Ni por tierra ni por aire

Por Venezuela Real - 21 de Marzo, 2007, 13:12, Categoría: Economía

VenEconomía Opina
20 de marzo de 2007

En enero le tocó el turno al sector automotriz venezolano, en especial a las ensambladoras y las empresas de autopartes, de sufrir los embates de la política de control de cambios que cercaba su acceso a los dólares de Cadivi. Ahora, le toca al sector de transporte aéreo, ser presa de la burocracia generada en torno a la obtención del Certificado de No Producción Nacional (CNPN).

La Cámara de Empresas Venezolanas de Transporte Aéreo (Ceveta), ha solicitado inútilmente al Ministerio de Industria y Comercio (MILCO), que incorpore unos 600 ítems a la lista de componentes que no requieren Certificados de NO Producción Nacional, a fin de tener prioridad en la obtención de divisas. Pero hasta ahora el MILCO no ha dicho ni esta boca es mía. Los retardos en la obtención del CNPN, afectarían a este sector más que otros, debido a que 70% de los costos del sector aeronáutico serían pagados en dólares).

Este silencio y la crisis creciente del sector impulsó a los representantes de las aerolíneas, exceptuando a la estatal Conviasa, a advertir la semana pasada a la Comisión de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional, que de persistir los retardos en el otorgamiento de las divisas, las aerolíneas se verían precisadas a detener sus operaciones. Indicaron que no pueden seguir absorbiendo el costo de tener que recurrir al mercado paralelo para pagar los compromisos adquiridos en el exterior, mientras las divisas oficiales tardan entre tres y cuatro meses en llegar.

Adicionalmente, las líneas están afectadas por la camisa de fuerza de una regulación de las tarifas que no ha sido revisada desde 2005. En el ínterin han tenido que absorber 25% de incremento salarial, una inflación de 26%, aumentos en la unidad tributaria y más recientemente, la amenaza de un alza en el precio del combustible que ronda el 50%.

Aeropostal, Avior y Rutaca son tres de las líneas más afectadas por la actual situación. Al extremo que Aeropostal ha tenido que eliminar 1.000 puestos de trabajo, devolver ocho aviones MD que habían sido adquiridos recientemente, amén de que tiene 15 naves paradas y sólo ocho en operación, lo que la ha obligado a suspender la cobertura de una ruta tan demandada como lo es la de San Antonio del Táchira. Por su parte Avior, redujo 50% de su flota de seis naves, a la vez que tiene aviones parados por falta de repuestos. Además de que ha bajado su nómina a 800 trabajadores, de los 1.200 que venían laborando en la línea, y ha suspendido las rutas a Canaima, Barquisimeto, Acarigua y San Fernando de Apure.

Mientras tanto, las autoridades ni oyen, ni miran, ni hablan, lo que ha dejado a su suerte no sólo a los empresarios del sector que luchan por sobrevivir sin afectar la calidad del servicio y la seguridad de las aeronaves, sino también a los miles de viajeros que cada día se ven afectados por suspensiones y retrasos de vuelos.

Lo insólito es que en un país con ingentes recursos de los petrodólares ni por aire ni por tierra los venezolanos podrán aventurarse a transitar por su país..






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog