El conflicto latente

Por Venezuela Real - 16 de Marzo, 2007, 17:29, Categoría: Prensa Internacional

Editorial
EL PAÍS-URUGUAY
16 de marzo de 2007


Vistos los recientes acontecimientos ocurridos en el Continente, algunos piensan que América del Sur quedó dividida en dos bloques: uno, integrado por Venezuela, Argentina, Bolivia y Ecuador, y el otro, por Uruguay, Brasil y Chile. El criterio de distinción se apoya en las características de los gobiernos y de los gobernantes, más bien de los Presidentes. Estos no necesariamente se consustancian con aquellos y si para muestra basta un botón ahí está nuestro propio ejemplo, porque Tabaré Vázquez es una cosa, y el Frente Amplio es otra muy distinta. Pero esto es una simplificación. Por un lado ni Uruguay, Brasil, y Chile forman un bloque ni entre sus Presidentes hay tanto en común. En cambio, puede hablarse sí de alguna manera de un bloque entre los otros países. Ese bloque se caracteriza con el liderazgo de Chávez por imponer a toda costa un dominio político y económico en todos los países sudamericanos. En lo político, la inspiración es netamente marxista y el referente indiscutido es Fidel Castro. Con matices diferenciales, en ese grupo puede ubicarse a Evo Morales. Correa en Ecuador tiene serios problemas para la conformación de la Asamblea que le dé la Constitución que quiere a su medida. El autoritario Kirchner, rodeado de ex guerrilleros, es un híbrido ideológico.

Es en el aspecto económico en donde el bloque se perfila más nítidamente porque la dependencia de Argentina a Venezuela es cada vez más intensa, y porque la billetera del mandamás venezolano alienta también las expectativas de quienes encuentran con él algunas afinidades ideológicas.

Tanto la visita de Bush por estos lares, como la salida al cruce de Chávez desde Argentina, son más que sugestivas para localizar en dónde están las razones de los conflictos latentes y los factores e instrumentos de poder.

Bush no nos visitó para disfrutar de la belleza de Anchorena ni de los sabores de nuestra parrilla. Tampoco vino porque "ya que estamos aprovechemos la invitación": Posiblemente si el Presidente de EE.UU. siente afecto por Uruguay, se deba a que el ex Presidente Jorge Batlle -el primero que lo visitó- lo haya conquistado por su cultura, su simpatía, su dominio del idioma inglés, y superando además un estado de ánimo muy especial pues fue en las puertas mismas de la Casa Blanca que le llegó la noticia de la aparición de aftosa en el país. Pero en realidad y fundamentalmente, Uruguay puede ser un aliado estratégico muy importante dentro del Mercosur. Sin duda que la visita más importante de Bush fue la que hizo a Brasil en donde se formalizó un acuerdo que se considera histórico sobre el uso del biocombustible -el etanol- como alternativa del petróleo. Lula, que sabe en dónde pisa y con quién trata, lo consideró "un paso fundamental para la democratización energética del planeta", y Bush agregó que la dependencia del petróleo le significa a un país un grave problema de seguridad nacional, pues se pasa a su vez a depender de decisiones que toman otros.

Eso lo sintió Chávez en el hígado, y de allí su viaje a Buenos Aires en donde Kirchner, en una actitud incalificable pero obligado por su condición de menesteroso beneficiario de favores de Venezuela, le abrió las puertas de un estadio y permitió que este pichón de Duvalier armara un tinglado para continuar alborotando las masas en contra de Bush.

El conflicto está planteado entre Venezuela y Brasil. Lula considera que el acuerdo con EE.UU. "fortalecerá la democracia de la región". Y en la región estamos nosotros integrando el Mercosur y produciendo etanol.

En medio del desastre o de la ausencia de una política exterior definida de este gobierno uruguayo, hay dos decisiones imperdonables que lastimaron gravemente al país: aceptar el ingreso de Venezuela al Mercosur, y dejar pasar la oportunidad del Tratado de Libre Comercio.

Pero en una de esas, Brasil, hasta ahora indiferente a todos nuestros problemas y a la violación del Tratado de Asunción por Argentina, se juega ahora una carta a favor de la democracia. Su gobierno tiene esa condición. Del otro, al que tiene que enfrentar -y derrotar- no se puede decir lo mismo.

La confrontación ideológica en lo político es lo que impulsa el conflicto. Pero el instrumento que fortalece a Chávez es el petróleo. Que el biocombustible salga a competirle en el mercado y el precio del barril se equilibre es lo que lo desespera.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog