LA VERDAD nos unirá

Por Venezuela Real - 18 de Marzo, 2007, 15:28, Categoría: Política Nacional

Julio César Arreaza B
Diario 2001
Marzo 2007

Manifiesto mi total apoyo a la propuesta formulada por el demócrata Carlos Blanco, de integrar una Comisión de la Verdad, a objeto de resolver el más grave dilema que divide hoy a la oposición: clarificar lo ocurrido el 3D. Determinar si Chávez ganó, según las cifras difundidas por el CNE, o si se produjo un descomunal fraude, montado por el régimen, para perpetuar a Chávez en el poder. Al establecerse la verdad de lo sucedido, se darían las condiciones para un reencuentro del pueblo opositor y la construcción de una visión compartida que permita la adopción de estrategias acertadas, retomando con bríos las luchas democráticas. El punto es que la Venezuela liderada por el régimen nefasto se ha convertido en el reino de la mentira y hay que ponerle punto final a este exabrupto. No le tengamos miedo a la verdad,  como bien dice Helder Cámara.... porque por dura que pueda parecernos y por hondo que nos hiera, sigue siendo auténtica. Nacimos para ella, salgamos a su encuentro, dialoguemos con ella, amémosla que no hay mejor amiga, ni mejor compañera....

Con todo el agua que ha corrido bajo el puente durante estos largos ocho años, tenemos suficientemente claro que el régimen mantiene un férreo control del sistema electoral, a los fines de perpetuarse en el poder y a la vez proyectar un barniz democrático en el exterior. La actual conformación del CNE impide verificar la libre expresión de la voluntad popular. Hasta tanto no dispongamos del derecho a decidir con transparencia quienes son nuestras autoridades, careceremos de gobernantes legítimos que respeten las instituciones y los derechos de la persona.

La verdad es que comienza a bullir la inconformidad estudiantil y vemos la movilización conjunta de las Universidades en respaldo del asilo solicitado por Nixon Moreno, quien es un perseguido político más del gobierno. Su integridad, resguardo y vida no están garantizados, ya que ha sido sentenciado con anticipación, sin el debido proceso, por el ejecutivo nacional que influye sobre el poder judicial.

Al mismo tiempo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos acaba de reconocer las restricciones a la libertad de expresión en Venezuela, así como la existencia de un ambiente hostil para el libre ejercicio de la participación política disidente y para la actividad de monitoreo de organizaciones de derechos humanos y la impunidad en casos relacionados con violaciones de esos mismos derechos. Manifiesta su preocupación por la "la falta de independencia de los poderes del Estado y la creciente concentración de poder en el Ejecutivo Nacional". Llama la atención sobre la negativa del gobierno, ya son cuatro años, de autorizar la visita al país de su relator. El objetivo es comprobar las crecientes denuncias sobre "un deterioro paulatino del Estado de derecho".

Pareciera que el régimen temiera que el relator de los derechos humanos, encuentre evidencias de las reclamaciones contra el Estado, relativas a ajusticiamientos, persecuciones políticas, detenciones arbitrarias y violación de los derechos humanos. Si el régimen continua con esta postura de obstaculizar el conocimiento de la verdad, se le caerá la frágil hoja de parra legal que lo cubre frente a la comunidad internacional.

Increíblemente la gestión de este largo gobierno no ha podido ser más desastrosa, en medio de la más espectacular y duradera bonanza petrolera.

Las exportaciones no petroleras representaron el 31,22% del total de las  exportaciones venezolanas en 1998, mientras que en el año 2006 pasaron a representar sólo el 10,38%. El sector exportador no petrolero no ha aumentado, a pesar del incremento del PIB en un 10,3% durante el 2006, de un 9,4% en el 2005 y un 17,9% en el 2004. Por el contrario, las exportaciones petroleras pasaron del 67,8% del total de exportaciones de nuestro país en 1998, a un 89,62 % en el 2006 (este último año, de 65.210 millones de dólares de exportaciones, 58.438 millones correspondieron al petróleo). Hoy resultamos más dependientes de la producción petrolera. El chorro petrolero financia el alocado gasto público que de 20% del PIB en 1999 pasó a un 40% en el 2006.

Ese descontrolado gasto público no se ha destinado a la diversificación de la economía nacional, más bien el parque industrial se ha reducido a la mitad, sino a una economía de puertos, de importación, en el 2006 las importaciones alcanzaron 30.000 millones de dólares.
La verdad es el camino hacia la libertad.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog