Acosados por la muerte

Por Venezuela Real - 16 de Marzo, 2007, 18:07, Categoría: Seguridad/Inseguridad

RAMÓN PIÑANGO
EL NACIONAL
15 de Marzo de 2007     


Las protestas públicas por el acelerado deterioro de la seguridad personal crecen día tras día. No es para menos.

Cualquiera que lea la prensa, escuche la radio o vea la televisión sabe que el número de víctimas de la violencia ha alcanzado proporciones escandalosas.

La inseguridad personal se ha convertido en la primera preocupación de la inmensa mayoría de los venezolanos. No es exagerado afirmar que nos hemos convertido en una sociedad acosada por la muerte, aunque la frase luzca macabra.

Sin embargo, llama la atención que, a pesar de toda la información disponible, la inseguridad no constituya un foco de análisis prioritario tanto para el gobierno como para la oposición.

Sobre tan preocupante problema, salvo algunas meritorias excepciones, los políticos o los intelectuales suelen hacer declaraciones vagas o imprecisas, como si el drama de la violencia cotidiana fuese un problema que ocurriera en lejanas tierras. La atención que los líderes y analistas del país le han prestado a las muertes por violencia no es conmensurable con la importancia que la protección de la vida tiene para la existencia de cualquier sociedad.

Varias pueden ser las explicaciones de esa falta de interés real en nuestra violenta cotidianidad, por parte de los dirigentes del gobierno y el liderazgo de la oposición. En lo que respecta al gobierno, la razón para no hablar del tema, a menos que sea para reaccionar defensivamente a algún comentario crítico, radica en que el asunto de los cada vez más frecuentes asesinatos es particularmente incómodo para un gobierno militar. ¿Cómo explicar que a los militares, que muchos suponen saben de control de la violencia, se les haya escapado de las manos tan vital problema? En lo que concierne a la oposición, la explicación podría estar en su desconexión con la cotidianidad que viven los estratos de menos ingresos. Hay que vivir en un barrio, montarse todos los días en camionetas por puesto, o al menos hablar con quienes lo hacen, para percatarse de cómo se sufre sintiendo que la vida de uno, la de un familiar o la de un amigo, corre peligro, aun estando dentro de la casa.

Sea cual fuere la actitud de cualquier actor político, el hecho es que la razón del Estado consiste en garantizar la vida de los ciudadanos y, por lo tanto, evitar el uso de la violencia. Si esto no ocurre, la misma existencia del sistema político está en grave peligro. Pero, aun cuando el ciudadano común no conozca de teoría política, si lo ponen a escoger entre la defensa de la vida o de un sistema político –capitalista, socialista o lo que sea– racionalmente optará por su vida y de esta manera mandará al sistema político al demonio.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog