Cero cero cero

Por Venezuela Real - 28 de Marzo, 2007, 15:40, Categoría: Economía

José Toro Hardy
El Universal
27 de marzo de 2007

Si no se atacan las verdaderas causas que generan la inflación...

La inflación es uno de los males más perversos que pueda afectar una economía. Fue tanto el sufrimiento humano causado por esta patología, que la inmensa mayoría de los gobiernos del mundo se han empeñado, con éxito, en combatirla. Quedan, sin embargo, algunos gobernantes que han demostrado ser incapaces de comprender la naturaleza del mal.

En materia de inflación, a la cabeza del mundo se encuentra Zimbabwe, con una tasa del orden del 1.000%. Al frente de tan desgraciada nación está un dictador sangriento que ha destruido la patria que él mismo liberó: Robert Mugabe. Inicialmente accedió al poder mediante elecciones libres y ha permanecido como único gobernante desde 1980.

Ignorando el creciente repudio internacional, Mugabe se ha afincado en el poder, haciéndose reelegir mediante fraudes electorales, represiones e intimidaciones.

En el Hemisferio Occidental el dudoso honor de encabezar la inflación en todo el continente le corresponde a Venezuela, que de paso se ubica en el grupo de los "top five", es decir, entre las cinco primeras naciones del mundo en este aspecto.

"La causa más próxima de la inflación" -afirmaba Milton Friedman, premio Nobel de Economía- "es siempre y en todas partes la misma: un incremento demasiado rápido de la cantidad de dinero en circulación con respecto a la producción".

En Venezuela esa es precisamente la causa de la inflación. Gracias a un crecimiento desbordado del gasto público, que en el 2006 se ubicó en cerca del 65%, la cantidad de dinero que circula en la economía ha crecido de manera vertiginosa, ubicándose actualmente en una cifra del orden de los 117 billones de bolívares. A su vez, el aparato productivo, intimidado por políticas económicas que no hacen otra cosa que sembrar desconfianza, ha sido incapaz de responder con aumentos en los niveles de producción.

Asombrosamente, nuestros gobernantes pretenden resolver la inflación recurriendo a procedimientos de maquillaje: la reconversión monetaria y un cambio en la metodología para medir la inflación. En otras palabras, se trata de esconder la enfermedad en lugar de curarla.

La reconversión consiste en eliminar tres ceros y cambiarle el nombre a la moneda que pasará a llamarse "bolívar fuerte". Pregonan a diestra y siniestra que las cosas valdrán "tres ceros menos". Lamentablemente no dicen que también los sueldos tendrán "tres ceros menos", con lo cual el efecto se anula y si algo producirá será un redondeo hacia arriba, no importa cuantas leyes aprueben para impedir que ocurra.

Si no se atacan las verdaderas causas que generan la inflación, me atrevo a vaticinar que ocurrirá lo mismo que ya ha ocurrido en muchos países latinoamericanos. Entraremos en ciclos interminables de cambios de moneda y eliminación de ceros. Quizás en pocos años nuestra moneda se llamará "bolivariano" y después "nuevo bolivariano" y después "bolivariano fuerte" y así sucesivamente.

Veamos la experiencia de la Argentina. En 1970 al Peso Moneda Nacional, como se llamaba la moneda del país, le quitaron 2 ceros y le cambiaron el nombre a Peso Ley. En 1983 le quitan 4 ceros más y pasó a denominarse Peso Argentino. En 1984 nuevamente le eliminan 3 ceros y le cambiaron el nombre a Austral y en 1992 una vez más le quitan 4 ceros y pasó a llamarse Peso Convertible. Un Peso Convertible de 1992 equivalía a 10 billones de pesos de los que circulaban en la Argentina en 1970 y la inflación alcanzaba a un 3.000% al año. Los gobiernos caían como barajitas.

El caso de Brasil fue similar. En 1967 a la moneda brasileña le quitan 3 ceros y le cambiaron el nombre de Cruceiro a Cruceiro Nuevo. En 1986 le vuelven a quitar 3 ceros y pasa a denominarse Cruzado. En 1989 una vez más le eliminan 3 ceros y le cambian el nombre a Nuevo Cruzado. En 1992 retoman el nombre de Cruceiro. En 1993 nuevamente eliminan 3 ceros y le cambiaron el nombre a Cruceiro Real y en 1994 la nueva moneda pasa a llamarse Real, que equivalía a 2.750 Cruceiros Reales. Un Real de 1994 representaba 27,5 billones de Cruceiros de 1967. A pesar de todos esos cambios, la inflación en Brasil superaba el 2.700% al año. Abundaron dictaduras y gobiernos militares.

La inflación surge cuando los gobiernos le quitan la autonomía a sus bancos centrales y manipulan la moneda a fin de financiar un gasto público descontrolado. Lo mismo puede ocurrir cuando manipulan las reservas internacionales que son las que respaldan el valor de una moneda. Esos son precisamente los caminos que estamos emprendiendo en Venezuela.

Dios nos agarre confesados.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog