El que mucho abarca poco aprieta

Por Venezuela Real - 12 de Abril, 2007, 19:58, Categoría: Política Nacional

SALVATORE LO MÓNACO
El Mundo
12 de Abril de 2007

H ay unas premisas falsas que algunos dirigentes gubernamentales exponen repetidamente. Una de ellas es que el "imperialismo" y la "clase oligárquica criolla" impulsaron el proyecto de acabar con la educación pública y con la asistencia hospitalaria y médica gratuita en Venezuela, y ahora el "Gobierno revolucionario" rescata la salud y la educación pública, así como las empresas estatales.

La verdad es más compleja. Recuerdo que en mi infancia, por allá a finales de los años 50 y principios de los 60, los grupos escolares funcionaban muy bien (Escuela Experimental Venezuela, G.E. Francisco Pimentel y otros) los liceos eran de primer orden (Andrés Bello, Fermín Toro, solo para nombrar algunos capitalinos) y la UCV, la UDO, LUZ, ULA, y otras tantas casas de estudios superiores, hoy acosadas en su presupuesto y en su autonomía, eran ejemplo en América Latina (algunas todavía lo son) y no tenían mucho que envidiar a universidades extranjeras. Las familias que querían y podían pagar una educación más conservadora o católica para sus hijos eran los que acudían a los colegios y universidades privadas.

Lo mismo ocurría con los hospitales públicos, por ejemplo el Hospital Clínico Universitario, Maternidad Concepción Palacios, Vargas y muchos otros. Las clínicas privadas eran pocas, comparadas con las públicas.

¿Qué pasó? ¿Qué los gringos, en un laboratorio sucio, planificaron la destrucción de las instituciones de servicio público? ¿O es que primaron otros factores de orden interno? El crecimiento poblacional, la distracción de recursos hacia otros menesteres no propios del Estado, el declive moral y ético de la dirección política, la falta de planificación ante los ciclos de precios petroleros, la corrupción sindical, los contratos colectivos leoninos e insostenibles, son factores que hicieron decaer la calidad de los servicios.

Así, ante una oferta pública cada vez más escasa y de baja calidad, la población tuvo que acudir a las instancias privadas que, ante una demanda creciente, fueron ocupando el lugar que dejaba el Estado.

A nadie le gusta pagar por algo que puede obtener gratis, si tiene la misma calidad y cantidad y con mayor razón si se pagan cada vez más impuestos, que no parecen retornar en beneficios a los contribuyentes.

Si se quiere construir servicios públicos "dignos", debería concentrar esfuerzos en crear una oferta atractiva en calidad y cantidad que compita con la oferta privada, en vez de perder tiempo atacarla, con regulaciones excesivas y amenazas de expropiación.

El dicho reza que "el que mucho abarca poco aprieta". Y en eso anda el gobierno, tratando de ocupar todos los espacios en función política, dilapidando miles de millones de petrodólares, con pobres resultados.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog