El consumo se elevó 22% en la población de bajos recursos

Por Venezuela Real - 14 de Marzo, 2007, 14:43, Categoría: Economía

KATIUSKA HERNÁNDEZ
EL NACIONAL
14 de Marzo de 2007   

El consumo se elevó 22% en la población de bajos recursos
Según Datanálisis el poder de compra de la clase E subió 14% y los estratos ABC redujeron ingresos

Las decisiones de compra en el país están, en estos momentos, en manos de la población de menos recursos, lo que rompe ciertos paradigmas que las empresas venezolanas habían adoptado para diseñar sus planes de mercadeo según los cuales los ricos son los que más gastan. "Son los pobres los que gastan más dinero en Venezuela", enfatiza Luis Vicente León, director de Datanálisis, al explicar que en ocho años el poder adquisitivo de la clase E, alrededor de 45,7% de los venezolanos, se recuperó 14%, mientras que las clases AB y C redujeron sus ingresos en 23%, y la clase D no registró recuperación alguna.

El incremento del poder de compra en la clase popular –agrega León– es la oportunidad de oro para que las empresas dirijan todo su arsenal comercial hacia este segmento de los consumidores.

Asegura que hoy en día el volumen de compra de los estratos populares supera el gasto que hacen las clases más pudientes, motivado por la percepción que tienen estos sectores sobre la realidad del país y su situación económica particular.

Para 70,6% de la clase AB la situación del país es completamente negativa, lo que afecta las decisiones de gasto e inversión, mientras que 67,5% de la población de bajos recursos cree que todo marcha viento en popa.

Además, 81,6% de este segmento considera que en el mediano plazo su situación personal mejorará, contra sólo 50% de la clase AB que es optimista sobre su futuro económico y social.

"La recuperación del poder adquisitivo ha hecho que los pobres se conviertan en unos compradores compulsivos", señala. Explica que aunque esta población aún vive en condiciones socioeconómicas deplorables, en viviendas tipo rancho, con un ingreso familiar menor o igual a 597.284 bolívares mensuales, sin un empleo estable y sólo con trabajos a destajo o en el sector informal, el dinero que les llega es 14% más que lo que ganaban hace 8 años. Lo resume Luis Vicente León en la frase "el venezolano sigue siendo igual de pobre, pero con más dinero en el bolsillo para gastar".

Esta población considera que el ahorro no es prioritario porque el dinero que hoy posee, mañana no lo tendrá, así que decide gastar para resguardarse del alza de los precios y de la escasez de los productos. "Si tienen hoy dinero lo gastan, que mañana Dios proveerá.

Utilizan el cómo vaya viniendo vamos viendo", asegura.

Paradójicamente, el consumo en el sector más pobre creció 22%, mientras que en la población ABC la recuperación fue apenas de 16%. El total de la demanda de bienes y servicios se incrementó 18%, y para este año Datanálisis prevé un repunte de 10% en el consumo. Sin embargo, advierte que los precios de los bienes y servicios al consumidor (inflación) se elevarán en 20% y no en 12% como prevé el Gobierno.

Lo que buscan los pobres. El estudio de Datanálisis señala que el consumidor de bajos recursos es el más numeroso del país y sus necesidades son infinitas. "Se sienten con mayor poder de compra e incluso con autoridad para negociar", agrega.

Aunque 43% de los ingresos de las clases D y E se invierte en comida, cada día aumenta la tendencia a gastar en bienes como electrodomésticos, teléfonos celulares (77% de estos estratos tiene teléfono celular), compra de vehículo, equipos de sonido. Ante la pregunta ¿qué aspira a comprar en los próximos meses? 7,7% de las personas del estrato más bajo desea adquirir un vehículo, 5,9% un celular y ven en la adquisición de productos de marca una compensación a las deficiencias económicas que puedan tener.

León comenta que estas variables de consumo deben ser consideradas por las empresas. Cree que aunque la mayoría de los empresarios (71%) sigan percibiendo que el modelo económico del actual Gobierno es negativo para las inversiones, no deben ignorar el potencial de compra que se ha despertado en el país.

Mercal negativo.

Para la población de menores recursos no es tan importante el precio como la disponibilidad de los alimentos, aclara León. De allí la gran cantidad de bodegas y supermercados que se están instalando en las zonas populares de las principales ciudades para garantizar el acceso de alimentos sin un costo adicional como el pago de transporte.

Recordó que una familia de bajos recursos no tiene la capacidad de comprar los alimentos cada quincena sino hasta 4 veces a la semana o cada vez que recibe algún dinero.

Luis Vicente León reveló que aunque un porcentaje alto de la población de bajos recursos mantiene su percepción positiva sobre Mercal, la confianza de esos consumidores ha caído 23% debido al mal servicio que brinda esta cadena de comercialización de alimentos y a la escasez continua de productos de la cesta básica. "6 de cada 10 personas de las clases D y E que compran en Mercal creen que el servicio es positivo, pero hay 23% de la población que califica de negativa la atención que brinda este programa", dijo.

Se calcula que 54,4% de los estratos D y E de la población compra en Mercal.


Artículo Relacionado:

EN EVENTO PATROCINADO POR LA CADENA CAPRILES Y VENAMCHAN, DATANÁLISIS REVELÓ CIFRAS SOBRE CONSUMO( 14 mar, 2007 )







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog