Un gobierno demasiado pendiente de Chávez y D´ Elía

Por Venezuela Real - 4 de Marzo, 2007, 10:52, Categoría: Injerencia de/en Venezuela

Joaquín Morales Solá
LA NACION - ARGENTINA
03 de Marzo de 2007

Cada vez que Néstor Kirchner vuelve de Venezuela, su gobierno profundiza la confusión sobre el presidente argentino, que ya parece inherente a la gestión kirchnerista. No se sabe, al fin de cuentas, si él trató de contener a Hugo Chávez o si éste trató de contagiarlo a él y, lo que es peor, tampoco se sabe cuál de los dos tuvo más suerte.

Desde el misterioso viaje de Luis D´ Elía a Irán hasta el acto programado junto con Chávez en Buenos Aires, para protestar contra Bush cuando éste visite Montevideo, todo se mueve en las tinieblas de las confirmaciones y los desmentidos. Nunca se logra determinar hasta dónde está la mano del Presidente, hasta qué punto él dejó hacer y dónde comienza la voluntad personal de sus disciplinados funcionarios.

Periodistas norteamericanos o europeos que viajan a la Argentina son unánimes en las primeras dos preguntas que les formulan a sus colegas argentinos: "¿Quién es Kirchner? ¿Qué quiere Kirchner?" No deja de ser llamativo -y grave- que esas preguntas se sigan haciendo casi cuatro años después de gestión presidencial. Tenían sentido al principio de su mandato, cuando ni los argentinos sabían quién era Kirchner o qué quería hacer.

Tampoco deberían sorprender ciertas oscilaciones de un gobernante, porque todos, y en todo el mundo, han practicado los vaivenes. La confusión sobre Kirchner es producto, sobre todo, de la falta de una línea política clara, tanto dentro como fuera del país, y de las sobreactuaciones tan típicas del presidente argentino. La cancillería de Jorge Taiana sigue como puede los contoneos presidenciales, pero no puede más que ponerles cierto barniz profesional a los hechos muchas veces consumados.

* * *
La confusión sobre la política con Irán, que acaba de crear D´ Elía, podría significar un retroceso importante para Kirchner. Debe reconocerse que el presidente argentino les dio un respaldo importante a las investigaciones judiciales sobre el atentado contra la AMIA, que terminaron con el pedido de captura internacional de ocho ex altos jerarcas iraníes, entre ellos, un ex presidente de ese país. La comunidad judía nacional, y la internacional, se lo reconocieron en el acto.

Kirchner fue el presidente que, además, ordenó poner fin al intercambio comercial con Irán. Hasta diciembre del año último, cuando la Argentina fue miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el país acompañó todas las decisiones de ese organismo, promovidas por los Estados Unidos y Europa, para detener los planes nucleares iraníes. La implicación de Irán, directa o indirecta, en el atentado contra la AMIA es una certeza argentina desde pocos días después de la masacre. De hecho, el entonces canciller Guido Di Tella aconsejó a su presidente la inmediata ruptura de relaciones con Irán, pero Carlos Menem desestimó el consejo y prefirió una negociación con el régimen teocrático de Teherán.

¿Podría Kirchner ordenarle a D´ Elía que se disciplinara detrás de la candidatura bonaerense de Daniel Scioli, como lo ha hecho, y no podría, en cambio, frenarlo en sus ímpetus pro iraníes? La diplomacia iraní es una estructura muy seria como para suponer que el canciller de Irán recibiría a D´ Elía sólo como líder de la Federación de Tierra y Vivienda. Mucho menos le hablaría a un simple dirigente social de reanudar el intercambio comercial entre los dos países, como confesó D´ Elía públicamente. El canciller iraní hasta le dio una cifra, que parece haber deslumbrado al ex piquetero: 1000 millones de dólares anuales.

* * *
Una regresión en la política con Irán, en las actuales circunstancias mundiales, no sólo contrariaría a Washington, sino también a muchas capitales europeas. Aunque a veces proponen cursos de acción no siempre idénticos, lo cierto es que norteamericanos y europeos consideran los proyectos nucleares iraníes un peligro para la paz mundial.

Ya Chávez había deslumbrado a Kirchner con los cuentos de los petrodólares iraníes en la reciente reunión que celebraron en Puerto Ordaz. Del propio gobierno venezolano surgieron también las propuestas para captar a muchos dirigentes argentinos para la causa iraní, entre ellos, a varios que están muy cerca del Gobierno. El gobierno de Kirchner se escuda en la formalidad: ninguno de ellos forma parte de la estructura oficial de la administración. "El Gobierno no organiza en Buenos Aires ningún acto con Chávez contra Bush", dijeron altas fuentes oficiales. ¿Se agota ahí la verdad? No. Esas mismas fuentes no descartaron que algunos funcionarios de segundo rango se hayan entusiasmado con mojarles las orejas a Bush y a Tabaré Vázquez con Chávez en Buenos Aires el mismo día de la reunión de aquéllos en Colonia.

El Duce de Venezuela, como Carlos Fuentes llama a Chávez, tiene proyectado un viaje a Buenos Aires en los primeros días de marzo, pero esa visita no tiene fecha oficial, al menos.

Bush irá a donde lo han invitado, como señalaron en Washington. Esto es: lo han invitado tanto Lula como Tabaré Vázquez. Lula está entusiasmado con el proyecto para crear con los Estados Unidos una alianza para producir biocombustible. El 31 de marzo, menos de un mes después de la visita de Bush a Brasil, Lula podría reunirse de nuevo, en Washington, con el presidente norteamericano. No hay registro en la historia de dos reuniones tan seguidas entre los mandatarios de los Estados Unidos y de Brasil.

A Kirchner lo entusiasma también la idea del biocombustible (y la Argentina produce maíz, soja y caña de azúcar, las materias primas de ese proyecto), pero no quiere pegotearse a Bush en los momentos de su palpable decadencia política. Podría no aparecer cerca de él, pero hay cosas -Chávez, Irán y la política de combustibles alternativos, por ejemplo- que serán políticas permanentes de Washington, gobiernen republicanos o demócratas. El respeto a la institución presidencial norteamericana es también una política permanente de cualquier partido en los Estados Unidos.

La Argentina es un convaleciente demasiado frágil aún como para darse el lujo de hacer tantas contorsiones en el aire. ¿Cuán frágil es? Una prueba: en el último miércoles negro, ningún mercado bursátil del mundo se acercó tanto en su derrumbe a la Bolsa de Shanghai, el epicentro del sismo, como la de Buenos Aires.

El mundo es demasiado complejo, y la Argentina es todavía demasiado endeble como para que un gobierno esté pendiente sólo de los equilibrios entre Hugo Chávez y Luis D´ Elía, que están fuera del mundo.

 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog