Obsesión indefinida

Por Venezuela Real - 19 de Marzo, 2007, 21:17, Categoría: Cultura e Ideas

ÓSCAR LUCIEN
EL NACIONAL
16 de Marzo de 2007   


Para nadie es un secreto que detrás del proyecto de reforma constitucional que se elabora a puertas cerradas en el edificio de la inhabilitada Asamblea Nacional, se esconde la obsesión del teniente coronel Chávez de perpetuarse "en Palacio". Cláusula de confidencialidad de por medio, centelleante perla en un gobierno que se autoproclama como participativo y protagónico, los diputados cesantes sólo parecen disponer de tiempo para preparar el texto legal (sic), que servirá de parapeto para la propuesta de reelección indefinida del presidente de la República.

"Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente", advertía Simón Bolívar en Angostura. Y la obsesión de Chávez, efectivamente, produce pánico. Recordemos que cuando Chávez fue electo en 1998, el periodo presidencial era de cinco años. A pesar de no estar previsto en la Constitución, el recién estrenado presidente impuso su proyecto de Asamblea Constituyente y en la nueva Constitución aprobada en agosto de 2000 no sólo extiende el periodo a seis años, sino que introduce la reelección inmediata. O sea, llegando pasó por go y cobró 200.

Luego, a punto de expirar su primer periodo, previo a algunos escarceos de parlamentarios que asoman la idea de la factibilidad de un cambio constitucional que permita la reelección indefinida, la obsesión de Chávez se hace presente, nuevamente, en amenaza: si a la oposición se le ocurre no participar en el proceso electoral de diciembre de 2006, convocaré un referendo para mi reelección indefinida, reta, enérgico, el jefe del Estado.

A pesar del ventajismo presidencial, la oposición concurrió al acto electoral. Pero el Presidente, ahora sin ninguna excusa ni pretexto, y luego de ocho años de gobierno, no cesa en su obsesión. Su nuevo mandato se inicia con el empeño en una reforma constitucional que por donde quiera que se vea sólo apunta a introducir la reelección indefinida. ¿Acaso no era ésta la mejor Constitución del planeta? ¿Cómo es posible que en apenas seis años haya dejado de tener vigencia? ¿Por qué la reforma se promueve a espaldas de la ciudadanía? Con excepción del delicado asunto de la reelección indefinida, hasta el momento los ciudadanos desconocemos otro alcance de la susodicha reforma. Paradójicamente, y a contracorriente de esta obsesión de Chávez de perpetuarse en el poder, dos líderes políticos, dos gobernantes de países democráticos, en Europa y en América Latina, han desistido de la posibilidad de una tercera postulación para mantenerse en la Presidencia. En Francia, el presidente Chirac, interpretando el sentimiento generalizado de los franceses de que su país debe actuar en sintonía con la mayoría de las democracias occidentales -que consideran que la duración "natural" de un gobernante al frente de la jefatura del Estado no debe sobrepasar dos mandatos-, acaba de anunciar su renuncia a postularse a una tercera elección. Cuando termine su mandato el próximo mes de mayo, Chirac habrá pasado 12 años al frente de la jefatura del Estado.

En nuestro continente, el presidente Lula, también en el ejercicio de su segundo mandato, ha negado la intención de presentarse para un tercer periodo, señalando incluso que insistir en esa posibilidad sería jugar con la democracia. "No existe esa hipótesis. Eso sería jugar con la democracia. Acato la legislación. Fui electo y reelegido de acuerdo con la Constitución".

Cuando finalice este periodo Lula habrá pasado 8 años al frente del gobierno. En Venezuela, cuando Chávez culmine el actual, su segundo periodo, habrá pasado 14 años como jefe de Estado, uno de los periodos presidenciales más largos de la historia republicana.

La revolución bolivariana (sic) que tanto uso y abuso hace del pensamiento del Libertador a conveniencia del jefe del Estado debe reflexionar sobre lo pernicioso de la reelección: la asfixia a las nuevas generaciones, el atentado a la alternabilidad que consagra la Constitución, la permisividad frente al abuso de poder. El mismo Chávez lo dice y repite a cada rato: "Esta revolución no es un hombre sino un proyecto. Yo no soy sino una paja...." En beneficio de la profundización de la democracia y con el compromiso de promover los espacios para la reconciliación de los venezolanos, sean consecuentes con el pensamiento de Simón Bolívar que tanto invocan: "La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía".
 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog