¿Socialismo del siglo XXI?

Por Venezuela Real - 31 de Marzo, 2007, 14:31, Categoría: Cultura e Ideas

Elías Pino Iturrieta
El Universal
31 de marzo de 2007

No queda más remedio que seguir esperando una definición sobre el milagro de nuestros días

El inventor del Socialismo del Siglo XXI no ha revelado su fórmula. Se pudiera pensar que no ha registrado la marca en la oficina de patentes para que nadie se adelante en la ejecución de la panacea, si de veras existiera una legión de políticos dispuestos a insistir en unos planes que sólo han generado lágrimas en el mundo. O tal vez la mirada puesta en el fracaso de anteriores experimentos de la misma laya lo haya llevado a proponernos una revelación en cómodas cuotas, mientras le cae una renuente locha que da vueltas en el aire sin el peso suficiente para golpear la cabeza de quien la echó a rodar. Estas son horas en las cuales se ha dilapidado el erario en la publicidad de una redención sin explicaciones, y en la proclamación de una reforma constitucional sin un fundamento que no provenga de unas nebulosas susceptibles de toda sospecha. El teniente coronel nos vende la idea acerca del desarrollo de un debate sobre sus propuestas en torno a un flamante modo de vivir, pero el contraste de pareceres sólo puede llevarse a cabo cuando existe materia sobre la cual discutir. Un debate en torno al socialismo venezolano del siglo XXI sólo puede florecer en la parcela de las adivinanzas, aunque también en la observación de lo que su promotor ha hecho en favor de sus gobernados.

Según sus animadores, el socialismo de los siglos XIX y XX partió del enaltecimiento de los seres humanos. Tanto en los falansterios y las agrupaciones mutuales del inicio de la revolución industrial como en los regímenes que logran implantación luego del derrumbamiento del zarismo en Rusia, se dijo que su advenimiento tenía el propósito de hacer trizas la cadena de oprobios que convirtieron a las personas sencillas en víctimas de unos verdugos tan antiguos como el desarrollo del absolutismo y el capitalismo. La historia da cuenta no sólo de cómo fallaron en su meta, sino también del crecimiento de las situaciones monstruosas contra las cuales supuestamente se levantaron. De allí que el teniente coronel haga una maroma que le permite saltar sobre los experimentos fracasados, para poner énfasis en el hecho de que el movimiento del almanaque desembocará necesariamente en unos resultados diversos. Apenas habla del siglo XXI sin referir los oscuros antecedentes, como si la sola evolución del almanaque pudiera generar situaciones superiores cuando la cabeza no alberga un pensamiento coherente o algo que se le parezca. No queda más remedio, entonces, para saber lo que tiene en mientes, que pasar revista a lo que ha hecho por el género humano que pretende redimir.

Pero la revista sería ardua, si consideramos el crecimiento de situaciones escandalosas de inequidad desde el advenimiento de la "revolución" bolivariana. ¿Aparte de desembuchar palabras en torrente, se ha hecho de veras algo susceptible de consideración por la dignidad y por el acomodo material de los venezolanos? Las recientes manifestaciones sucedidas en todo el país debido a la falta de viviendas ofrecen una respuesta contundente, pero también el calvario de los niños pobres pidiendo socorro en las avenidas y durmiendo bajo los puentes, la proliferación de escenas monstruosas en las cárceles convertidas en pavorosas pocilgas, el desmantelamiento de los hospitales y el rutinario desfile de cadáveres procedentes de todos los estratos sociales, como producto de la violencia convertida en compañera de viaje. Al lúgubre inventario se agregan ahora los testimonios sobre la proliferación de pornografía juvenil, como si al fundador del nuevo socialismo no le importara el cuidado de quienes supuestamente lo disfrutarán cuando sean mayores.

Evidencias excesivas de iniquidad que se interponen en el camino de quien anuncia su decisión de llevarnos al paraíso. Como forman una empinada montaña que no puede subir con el fardo de su proposición, escarba en Jesús y en Bolívar la raíz de su proyecto. Sin embargo, ni el Nuevo Testamento ni el Discurso de Angostura pueden sostener lo que carece de apoyo intrínseco. Ni la divinidad universal ni la paternidad republicana hicieron sus portentos para la fundación del edén proletario, mucho menos para dotar de argumentos a quien no tiene lugar para recibirlos. ¿Socialismo de procedencia hebrea contra el imperio romano, socialismo de orígenes mantuanos contra la monarquía española? ¿Sabiduría procedente del cielo o de las guerras de Independencia? El disparate propiamente dicho. En consecuencia, no queda más remedio que seguir esperando una definición sobre el milagro nacional de nuestros días. Un milagro, sin duda, debido a que produciría el único debate digno de tal nombre que generan las inhabituales ideas del teniente coronel.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog