Redondeo Maligno

Por Venezuela Real - 15 de Marzo, 2007, 14:31, Categoría: Economía

Reinaldo Casanova C.
Internet
15 de Marzo de 2007


Uno de los mayores absurdos de los que se tenga noticia en materia económica – donde por cierto abundan -, lo constituyó nuestras olvidadas monedas fraccionarias, conocidas popularmente como la puya y la locha.

La puya es un centavo que NO es centavo, porque NO es la centésima parte de la unidad monetaria, sino equivalente a cinco centésimas partes. La locha, por su parte, es un extraño engendro con valor de doce céntimos y medio.

Para no extendernos, nos limitaremos a señalar que tales monedas han sido, en buena parte, culpables de la maligna costumbre de "redondear" hacia arriba los precios y, lo más grave, de la pasiva aceptación de tal abuso por parte de los ciudadanos.

Porque si a un artículo que costaba un bolívar se le tenía que subír el precio en tres por ciento, no había forma de hacerlo en escala menor a cinco por ciento. Dos por ciento de diferencia que en términos de un antiguo bolívar podía lucir insignificante, pero que ya quisieran obtener muchos operadores financieros en sus actividades habituales.

El tema ya lo tratamos en el libro "Siglo XX: Nadie tuvo la Razón" (disponible en http://reinaldocc.tripod.com/librosigloxxnadietuvolarazn/) y le traemos a colación en vista del anuncio del posible regreso de tales monedas en el proyecto "desmilenizador" en puertas.

Lo de quitarle tres ceros a las unidades monetarias no es algo nuevo. Ha sido puesto en práctica en otros países con similares desastres financieros al que venimos padeciendo. Con la diferencia que ello ha ocurrido en situaciones caóticas y sitios donde hay escasez de recursos. A nosotros nos tocará sufrirlo en tiempos de la mayor abundancia en generación de recursos provenientes de la renta petrolera.

Como en muchas otras materias, la medida es absolutamente cosmética y no viene a resolver problema alguno a los venezolanos. De lo que se trata es de un maquillaje a las cifras, que muchos no saben ni pronunciar ni escribir, aunque las despilfarren alegremente.

Porque no sonará igual enterarse que desaparecieron ¡cinco mil millones!, que cinco piches milloncejos. Pero lo grave vendrá cuando a algo que hoy nos cuesta 7 mil bolívares, en lugar de cobrárnoslo a 7 bolívares, le apliquen el alegre redondeo y lo suban a 10, de golpe y porrazo. Es decir un treinta por ciento, en apariencia insignificante, pero mortal para los bolsillos.

Por lo pronto, ojalá y el nuevo centavo, sea realmente una (sola) centésima parte del bolívar, que las autoridades tomen medidas para evitar los abusivos redondeos y que los venezolanos aprendamos a no ser tan pasivos frente a los abusos, provengan de donde provinieren.

Y que se nos grabe aquel sano consejo que hace varias décadas me brindó un buen amigo judío: "Cuida los centavos, que los millones se cuidan solos".





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog