El soberbio impenitente

Por Venezuela Real - 28 de Febrero, 2007, 13:30, Categoría: Cultura e Ideas

Roberto Giusti
El Universal
27 de Febrero de 2007

Le parecía increíble que alguien tuviera el atrevimiento de tocarle lo intocable

La soberbia, según la Biblia el mayor de los siete pecados capitales suele ser el demonio que invade la humanidad de algunos poderosos. Embebidos en el embeleso que proporciona el saberse dueños de almas y destinos, terminan por despegarse del terreno donde padecen los comunes mortales y desde las alturas dejan de ser líderes, conductores de masas, no se diga estadistas o iluminados, para acceder a la infalible condición divina.

Así, estacionados en una nube como están y validos de la certeza de que ellos y sólo ellos son los poseedores de la única verdad, rechazan cualquier idea o comportamiento que vaya en contra de sus mandamientos, listos para combatir contra el enemigo que ose propagarlos y mucho menos, espetárselos en su presencia.

Por eso, cuando un periodista brasileño en balbuceante castellano le formuló dos preguntas pertinentes y de insoslayable actualidad, el poderoso montó en divina e irreprimible cólera luego de pasar por el estupor que le produjo la cuestión. Le parecía increíble que alguien tuviera el atrevimiento de tocarle lo intocable y dejándose llevar por la indignación confesó, con toda ingenuidad, que tú haces esas preguntas porque estás recién llegado (procedente de un país democrático) y no sabes cómo es la cosa. Con lo cual reconocía que a estas alturas ningún periodista venezolano llega a cometer semejante insensatez. Los críticos porque no tienen acceso a Palacio y los suyos porque sólo le plantean, como él dijo, "temas importantes", es decir, aquellos que le suscitan el goce retórico de la respuesta.

Fue así como, ofuscado por la cólera, ofendió y humilló al asombrado periodista adjudicándole los vicios y deformaciones profesionales ("tú cobras para decir lo que tus jefes quieren") promovidos por él mismo en sus dominios (favor dirigirse a Le Monde Diplomatique y preguntar por Ignacio Ramonet y Maurice Le Moine).

Pero lo que le enerva es que sean los periodistas de los medios privados quienes descubren las corruptelas y los crímenes de los gobernantes. Y que los "medios golpistas" le abran sus puertas a los voceros oficiales, mientras los oficiales sólo transmiten una voz, un pensamiento y un solo punto de vista.

Por eso son pocos los periodistas de oposición que trabajan en medios estatales y quienes lo hacen esconden, debajo de la franela roja, sus verdaderas convicciones. No ocurre lo mismo en los privados, donde no sólo ocupan plazas periodistas del oficialismo sino que, incluso, disponen de columnas donde se expresan con la libertad de la cual carecen los cachorritos del gobierno. Entonces, ¿a qué tanta soberbia? Quizás ignore, aquello de Savater, para quien "la caída de los soberbios suele transformarse en grandes tragedias".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog