GOBIERNO ASPIRA A CONVERTIR ESTE AÑO 50.000 UNIDADES A GAS NATURAL

Por Venezuela Real - 9 de Abril, 2007, 16:45, Categoría: Petróleo/Energía

JESÚS HURTADO
El Mundo
09 de Abril de 2007

• El Proyecto GNV depende de la aceptación de los usuarios
• Experiencia pasada fue mala en potencia del carro y costo del cambio

Caracas. Una década después que la administración de Rafael Caldera renunciara a la masificación del Gas Natural para Vehículos (GNV), el gobierno de Hugo Chávez revive este proyecto como una de las alternativas más seguras para reducir la dependencia del petróleo y consolidar la llamada Revolución Energética.

El ambicioso programa estima que en una primera etapa (2007 - 2009) la nación podrá ahorrarse hasta 53.000 barriles diarios de petróleo tras convertir a poco más de un millón de vehículos a gas natural, lo que representaría ingresos extraordinarios por el orden de 1.200 millones de dólares anuales por la venta de ese crudo adicional en el mercado internacional.

Pero ¿podrá este nuevo proyecto superar las dificultades que dieron al traste con el ambicioso plan del último gobierno de la cuarta república? Para el Ministro de Energía y Petróleo Rafael Ramírez, la experiencia previa estuvo muy desarticulada como política pública, por lo que este nuevo proyecto será conducido de manera distinta.

El primer paso ha sido la asignación de una partida que este año alcanza los 478 millardos de bolívares "para el desarrollo de la infraestructura en el mercado interno", según señaló recientemente Ramírez, y que involucra el rescate y adecuación de la red de distribución, así como la introducción de los primeros vehículos a gas.

PUNTO DE ENCUENTRO

Es aquí donde el viejo y el nuevo proyecto comienzan a tocarse.

Cuando en 1990 se inauguró la primera estación de servicio con surtidor de gas natural, el gobierno aseguró que en un plazo no mayor de cinco años la red abarcaría todo el territorio nacional con unos 250 puntos de venta. En 1997 apenas existían 148 surtidores -la mayoría en la zona central del país- lo que creaba una seria dificultad para los conductores que no podían recargar combustible más allá de las grandes ciudades.

Sin embargo, el Minep asegura que todo esto será subsanado. Además de acondicionar las estaciones existentes, se prevé la instalación de otras 130 en un lapso de dos años, además de la creación de unas 130 cooperativas o empresas de producción social (EPS) que se encargarán del mantenimiento de dichas estaciones, así como de la fabricación y mantenimiento de los equipos a gas.

De hecho, un acuerdo recientemente firmado con el gobierno de Argentina estipula la importación de las primeras mil unidades de transporte público equipados con motor a gas, al tiempo que sienta las bases para la creación de una industria para el ensamblaje de vehículos y propulsores que utilizan este carburante.

¿La meta? Según el ministro Ramírez, el plan apunta a que para este mismo año existan en el país unos 50.000 autos a gas, un objetivo más que ambicioso si se toma en cuenta que el pasado proyecto contemplaba la conversión de entre 60 y 80 mil unidades en un lapso de cinco años.

TRANSPORTISTAS RETICENTES

La otra gran dificultad que tendrá que superar el programa GNV tiene que ver directamente con su aceptación, especialmente entre los dueños de vehículos de transporte público y taxistas, en virtud de la mala experiencia pasada.

Erick Zuleta, presidente de la Federación Nacional de Transporte (Fedetransporte), recuerda que en el pasado, bien por la mala calidad de los equipos y el elevado grado de compuestos azufrados del gas nacional, los transportistas que utilizaron estos dispositivos debieron asumir el costo de reemplazar los oxidados motores apenas un año después de instalado el convertidor.

"Nuestras pérdidas fueron muy grandes, no sólo por tener que pagar el millón de bolívares que costaba el equipo sino porque necesariamente tuvimos que cambiar los motores oxidados por el gas", comenta Zuleta.

Para el Minep esto no será problema. En principio porque se prevé incorporar sólo motores que funcionen a gas (sin la dualidad gas-gasolina), además de que el gobierno asumirá por completo el costo de instalación de los sistemas de conversión.

No obstante, para los transportistas la situación supera el mero hecho del subsidio. Dado que el bajo octanaje del gas reduce hasta en 30% la potencia de los motores, las unidades que utilizan este combustible ven disminuida su capacidad de respuesta durante recorridos tanto urbanos como extraurbanos lo que, evidentemente, repercute en una menor rentabilidad del negocio.

Es aquí donde las palabras de Zuleta, líder de una organización que agrupa a 120.000 profesionales del volante, resultan más que comprensibles: "el proyecto fracasó en el pasado y no hay garantía de éxito con el nuevo plan. La práctica demostró que el gas natural no sirve, por lo que lo vamos a rechazar".

Como corolario de este complejo tema, en un país petrolero como Venezuela es muy poco probable que el gas natural llegue a ser realmente atractivo. "Por mucho que aumenten la gasolina, ésta seguirá siendo muy económica, mas aún si se toma en cuenta la poca potencia que el gas proporciona al motor", afirma Zuleta.

En definitiva, la tarea del gobierno por lograr su meta de convertir en cinco años un tercio del parque automotor (1.3 millones de autos) a gas natural, presenta no pocas dificultades, más en una nación donde un litro de gasolina es casi 50 veces más barato que un litro de una bebida gaseosa






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog