Un capricho que amenaza la Amazonía

Por Venezuela Real - 26 de Febrero, 2007, 15:10, Categoría: Petróleo/Energía

 Una prueba contundente que los países productores de petróleo y gas son, hoy por hoy, los principales depredadores del medio ambiente, honor que en su momento lo tuvieron los países socialistas de Europa incluyendo a la URSS.

Gustavo Gil
TalCual
26 de Febrero de 2007

El proyecto de factibilidad del gasoducto del sur ya se ha consumido unos mil millones de dólares del erario nacional, pero su ejecución es calificada como la amenaza más seria contra el único pulmón vegetal y fuente de biodiversidad que sobrevive en el planeta

Enrique Colmenares Finol, el ex ministro del Ambiente que ideó la frustrada ruta fluvial que une a los andes con los llanos y termina en Guayana, está consternado por estos días.Y no es para menos. La Amazonía tiene sus días contados y la daga que le dará muerte tiene nombre y apellido: el gasoducto del sur.

“Yo estoy hondamente preocupado”, dice Colmenares Finol, quien viaja de su natal San Cristóbal a Caracas todas las semanas, atendiendo asuntos estrictamente profesionales.

–Quiero hacer un llamado a toda la colectividad, tanto a los del gobierno como a los de la oposición, para que meditemos sobre esa obra que les ha dado en llamar el gasoducto del sur, y cuyos estudios de factibilidad están bien adelantados con financiamiento casi exclusivo de Venezuela.

–Además de innecesaria, esa obra tiene una alternativa en el gasoducto de los Libertadores, que resulta más económica y no genera un daño ambiental de la magnitud que se está planificando ahora–, dijo Colmenares Finol.

El experto tachirense llama la atención sobre los cambios climáticos que afectan al mundo entero y ha puesto en marcha una campaña para sensibilizar a la opinión pública mundial sobre lo que denomina “la destrucción inminente de la Amazonía”.

“Esto no es más que otro capricho que se puede resolver si los venezolanos nos sentamos junto a otros pensadores latinoamericanos a buscar una salida. Mil millones de dólares se están gastando ahora en los estudios del gasoducto del sur y no queda duda de que esos estudios indicarán lo que los gobiernos finalmente impongan. Pero no podemos permitirlo porque lo que está en juego es el único pulmón vegetal del mundo y la gran fuente de biodiversidad que subsiste en el planeta”, añadió.


RECURSOS ENERGÉTICOS PARA EL FUTURO

El ex titular del Ambiente sostiene que efectivamente Venezuela posee importantes recursos energéticos tanto desde el punto de vista de los hidrocarburos como hidráulicos y debe hacer uso de estos recursos para beneficio de todos los venezolanos.

“Mi propuesta es el gasoducto de los Libertadores, que va a través de la cordillera andina, toca en Colombia que ya tiene su infraestructura, y pasa a Ecuador, Perú y Bolivia. Entre las ventajas están hechos como que no atraviesa bosques sino que va por vías ya existentes e integra pueblos donde habitan unas 70.000.000 de personas”, explica Colmenares Finol.

Este ingeniero que tiene inmensas ganas de salvar la región amazónica de una muerta segura, propone la creación del gasoducto transcaribeño para interconectar Venezuela, Colombia y Panamá.

Colombia posee una red de 3.233 kilómetros y está atravesada de norte a sur por una red gasífera que fácilmente se puede conectar con la ruta andino-costera en Ecuador, partiendo de la ciudad de Ipeales, pasando por Quito y siguiendo hacia Guayaquil; en esta ciudad tomaría un rumbo sur costero en la costa ecuatoriana y en la costa peruana hasta Lima, donde se interconecta con la red peruana inmensas ganas de salvar la región amazónica de una muerta segura, propone la creación del gasoducto transcaribeño para interconectar Venezuela, Colombia y Panamá.

Colombia posee una red de 3.233 kilómetros y está atravesada de norte a sur por una red gasífera que fácilmente se puede conectar con la ruta andino-costera en Ecuador, partiendo de la ciudad de Ipeales, pasando por Quito y siguiendo hacia Guayaquil; en esta ciudad tomaría un rumbo sur costero en la costa ecuatoriana y en la costa peruana hasta Lima, donde se interconecta con la red peruana inmensas ganas de salvar la región amazónica de una muerta segura, propone la creación del gasoducto transcaribeño para interconectar Venezuela, Colombia y Panamá.

Colombia posee una red de 3.233 kilómetros y está atravesada de norte a sur por una red gasífera que fácilmente se puede conectar con la ruta andino-costera en Ecuador, partiendo de la ciudad de Ipeales, pasando por Quito y siguiendo hacia Guayaquil; en esta ciudad tomaría un rumbo sur costero en la costa ecuatoriana y en la costa peruana hasta Lima, donde se interconecta con la red peruana inmensas ganas de salvar la región amazónica de una muerta segura, propone la creación del gasoducto transcaribeño para interconectar Venezuela, Colombia y Panamá.

Colombia posee una red de 3.233 kilómetros y está atravesada de norte a sur por una red gasífera que fácilmente se puede conectar con la ruta andino-costera en Ecuador, partiendo de la ciudad de Ipeales, pasando por Quito y siguiendo hacia Guayaquil; en esta ciudad tomaría un rumbo sur costero en la costa ecuatoriana y en la costa peruana hasta Lima, donde se interconecta con la red peruana proveniente del yacimiento gasífero de Camisea.

La interconexión prevista entre Perú y Chile permitirá enlazar con la red boliviana, argentina y brasilera.

“Si Bolívar viviera estaría planteando eso que les digo. No lo otro, lo otro me parece una insensatez que los venezolanos y el resto del mundo debemos detener”, sentenció el ex ministro del Ambiente.

AHORRO DE $ 2.000 MILLONES

Los cálculos de Colmenares Finol y su equipo estiman que en condiciones normales, sin obras importantes de restitución ecológica, así como dando por sentado el establecimiento de toda una red de servicios (carreteras, telefonía, electricidad, servicios urbanos, seguridad), el costo de un sistema de gasoductos de 20 pulgadas es de 900 mil dólares por kilómetro.

Las cuentas no engañan: el del sur, favorece a 1.000.000 de personas; el de los Libertadores, a 70.000.000 de almas; el de Chávez, cuesta 25.000 millones de dólares; el de Colmenares Finol, cuesta 9.000 millones de dólares.

“Con el diferencial podemos construir 1.500.000 viviendas y acabar con el déficit habitacional crónico que ha venido agobiando a las parejas jóvenes en Venezuela”, añadió.

Colmenars Finol no desmaya.

Visita ministerios, ONGs y todo aquel que quiera oírlo. “No me han querido escuchar.Yo no tengo ningún interés, todo esto lo hago ad honorem, pero acabemos con esta locura del gasoducto del sur. El mundo me exige que como ambientalista lleve esto hasta sus últimas consecuencias”.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog