Las reformas secretas

Por Venezuela Real - 20 de Marzo, 2007, 13:16, Categoría: Política Nacional

SIMÓN ALBERTO CONSALVI
EL NACIONAL
04 de marzo de 2007

Lo que el país conoce sobre los proyectos de reforma de la Constitución de 1999 que se adelantan desde Miraflores es verdaderamente impresionante: nadie sabe nada.

Se sabe, sí, que todo lo que ha de venir se mantiene bajo siete llaves, es un gran secreto de Estado. Por si fuera poco, ciertos estrategas del gobierno bolivariano, revolucionario y socialista ya hablan, incluso, de la fecha en que se supone (o suponen ellos) se debe llevar a cabo el referéndum mediante el cual "el pueblo aprobará las reformas". Nada más ideal en política que un camino despejado.

Para que el pueblo apruebe las reformas quizás convenga mantenerlo en Babia hasta la hora cero. Nos queda, pues, un recurso: el arte de la adivinación, de imaginar por dónde vienen las reformas, cuál será el radicalismo de los cambios y hacia dónde nos han de llevar, qué clase de sistema político será establecido y, cuáles, por último, los espacios que el estado petrolero y todopoderoso le dejará a la sociedad civil, si es que le dejará alguno como expresión de benevolencia y de generosidad.

Sobre la profundidad de las reformas o sobre el radicalismo que se promete, el doctor Juan Carlos Rey hizo advertencias difíciles de evadir. Una de las reformas in pectore, quizás la que mueve todas las otras, tiene que ver con la reelección indefinida del presidente. Rey dijo en El Nacional del 25 de noviembre de 2006: "La reelección indefinida sólo pude ser aprobada en una ANC, porque el texto constitucional establece la alternabilidad en el ejercicio del poder". La razón, sostiene Rey, es que no se pueden alterar los principios fundamentales de la Constitución.

No se requiere ser ni militante político, ni analista u observador comprometido para tener un interés vital en torno a las reformas del texto constitucional. Ningún ciudadano puede permanecer indiferente ante cuestiones que definirán el país al cual pertenece y le pertenece, donde transcurre su vida, en el cual trabaja y crea, y vela por su familia, por su bienestar, por sus derechos civiles y políticos. El país, en fin, en donde ha vivido en libertad y en democracia, y no tiene otro.

No pocos consideran que circunstancias como estas no tuvieron precedentes. Quizás valga la pena consultar papeles viejos, de los años 50. Una situación similar se conoció entonces, la Asamblea Constituyente de 1953. No hubo diálogo, nadie se enteró de nada.

Todo vino de Miraflores. La propia Asamblea fue producto de uno de los más grandes fraudes de la historia venezolana, el del 30 de noviembre de 1952. Como entonces se dijo: "El mago Houdine suplantó al Consejo Electoral", cuyos miembros (independientes) tuvieron que asilarse o esconderse. Una historia olvidada.

Aquella Constituyente fue una de las más "originales" que se tenga memoria: aprobó contra reloj una Constitución, le cambió el nombre a la República, senadores y diputados escogidos a dedo se trasfirieron a sí mismos al Congreso, eligieron al general Pérez Jiménez presidente, a la Corte Suprema de Justicia, al Contralor, al Fiscal, a diputados a las Asambleas Legislativas y a los concejos municipales. Una eficacia admirable. Un vejamen al país.

La revista Time (16 de abril de 1953), escribió: "Los venezolanos se enteraron una noche de la semana pasada de que su país tendría pronto: 1) un nuevo Congreso, 2) una nueva Corte de Justicia, 3) una colección completamente nueva de legislaturas estadales y municipales, 4) una nueva Constitución, y 5) el mismo "hombre fuerte" de antes por un período de 5 años. Los votantes no tendrían que preocuparse de elegir a sus funcionarios.

Todo el equipo será escogido en los próximos 9 días por la Asamblea Constituyente". Tan "originales" constituyentistas, no obstante, pifiaron, porque pudieron elegir a Pérez Jiménez "presidente vitalicio", aunque debemos reconocer que tal previsión no basta para que las dictaduras duren toda la vida. Siempre Dios tiene algo que decir. Después de tantos fiascos, de tanto camino andado y de tantas expectativas creadas, del ejercicio consistente de la alternabilidad y del pluralismo durante medio siglo, ¿cómo se le puede pedir a los venezolanos que se resignen y sean indiferentes frente a algo que no sólo les cambiará la vida sino que, probablemente, les impida desarrollar sus proyectos individuales como siempre quisieron? Se trata de algo extremadamente importante para la Nación y para cada uno de sus habitantes. Tan sustancial que afectará nuestro presente y nuestro futuro; por tanto, es más que razonable que todo el país esté en ascuas, a la espera de las sorpresas que ese "secreto de Estado" nos pueda deparar cuando ya sea tarde.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog