Nueva torta diplomática

Por Venezuela Real - 12 de Marzo, 2007, 17:02, Categoría: Política Internacional

Adolfo P. Salguiero
El Universal
10 de Marzo de 2007

Esto les pasa porque vaciaron el Servicio Exterior de su plantilla profesional

En esta misma columna hemos comentado ya antes el peligroso giro que va tomando la "diplomacia" venezolana (por llamarla de alguna manera) con motivo de su transformación -igual que las FAN- en brazo político al servicio de la tal "revolución" en lugar de ser una herramienta para los fines del Estado como lo manda textualmente el art. 153 de la Constitución de 1999 que ellos mismos hicieron a su medida.

Los confusos episodios que han involucrado a embajadores de Venezuela en el exterior ya son varios: a) expulsión de Vladimir Villegas de México por participar en eventos proselitistas, b) remoción de Roger Capella de Argentina por meterse a conspirar con un ministro del gabinete de Kirchner para favorecer a Irán cuando algunas autoridades de ese país son reclamadas por la justicia argentina, c) pedido de remoción de Víctor Delgado, de Chile, por sus inaceptables comentarios de política interna del país anfitrión, d) regaño a Julio Montes, embajador en Bolivia, por sus excesos verbales al afirmar que Venezuela defendería a Evo Morales hasta con armas y sangre, e) reclamos del gobierno ecuatoriano de Alfredo Palacio contra el embajador venezolano por su injerencia en asuntos internos y ahorita el lío con Pavel Rondón, embajador en Colombia por su grosera intromisión pública en asuntos políticos internos de aquel país.

La ya nutrida lista de estos episodios y el libreto idéntico que inspira a todos ellos sugiere que estamos en presencia de una directiva del Sr. Chávez y de su Cancillería exigiendo a sus representantes un rol militante y combativo en sus respectivos destinos. Como es de suponer, el cumplimiento de tal directiva sitúa a los embajadores constantemente al borde de la raya amarilla y como además de eso no tienen ni idea de lo que es la diplomacia porque les falta preparación profesional, pues entonces la posibilidad de cruzar dicha raya ocurre una y otra vez. Nótese que los muy pocos diplomáticos profesionales aún al servicio del régimen nunca metieron la pata: Chaderton, Toro Hardy ni nuestras hasta hace poco embajadoras de carrera en las islas del Caribe recientemente relevadas de sus cargos.

Lo que ocurre es que la actual política exterior venezolana no ha aprendido a separar diplomacia de militancia. Ello se traduce en ese concepto que actualmente se maneja de "diplomacia de los pueblos" que luce bonito pero es un craso error. Los representantes diplomáticos no se acreditan ante los pueblos sino ante los gobiernos que representan a esos pueblos y por tal razón el ámbito de su acción es gubernamental y no asambleario ni mediático ni de política interna. Esto les pasa porque vaciaron el Servicio Exterior de su plantilla profesional con el cuento de que no quieren "diplomáticos de cocktail" sino "militantes comprometidos" y para eso están modificando la ley respectiva por tercera vez sin oír ninguna opinión como lo manda la Constitución a fin de erradicar la profesionalización y sustituirla por el "compromiso revolucionario". Es como si a este columnista lo pusieran a pilotar un F-16 con la lealtad como única credencial. ¡La torta!





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog