No me iré al Partido Único

Por Venezuela Real - 3 de Marzo, 2007, 18:29, Categoría: Testimonios

Temístocles Salazar
La Nación - Venezuela
29 de Enero de 2007

No me iré al partido único de Chávez. Respeto a los camaradas que quieran irse, aunque ya se han ido algunos como David Velásquez. Me quedaré en el viejo y noble Partido Comunista, donde he militado durante cincuenta años, viviré de su recuerdo, con mi viejo carné de afiliado firmado por GustavoMachado y Jesús Faría, y aunque mi gallo esté herido, brindo por él. "écheme un trago, que se me sangra el gallo", como gritó, retador y con despecho, Tereso Coromoto al catire Florentino.

La hora es aciaga para el PCV, "La hora de mi luna menos cuarto", como dijo el gran alicantino. Es falso el dilema que sostiene el camarada Roberto Hernández, de que nos salvaremos con el partido único o pereceremos sin él.

En todo caso, prefiero mi soledad comunista a la soledad y silencio que impondrá el partido único: obediencia, disciplina, subordinación y fetichismo, consignas cuartelescas de "pelotones" y "batallones". Con razón, el partido único es defendido a capa y espada por tres militares chavistas como Rojas Muller, William Izarra y Francisco Ameliach. La revolución jamás ha sido ni puede ser una "religión de subalternos".

Tampoco es un culto a un ídolo o personalidad en cuyo altar se sacrifican lealtades, sueños, historias heroicas, secretos guardados y pensamiento crítico. Si la revolución va a ser un molde único para uniformar la esperanza desatada, entonces habrá que plantearse romper ese molde: ¡La revolución libertada!.

Revolución es una vivencia que va hilando tejidos de alteridad. Es la reencarnación democrática de la diferencia, no de la unicidad.

Revolución no es un Moloch devorador de votos que cree, en su megalomanía, que todos los votos por la revolución son de él y no para él. Los que votamos por Chávez con la tarjeta del gallo rojo del PCV, votamos por el PCV, por su política, por su historia, por su filosofía, votamos por el gallo vivo, no por el gallo muerto.

La historia es magistral vitae, maestra de vida. Enseña que los dirigentes y militantes revolucionarios que apoyaron liquidar a los partidos comunistas para abrazarse a los partidos únicos de la revolución (casos de Rusia, Cuba, Rumania) fueron luego liquidados sin piedad con prisiones, destituciones, exilios, olvidos, desprecios y hasta fusilamientos, como el célebre caso de Bujarín..
No me iré. Me quedaré como Job, en la puerta de la casa del PCV, para ver el regreso de los que se fueron. Mientras tanto, la burguesía venezolana, como buey manso, bien se relamerá de su victoria al ver pasar al Partido

Comunista hacia el matadero de la historia. Lo que Chávez busca con el partido único es garantizar la reelección indefinida, poder ad limitum, y que no haya ningún gallo rival que le compita en su patio único. La megalomanía no forma parte de los estatutos del PCV. Liquidar al PCV por esa causa sin gloria sería un pecado imperdonable..
No me iré al partido único de Chávez, aunque salgan sus felicitadores a herirme o a burlarse de nuestro despecho o a despreciar la historia heroica del PCV.

No es contrarrevolucionario estar fuera del partido único y luchar por el  socialismo.
Mientras tanto, "échenme un trago, que se me sangra el gallo".
Pero... no me iré.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog