Código PoliciaI: ¡Agarrar la sartén!

Por Venezuela Real - 9 de Abril, 2007, 15:13, Categoría: Seguridad/Inseguridad

Willmer Poleo Zerpa
Ultimas Noticias
09 de abril de 2007

El pasado 29 de marzo se armó en Fila de Mariches la mamá de las confusiones y policías del Cicpc y de la PM se cayeron a plomo entre sí, con saldo de 7 funcionarios heridos. Pese a la gravedad del asunto, ninguna autoridad ha asumido la responsabilidad de aclarar ante la opinión pública qué fue lo que realmente ocurrió.

Y peor aún es que ni la Fiscalía ni el Tribunal de la causa hayan solicitado la intervención de un tercer organismo policial (Disip o la GN) para llevar a cabo las investigaciones, por lo que fue el Cicpc quien "investigó".

Veamos: lo primero que se dijo es que unos agentes de la PM secuestraron al dueño de una licorería y cuando el hermano de la víctima llevaba el dinero del rescate intervino el Cicpc, que investigaba el plagio y ocurrió la balacera.

Luego se dijo exactamente lo contrario, es decir que los del Cicpc eran los plagiarios y los de la PM le frustraron el guiso. Ahora surge una tercera versión, más grave, que apunta a que unos y otros pertenecen a una banda de hampones que brindan protección a grupos de narcotraficantes y secuestradores que operan en Caracas. Se dijo que el secuestrado era el dueño de la licorería, pero después se informó (siempre extraoficial) que el dueño de este negocio era uno de los plagiarios y que al secuestrado lo tenían en un camión de su propiedad. Lo cierto es que el enredo es mayúsculo. Es grave, gravísimo, que quienes están delinquiendo, cada vez con mayor saña e impunidad, sean quienes tienen la responsabilidad de cuidar de nuestros bienes y de nuestra seguridad. Pero más grave, gravísimo, es que a ninguna autoridad le preocupe el hecho y pretendan que este tipo de acciones criminales formen parte de nuestra cotidianidad y los ciudadanos la asumamos como tal. El ex vicepresidente de la República, José Vicente Rangel, tiene razón: el Presidente de la República debe tomar la sartén por el mango y asumir personalmente el problema de la inseguridad que, vista las cosas, es asumir también la depuración de las policías.

Siembras.

"Lo que dijeron las autoridades sobre mí es mentira. No soy un pervertido sexual", aseguró el taxista José Rincón (30), tras recobrar su libertad, tras haber sido denunciado por una mujer de violar a su hija de 14 años. Veamos, la mujer fue a la policía y denunció al taxista. Los uniformados se conformaron con su versión y sin investigar, sin pruebas ni testigos, fueron y agarraron al hombre, se lo llevaron al comando, le dieron una tanda de palos y lo encerraron en un calabozo. No hubo un fiscal que velara por el debido proceso o fustigara la detención ilegal (no hubo flagrancia). El hombre estuvo todo un día en el retén de El Marite (Zul), hasta que la mujer fue a la policía y retiró la denuncia. El hombre fue liberado, pero su honor quedó mancillado, la justicia rayada. Es responsabilidad de la Fiscalía velar porque las arbitrariedades o las tristemente famosas "siembras" de los policías no cristalicen.


Hampómetro.

Paula nos reporta que hay una alcabala de la PM en la avenida principal de Las Palmas, entre la Libertador y el Colegio Coromotano. Si algún conductor presenta problemas con su documentación (licencia o certificado médico vencido), les piden dinero a cambio (matraca), so pena de aplicarles multas cuantiosas. Si la persona no tiene plata, los acompañan a un telecajero del Venezuela, que queda cerca, sin importarles que los vean vecinos o transeúntes.


 "y pretendan que este tipo de acciones criminales formen parte de nuestra cotidianidad..."










TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog