El caudillo en cueros

Por Venezuela Real - 13 de Abril, 2007, 13:02, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

VÍCTOR MALDONADO C.
El Mundo
13 de Abril de 2007

La arbitrariedad con la que ejerce el poder este régimen no es gratuita. Es el resultado de su divorcio progresivo con los requisitos democráticos para el ejercicio del gobierno, en razón del cual el presidente Chávez dirige al país sin ningún tipo de contrapeso que le pueda poner límites a su propia inventiva.

De hecho y de derecho estamos padeciendo una modalidad de gobierno en la que el ejercicio de autoridad no trae consigo ninguna cuota de responsabilidad política. Y a diferencia del juicio que se le siguió al presidente Pérez, ahora no hay ninguna posibilidad de valorar la pertinencia y la legalidad de la colaboración sistemática con Cuba, Bolivia y Nicaragua. Tal vez el único contrapeso que quede es la fuerza de la opinión pública, ejercida a través de los medios de comunicación social privados, pero ya sabemos que esta alternativa está naufragando en el mar picado del amedrentamiento, el miedo, la autocensura y la persecución sistemática.

Tampoco es democrático que todo el poder de disposición se concentre en la voluntad de un caudillo, que administra arbitrariamente los recursos del país y las bases de su apoyo político. Mucho menos que este poder lo utilice descaradamente en beneficio propio el líder de una revolución armada, que hostiga a la oposición, desmerita cualquier interpretación adversa, y coloca en posiciones de alto gobierno a familiares, amigos y compañeros de conjura. En este gobierno revolucionario el tono lo colocan el nepotismo, el compadrazgo y el amiguismo, que son el germen, la causa y la consecuencia de la complicidad, el encubrimiento y la corrupción. Esto tampoco es democrático, si no se controla y juzga. Tampoco lo es el triste papel que están desempeñando las instituciones y poderes públicos, sometidos y sumisos.

A cambio de despojarnos del ropaje democrático, se nos prometió una revolución honesta, eficiente, participativa y protagónica. Empero, todas esas ofertas cayeron en el saco roto del autoritarismo, de la indiferencia y de nuestra casi infinita capacidad de ajuste a situaciones que percibimos adversas en el largo plazo, pero de alguna manera provechosas en el corto.

El intento original de movilización popular se ha ido transformando en una estructura de mando totalmente vertical, donde uno manda, y el resto se supone que obedece. Esta versión de la revolución nos ha reducido al "mande usted" de los peones llaneros, o de los soldados rasos de nuestra fuerza armada. Pero esta soledad en el poder descalabra cualquier posibilidad que haya tenido este gobierno de mantenerse en el tiempo, porque el aislamiento no ilustrado del Presidente le está haciendo tomar pésimas decisiones, totalmente desprovistas de un mínimo sentido de la realidad. Tres ejemplos bastan para la demostración: el decreto de ley seca aplicado en Semana Santa, inútil, insensato, y una prueba más de que todavía hay espacios para la desobediencia civil. Ese decreto se acató, pero no se cumplió. Y para colmo, aumentaron en 38% los accidentes de tránsito. El segundo ejemplo es la lucha contra la inseguridad ciudadana y los resultados de la comisión nombrada a tales efectos: 115 homicidios en Caracas durante la Semana Santa, otro tanto en el interior del país.

Más de 300 muertes violentas en nuestras cárceles en 2006. El tercer ejemplo es la extraña modalidad de reforma constitucional, cuya comisión presidencial tuvo que firmar una cláusula de confidencialidad.

Insisto, ¿qué tiene este gobierno de participativo?









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog