Bush no, trabajo y seguridad

Por Venezuela Real - 12 de Marzo, 2007, 16:12, Categoría: Dimensión Social

Milagros Socorro
El Nacional
11 de Marzo ded 2007

Lamentable. No hay otra forma de calificar el comunicado suscrito por María León, presidenta del Instituto Nacional de la Mujer (Inamujer), publicado este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Como suele ocurrir con el discurso oficialista, es tan grave por lo que dice como por lo que omite. Ya en el primer párrafo, después de rendir el inevitable agradecimiento al presidente Chávez, se concede prioridad, en la lista de grandes logros por las reivindicaciones femeninas a la inauguración del "Salón de las Heroínas de la Patria, en el Regimiento Guardia de Honor de Miraflores, para rendir homenaje a las precursoras de nuestra Independencia y soberanía".

Pero, ¿quiénes son esas heroínas? No otras que las que están bien guardadas y calladas en el Panteón Nacional: Josefa Camejo, Luisa Cáceres de Arismendi, Teresa Carreño y Teresa de la Parra. Con el respeto que merece la memoria de estas ilustres compatriotas, es preciso analizar cómo sus figuras son manipuladas y convertidas a la fuerza en heroínas, con el objeto de darle un rodeo de silencio a las luchas civiles de mujeres que pueden reclamar una categoría titánica.

Según ha explicado la historiadora Inés Quintero, la diferencia entre las heroínas de la Independencia y las que han venido librando su gesta en el terreno de las reivindicaciones políticas, está en que aquellas se involucraron en la brega de manera contingente, porque las circunstancias se impusieron sobre sus decisiones personales. Luisa Cáceres no tenía manera de zafarse del acoso y el presidio porque era esposa de Arismendi. Pero, como apunta Quintero, "concluida la guerra, se dedicó en exclusiva a la faena doméstica, regresó a su misa diaria y le parió más de 10 muchachos a Arismendi". No volvió a pronunciarse en lo público. Y lo mismo ocurrió con Josefa Camejo, comprometida con la causa republicana, una vez terminados los combates, ya no se tiene más noticia de ella. "Sobrevivió a la guerra y retornó a su hacienda, donde había estado antes de la emancipación y a donde regresó tras ésta".

En cuanto a las dos Teresas, la escritora y la pianista, no puede decirse de ellas que fueran, estrictamente, heroínas. Fueron, desde luego, artistas muy destacadas y muy afincadas en el alma venezolana a pesar de que sus vidas transcurrieron mayormente fuera del territorio nacional. Pero, como apunta la escritora María Fernanda Palacios, ¿por qué todo el que se destaca tiene que considerarse héroe? "Estamos ante un abuso de los términos y una manía de darle a todo un tinte militar".

Y estamos, evidentemente, ante la voluntad de torcer, cuando no secuestrar, el que debería ser el espíritu del Día de la Mujer, es decir, la reivindicación de las heroínas de las luchas civiles por los derechos de la mujer y de la sociedad en su conjunto; las que se batieron contra las dictaduras y en defensa de la democracia, por la incorporación de la mujer a los partidos políticos, por el sufragio femenino y universal. Y, por encima de todo, debería ser la ocasión de actualizar y recordar la agenda pendiente con las mujeres de la actualidad cuya heroicidad es anónima En su comunicado, María León invita a salir a las calles, "para protestar el uso de la imagen de la mujer como objeto sexual por parte de los medios comunicación". La funcionaria es justa al enfrentar la degradación de la imagen femenina, pero en ningún momento menciona el otro emblema de la mujer que vemos todos los días en los medios de comunicación, cual es la madre desesperada sobre el cuerpo del hijo muerto, cuadro cotidiano en Venezuela.

Esa mujer que sufre el doble luto de la pérdida y de la impunidad es la que debería estar en el centro de la atención en este Día; como también las muchas que carecen de un trabajo formal para garantizar estabilidad a los hijos, salud para la familia y un poco de descanso para ellas, heroínas desconocidas y exhaustas.

El remate del aviso es la consigna "Bush go home". Esto decir, heroínas, las del pasado, lo importante en la actualidad es hacer coro a la prioridad externa de Chávez. Si las mujeres oficialistas se hacen cómplices del uso instrumental que se hace de sus congéneres porque ha sido tradición en la izquierda anteponer los intereses del partido a los de las luchas femeninas, alguien tiene que decirles que tienen todo el derecho de oponerse a la guerra auspiciada por Bush pero esa consigna no puede sustituir la solidaridad con las madres y esposas de los 15.000 muertos por violencia nada más el año pasado; ni con las que carecen de un trabajo digno.

El leit motiv del Día de la Mujer no debió ser Bush sino las mujeres que integran 60% de los buhoneros de Venezuela, el salario para las amas de casa (para todas, no para el grupito seleccionado por un comité revolucionario), tribunales para la violencia contra la mujer. Y democracia para todos los venezolanos. Ya para Bush hay un año entero de consignas.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog