo desordenada para serlo. Está conformada por células variadas que hacen compleja a la sociedad y muestran su riqueza. Da la impresión de ser un poco caótica, pero en realidad es expresión de una gran salud mental y de una gran dinámica democrática. Si tú sólo apuestas al orden, y ves todo en términos de disciplina militar, construyes una cárcel muy grande. Las ONG son organizaciones sin fines de lucro, y en todos los países modernos los gobiernos, de una u otra manera, ayudan a estos proyectos, parcialmente, para permitir que puedan moverse libremente. Aquí, en los últimos años, los subsidios y los apoyos institucionales han disminuido sustancialmente, por lo cual muchas organizaciones, si no desparecieron, se vieron obligadas a reducir su capacidad.

–Las ONG en Venezuela están cercadas por la promesa de una ley de cooperación internacional. –Lo que se propone en esa legislación es la expresión de una desconfianza a este tipo de organizaciones. Pretende controlarlas, y eso es contrario a la idea de una sociedad abierta, donde deben existir reglas de juego. No se puede juzgar como malos a quienes piensan diferente a lo que yo propongo, o a los que actúan en campos que no me interesan. Esta es la desconfianza que existe entre Gobierno y sociedad civil. Hay más de mil organizaciones en Venezuela; han crecido unas nuevas, pero muchas se debilitaron.

–En Cesap se ha promovido el cooperativismo, y ahora el Gobierno usa el concepto y lo expresa como suyo. –Si yo le cuento a mis amigos en Europa que el Gobierno no sólo promueve, sino que crea y financia las cooperativas, no lo podrán creer. Eso es contrario al cooperativismo, que nace desde la propia iniciativa de la gente.

Requiere un proceso de formación y de toma de conciencia que no se puede imponer. Tenemos en el país el mayor crecimiento de cooperativas en los últimos tres o cuatro años, pero también el mayor cementerio, según observaciones de los personeros del Gobierno, quienes reconocieron que muchas cooperativas son de maletín, y que la mayor parte del dinero que le entregan, desaparece. El problema es que no motivan a la gente a ser responsables.

¿Los tiempos de la IV república fueron mejores?
–Siempre tuvimos problemas.

Cuando Copei estaba en el poder, pensaban que nosotros éramos del MAS, y cuando estaba AD, pensaban que nosotros, vinculados a la iglesia, éramos copeyanos. Ni lo uno ni lo otro. Estas organizaciones son autónomas, viven de sus propios valores; hasta por estatutos no pueden ligarse a propuestas político partidistas.

 " La formación que da el Gobierno en sus distintas instancias es más ideológica que práctica. Además, la formación ideológica es tan ajena a la gente que la mayor parte se pierde "

" Transparencia significa jugar a partir de una verdad compartida. No se parte de elementos absolutos, que la gente descubre como algo fundamental en su vida






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog