La ciudad que queremos

Por Venezuela Real - 28 de Febrero, 2007, 13:11, Categoría: Historia Oficial

 Abuso de Poder. Sería interesante conocer cuanto cuesta esta propaganda (de cuatro páginas), en medios de circulación nacional, que se está haciendo el alcalde mayor con los recursos del pueblo.

El Nacional
28 de febrero de 2007

Una educación para la ciudad

Tanto en el campo como en la ciudad, la educación como parte inseparable de la vida juega un papel social fundamental. Pero en la ciudad moderna la educación es todavía más importante: ella marca no sólo la calidad de la vida sino la capacidad del ser humano para transformarse a sí mismo y a su entorno.

En un proceso revolucionario la educación es un impulso que lo envuelve todo porque, en la medida en que la revolución toma cuerpo y es comprendida por grandes sectores de la sociedad, va exigiendo simultáneamente a sus líderes y al pueblo el manejo y conocimiento de asuntos políticos, sociales, económicos y culturales más complejos, pero necesarios para ampliar la base de toma de decisiones colectivas, regionales o locales.

Uno de los principales obstáculos para la participación de las grandes mayorías es, precisamente, la carencia de una formación educativa amplia y sólida, que les permita reflexionar, criticar y enriquecer, en términos cada vez más novedosos, las instancias de poder que va a abriendo a su paso el proceso revolucionario. De allí que del impulso inicial que se le dé a educación bolivariana dependerá en mucho la capacidad de participación real y mayoritaria que es absolutamente consustancial a un gran cambio social y político, profundo y definitivo para Venezuela.

De lo nacional a lo metropolitano

 Del análisis y comprensión de este reto educativo nacional, que es sin duda una tarea profundamente revolucionaria, la Alcaldía Mayor de Caracas ha venido desarrollando un plan educativo que sigue los lineamientos generales del Ministerio del Poder Popular para la Educación.

Estamos convencidos que estos lineamientos representan el auténtico marco teórico, legal y funcional para darle un cambio radical a la educación ortodoxa y privilegiada, y convertirla en una educación dirigida a transformar el hombre y la mujer, a la vez que se les dota de diversos instrumentos de análisis social y de participación política.

Al mismo tiempo, se profundiza la formación en conocimientos tanto básicos como profesionales, dirigidos no sólo a lograr (de manera egoísta) un ascenso social particular, sino a vincular estrechamente al individuo con la propuesta de solidaridad humanista y colectiva que conlleva el mensaje revolucionario bolivariano. Es el individuo integral que se forma en y por el proceso de cambio y de transformación que avanza en el seno mismo de la sociedad.

Capitalismo insensible y nueva solidaridad

En el caso de la Alcaldía Metropolitana, resultaba fundamental enfrentar el reto de ampliar la base de atención educativa hacia las zonas tradicionalmente abandonadas por el capitalismo insensible de la Cuarta República, donde merodeaban decenas de millares de niños y niños sin encontrar no sólo un cupo sino una escuela abierta y dotada de lo mínimo exigible para impartir clases.

En ciertas partes de la gran Caracas el deterioro de la infraestructura escolar había llegado a un punto de desplome total y la desmoralización del personal era generalizada. En realidad, lo que se desplomaba era un sistema de valores que nada tenían que decirle a los sectores más empobrecidos de la población, y mucho menos en el campo de la educación, concebida en su totalidad como un acto excluyente y no participativo.

Una discriminación programada

El venezolano no accedía a las escuelas y liceos porque una serie de trabas, jerarquizadas social y económicamente, se lo impedían, cerrando de esa manera una vía ascenso social consagrada en la Constitución, pero amputada en los hechos.

Se producía de esa manera una discriminación públicamente programada pero jamás admitida, ni mucho menos afrontada en términos críticos, que permitieran hacerla desaparecer. Pero lo más grave de todo era que se impartían conceptos que profundizaban el comportamiento social egoísta y poco solidario, en lugares como los barrios donde tradicionalmente funcionaba el cálido apoyo entre los vecinos. Ahora la Alcaldía Metropolitana desarrolla una visión educativa dirigida a acentuar los valores que deben privar cuando se vive en una gran ciudad, en la cual debe inculcarse al niño y la niña una conciencia de responsabilidad cívica, de compañerismo y de ayuda mutua permanente, para enfrentar y resolver las dificultades comunes.

Para reforzar la condición ciudadana

Dentro de esta visión más democrática y participativa de la educación, se busca la incorporación de todos los ciudadanos en los movimientos sociales como una práctica natural, y no como una excepción a la regla.

En el pasado, la participación de los ciudadanos se daba como un hecho que se incluía en los tiempos libres y fines de semana de, como aspirinas para la conciencia política y social de cada cual.

Pero lo verdadero y que importa al caraqueño y al individuo social, es que se sienta parte de un esfuerzo colectivo para redimir la ciudad de sus males, y que cualquier aporte que haga reforzará su propia condición ciudadana. Y esto sólo se conquista a través de la nueva educación solidaria y bolivariana que se ha comenzado a impartir como parte de los objetivos fundamentales de la Alcaldía Mayor.

Educación y democracia

Es necesario darle a la educación en la ciudad un enfoque dirigido a fortalecer la noción de ciudadanía, como hoy se está haciendo en tantas partes del mundo donde el concepto del hombre, y por ende, del ciudadano nuevo, es la preocupación de los movimientos y gobiernos revolucionarios. Es en las grandes ciudades y sus periferias donde la miseria, la inseguridad, el hambre y el déficit educacional crecen sin cesar: el ser humano necesita entonces de una formación educativa que haga renacer su verdadera capacidad de convivir y de unirse para sobrevivir y no para destruirse como ocurre en el capitalismo salvaje. De forma que no basta dotar con decenas de escuelas y centros de enseñanza a la república, o a la capital del país, si el modelo educativo no está guiado por las "ideas-fuerza" del proyecto nacional bolivariano, como lo son la "democracia participativa y protagónica, el Estado Social de derecho y de justicia, el poder popular, la inclusión social y la participación ciudadana", en tantas y admirables propuestas y objetivos que guían la acción de gobierno.

Los nuevos ciudadanos

El Alcalde Mayor, Juan Barreto, ha manifestado en diversas oportunidades la pertinencia de la educación respecto de la construcción de "nueva cultura política democrática", así como también a la necesidad de crear un amplio campo de interacción "escuela-comunidad", y también "escuela-ciudad", como parte de un eje integral dirigido a formar "ciudadanos comprometidos con la refundación de la República, el afianzamiento del poder popular y del fortalecimiento del socialismo del siglo XXI.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog