Ley seca

Por Venezuela Real - 1 de Abril, 2007, 11:30, Categoría: Dimensión Social

Luz Mely Reyes
Ultimas Noticias
01 de Abril de 2007
 

Tengo la impresión de que uno de los pocos funcionarios realmente comprometido con su trabajo es el coronel Antonio Rivero, jefe de Protección Civil.

Lo digo con un sustico, no vaya a ser que la alabanza sea causal de su despido, dado que el sistema de recompensa del Gobierno suele ser inversamente proporcional a la capacidad del funcionario: mientras peor es su desempeño más chance tiene de continuar metiendo la pata.

Estoy segura de que fue él quien convenció a sus compañeros de gabinete de darle seriedad al asunto de la prevención. Cada vez que los venezolanos estamos fiesteando, el coronel sale reportando cómo nos estamos matando ya no por la delincuencia que tiene su buena cuota, sino por esa especie de suicidio colectivo que son los accidentes de tránsito.

Lo que no me cabe mucho en la cabeza es la forma como se anunció la ley seca para este asueto santo, y allí me parece que una decisión de ese rigor no se corresponde con lo que hemos visto del coronel. Aunque todos coinciden en señalar que la principal causa de muchos accidentes de tránsito es la ingesta de bebidas alcohólicas, hay otros elementos que inciden, entre ellos están el mal estado de las vías, la falta de señalización y la ausencia de iluminación. Son comunes los cráteres en el pavimento, las fallas de borde, la ausencia de "ojos de gato". Hay que sumarle los locos del volante que no respetan ninguna norma y manejan a exceso de velocidad, así como la ausencia de vigilancia -no de funcionarios. Son muchos los factores que producen esa catajarra de titulares de prensa, velorios y sobrevivientes discapacitados.

Es un contrasentido que se permita cotidianamente el expendio de bebidas alcohólicas en las estaciones de servicio. Ni hablar de los buhoneros de la caña. En las inmensas colas que se arman en Caracas es posible ver a más de un vendedor ambulante ofreciendo cerveza en plena vía pública; sin olvidar que en cualquier esquina, y a cualquier hora las licorerías violan disposiciones legales y las autoridades, muy bien gracias.

Aunque básicamente estoy de acuerdo con la restricción, comparto el criterio de que esta tampoco es la solución.

Bueno es cilantro, pero no tanto. Hay una línea muy delgada entre el papel del Estado para salvaguardar a la ciudadanía y la violación de libertades individuales. Aquellos que no manejan o que tal vez ni siquiera van a agarrar carretera se ven impedidos de tomar socialmente. Más que ley seca, esta es una suerte de toque de queda. Que se sepa caminar ebrio todavía no es un delito.

¡Gracias! He recibido manifestaciones de respaldo por los trabajos que ha publicado la unidad de investigación de ÚN sobre el llamado proyecto iraní, devenido en caso Minep y por la carta de la que hice mención la semana pasada. Agradezco a mis colegas sus palabras y a los lectores que nos han enviado correos alentadores. Una muestra: "Ojalá sigan en esa actitud que le hace bien al país, y aunque Chávez no lo crea, a su gobierno también". Rafael.

"Estimada Luz, ante todo un saludo y apoyo tu trabajo, pese a esa carta intimidatoria enviada por tan funesto Ministro (Soy chavista, pero no sé si ellos me consideran así)". Henry.

"Soy un joven con ideales de izquierda, pero eso no quiere decir que tengo que decir amén a todo lo que hace el Gobierno... Las denuncias y las críticas que hace el diario a mí parecer siempre son acertadas". Raúl.


Más que ley seca esta es una suerte de toque de queda. Que se sepa caminar ebrio no es delito






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog