Las ollas de Granier

Por Venezuela Real - 22 de Marzo, 2007, 10:51, Categoría: Historia Oficial

MARIO VILLEGAS
El Mundo
21 de Marzo de 2007

Eran las ocho de la noche. Un eufórico paisano saca su sartén y comienza a golpearlo fuertemente. Desde otros edificios, escasos vecinos se suman al concierto con sus ollas y cucharas, aunque carentes de entusiasmo. En otros tiempos y por otras razones, La Campiña habría explotado ruidosamente. Esta vez la cosa no tuvo fuerza. La gasolina les duró si acaso cinco minutos. Las ollas enmudecieron y volvieron a sus gabinetes. El desgano del vecindario ahogó tempranamente el cacerolazo a favor de Marcel Granier y Rctv.

La acción convocada para esa noche había sido favorecida por dos inesperados aderezos: el asilo de Nixon Moreno en la Nunciatura Apostólica y el absurdo allanamiento a la sede del llamado Comando Nacional de la Resistencia y de Alianza Bravo Pueblo. Ambos hechos venían al dedillo a la oposición ultrarradical, que estimó podrían ser la mecha para una extendida manifestación de protesta nacional. Pero por lo visto, la indiferencia de La Campiña fue la misma en toda Caracas y el resto del país.

De Granier se sabe que es, desde siempre, un violador de la libertad de expresión y que hoy está recibiendo del Gobierno una sobredosis de su misma medicina. De Moreno no ha quedado claro el episodio que lo involucra en el incalificable atropello a una mujer policía en Mérida. Y del Comando Nacional de la Resistencia y de ABP se sabe que postulan un extremismo bien alejado del espíritu pacifista y democrático que priva entre la mayoría de los venezolanos, chavistas y no chavistas.

¿Será por eso que el pueblo opositor, aún harto como está de Hugo Chávez y de sus caprichos, no respondió al fracasado cacerolazo?

AMACURO

En el Delta se activaron los motores, pero los de la corrupción. Qué descaro el de la gobernadora Yelitza Santaella, quien la semana pasada publicó en la prensa nacional costosos avisos a todo color, identificados con el logotipo de la Gobernación y sufragados con dineros del patrimonio público, para anunciar que el estado Delta Amacuro se integra al Partido Socialista Unido de Venezuela. Eso en la cuarta república se llamaba corrupción y, digan lo que digan, sigue siendo corrupción. Qué desgracia que los recursos nacionales sean sustraídos y dilapidados en una asquerosa danza multimillonaria montada, tristemente, en nombre del socialismo y la revolución.

TACARIGUA

En carnavales, según me escribe la señora Ana de Pérez, el gobernador del estado Miranda, Diosdado Cabello, montó un espectáculo en Higuerote, adonde llevó, entre otros grupos musicales y artistas, al famoso Gilberto Santa Rosa, a quien le habrían pagado 650 millones de bolívares. La dama se queja de que, paradójicamente, muy cerquita de allí, en Tacarigua, no hay un hospital bien dotado, alumbrado público, seguridad, fuentes de trabajo, calles asfaltadas, agua potable permanente, médicos suficientes y una ambulancia. "La autoridad inmediata que nos corresponde es Raúl Ceballos, pero él todavía no se ha dado cuenta de que es nuestro alcalde, como tampoco el gobernador Cabello, con quien se han programado varias reuniones y deja a la gente embarcada. Es total la ineficiencia de esta quinta república, que está exigiendo evitar el consumismo y son los primeros en dar el mal ejemplo. Ellos creen que somos gafos, ciegos y tontos", dice la indignada lectora.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog