Trapiche revolucionario

Por Venezuela Real - 30 de Marzo, 2007, 19:28, Categoría: Estado de Derecho

Gerardo Blyde
El Universal
30 de marzo de 2007


El contenido de la reforma para eternizarse en la presidencia es una bota a la medida

Los días que estamos viviendo han sido intensos en la producción de evidencias que develan hacia dónde va el proyecto revolucionario. Ante tanto poder acumulado, olvidan las formas. El sentirse dueños absolutos de la escena los hace cometer imprudencias verbales que denotan que el proyecto revolucionario busca la hegemonía del poder en manos de un solo hombre, y ya no tratan ni tan siquiera de disimularlo.

Ante la inteligente pregunta de la periodista Marvila Sánchez sobre el contenido secreto de la reforma constitucional que se cocina a escondidas, la presidenta de la AN, presidenta además de la Comisión Presidencial para la Reforma Constitucional, Cilia Flores, respondió con el mayor desparpajo que no se muestra el traje que se confecciona a la medida hasta tanto esté listo.

Quizá la diputada pueda ilustrarnos sobre trajes a la medida de muchas y muchos revolucionarios que proclaman la riqueza como perversa, aunque evidentemente no para ellos. Quizá el mismo Presidente, quien ha confesado que tiene tantos trajes en su guardarropa de "revolucionario pobre" que ni él lo sabía, todos confeccionados a su medida, pueda explicarnos esa afirmación, o quizá la expresión no requiere de ninguna explicación adicional.

Lo que no nos dijo la diputada es que probablemente no se trata de un traje propiamente dicho; el contenido de la reforma para eternizarse en la presidencia más bien debe ser una bota a la medida, aunque esta duda no se despejará del todo hasta tanto se devele el misterio. Casi con seguridad será una bota que pretenderá acabar con la alternabilidad en el poder como principio fundamental de la democracia, una bota que debe confeccionarse con mucha discreción para no generar ruidos anticipados y ello justifica el secreto de su elaboración; una bota que acabe con la no deliberancia de la Fuerza Armada; una bota que sólo será mostrada cuando esté lista para aplastar derechos y libertades ciudadanas.

Semejante analogía realizada por la diputada no hubiera podido ser más clara ni más reveladora. Ninguno de quienes nos oponemos con argumentos y por principios a la concentración de poder que Chávez tiene y que pretende incrementar lo habría dicho mejor, o, lo que es peor, aun diciendo lo mismo, no nos habría quedado tan creíble y real: la reforma constitucional que preparan es un traje a la medida de las ambiciones reeleccionistas, militaristas y hegemónicas de Chávez. Dicen los juristas: a confesión de parte, relevo de pruebas. Y esta prueba viene de la boca de la encargada de presidir el equipo que redacta la reforma "integral y profunda" de la Constitución, ¡vaya si es plena prueba!

Pocos días antes, surgió desde la Asamblea Nacional la intención de desacreditar a la Sala Constitucional que sería la única que podría constitucionalmente ponerle freno a reformas integrales y profundas de la Constitución, para impedir que el rey estrenara su traje y/o su bota a la medida. De inmediato el rey señaló que no aceptaba jueces que decidieran en contra de la revolución y del líder de la revolución (o sea, en su contra). No acepta la autonomía del Poder Judicial, manifestando así su apoyo a lo dicho y hecho por la Asamblea.

El rompecabezas está armado y ya se puede ver con claridad: la reforma será el traje a la medida del líder de la revolución que no aceptará que nadie, y sobre todo juez alguno, se oponga, se la limite o se la impida; por ello hay que sacar del juego cuanto antes a cualquiera que pudiera ser una futura amenaza para impedir o limitar esa reforma. ¿Será verdad que esos jueces son tan peligrosos y se enfrentarían a la reforma, aunque sea parcialmente?

La Sala que le ha dado a Chávez todo el piso jurídico para llegar hasta donde ha llegado, interpretando las normas constitucionales a su favor para darle más representación parlamentaria que la que los votos le darían, legalizando las morochas, o nombrando a quien luego sería su fiel Vicepresidente como Presidente de su CNE, esa misma Sala, parece ya no servirle.

Como nos recordaba por estos días un antiguo diputado, alguna vez le advertimos a Luis Velásquez Alvaray (cuando en sesiones interminables discutíamos la Ley del TSJ), que terminaría siendo víctima de la inconstitucional suspensión de magistrados que defendió con tanta pasión en la Asamblea. Y lo fue. Probablemente quienes declararon constitucional esa misma Ley, terminarán ahora siendo sancionados con ese mismo mecanismo de suspensión.

Ciertamente la reforma será un traje a la medida de su líder, pero no es menos cierto que esta revolución es un inmenso trapiche que termina moliendo a sus más fieles servidores mientras avanza. Esa supuesta fortaleza que ahora exhibe con arrogancia, será más tarde su propia destrucción.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog