Para arreglar los problemas de salud pública no hay que dañar la privada

Por Venezuela Real - 15 de Abril, 2007, 16:05, Categoría: Salud

Alfredo Fermín
EL CARABOBEÑO
15 de abril de 2007

Se debe comprobar con análisis que las clínicas especulan

Para arreglar los problemas de la salud pública no tenemos por qué dañar la salud privada, que funciona bien. Lo que se debe hacer es mejorar la pública”, afirma el destacado médico internista Carlos Rosales.

Nacido en Valencia, en 1955, Carlos Rosales es médico egresado de la Universidad de Carabobo con especialidades en Medicina Crítica, en el Centro Médico y en el Hospital Universitario de la Universidad Central de Venezuela, en Caracas, donde obtuvo el título de Magíster Scientiarum en Medicina.

Preside la C.A. Esculapio-Centro Médico “Dr. Rafael Guerra Méndez”, cargo por elección en el cual lleva siete períodos de dos años. También es presidente de la Junta Directiva de la Cámara de Centros Asistenciales para la Salud de la Región Central (Cacentro).

-¿Están cumpliendo las clínicas privadas con la responsabilidad social que les asigna el Gobierno Nacional?

-La Cámara de Clínicas Privadas del Estado Carabobo, integrada por 20 clínicas, mantiene participación directa en programas de labor social para la comunidad.

Siempre hemos colaborado con los hospitales públicos en cuanto a la realización de exámenes y procedimientos, cuando esos centros no tienen la tecnología, mediante convenios institucionales con organismos gubernamentales.

-¿A qué se debe que ahora las clínicas privadas estén llenas de gente, al igual que los hospitales públicos?
-Las clínicas están congestionadas porque están por encima de sus capacidades. Independientemente de las grandes inversiones en la adquisición de tecnología para algunos centros de salud, el Gobierno no ha logrado retomar la confianza que tuvieron los hospitales públicos.

El servicio que prestan estos hospitales se fue deteriorando, lo que hizo que la población perdiera la confianza en ellos. Por otra parte, la falla del Seguro Social llevó a que la mayoría de las empresas, para garantizar atención a sus empleados y obreros, recurriera al seguro privado. Esto ha generado un volumen de pacientes muy grande que se viene atendiendo en las clínicas, lo cual ha sobrepasado la capacidad de atención. Tenemos un déficit en la seguridad social, específicamente en la parte de salud. Eso hace que las personas busquen el seguro privado para garantizarse la atención. Ahora, ningún contrato colectivo deja por fuera el seguro de Hospitalización, Cirugía y Maternidad para garantizar la atención en las clínicas privadas.

Sin embargo, los pacientes asegurados tienen problemas, porque las compañías de seguros ponen una gran cantidad de requisitos para la admisión en las clínicas privadas.

-La Cámara de Clínicas Privadas del Estado Carabobo viene trabajando desde hace año y medio con las aseguradoras para llegar a acuerdos y establecer convenios de trabajo, con la finalidad de facilitar la atención al paciente asegurado.

No ha sido fácil, pero hemos tratado de que las aseguradoras entiendan que todos conformamos un sistema privado de salud que ha sido eficiente y que necesitamos fortalecer, evitándoles inconvenientes a los pacientes para el ingreso y el egreso.

Las aseguradoras tratan de establecer los precios y las normas. El asunto no está en quién impone, sino en que tenemos que llegar a acuerdos para que entre las aseguradoras, fondos de salud, el paciente, las clínicas y los médicos podamos hacer que este sistema sea más eficiente.

-¿La masiva concurrencia a la medicina privada evidencia que la misión Barrio Adentro fracasó?
-Los que utilizan Barrio Adentro son de una población que no tiene acceso al sistema de salud privado. Estamos completamente de acuerdo y apoyamos la inversión en los centros de salud pública. Barrio Adentro da la atención primaria, pero la secundaria y terciaria están en déficit. Aún el sistema primario no ha sido todo lo eficiente que se esperaba. Se han hecho inversiones en tecnología, pero no se ha invertido en el recurso humano capacitado para atender esos centros.

¿Es cierto que la gente ha perdido la confianza en los médicos de Barrio Adentro porque los remedios que mandan no surten efectos u ocasionan problemas de salud?
-El hecho de que sean médicos foráneos y que existan dudas acerca de su formación profesional, genera desconfianza en la población. Por otra parte, estamos acostumbrados a la prescripción de medicamentos que se adquieren en la farmacia o son donados por el médico en envases confiables, mientras que ellos prescriben medicamentos, muchas veces traídos de otros países, envueltos en papeles o sobres.

Algunos de los tratamientos no están acordes con el avance de la ciencia y los medicamentos están en desuso desde el punto de vista científico, lo cual contribuyó a generar mayor desconfianza cuando hubo reacciones indeseables. Eso puede ocurrir con cualquier tratamiento, pero la informalidad del acto médico influye mucho.

-¿Cuál es su posición y la de la cámara que usted preside ante la amenaza del presidente Hugo Chávez de privatizar o estatizar las clínicas privadas?
-Consideramos que ésa no sería la solución. El reflejo de lo que ha sido la gestión pública evidencia ineficiencia. Correríamos el riesgo de que un sistema que ha funcionado bien empezara a funcionar mal. Para arreglar los problemas de la salud pública no tenemos por qué dañar la salud privada, que funciona bien. Lo que se debe hacer es mejorar la pública, así se equilibraría la medicina privada y se igualaría la atención a todas las comunidades.

¿Temen a la regularización de precios en las clínicas privadas?
-La regulación de precios no nos afecta, porque la Cámara de Clínicas mantiene un autocontrol para regular los precios. Este año hicimos incrementos entre 10 y 15 por ciento, a pesar de que la inflación fue del 17%.

Con la regulación no habrá problemas siempre que sea de manera racional, basada en costos de inversión y costos operativos. Nadie mejor que el Gobierno -que hace inversiones en equipos- para conocer y saber el costo de la tecnología en medicina. Se habla mucho de que las clínicas especulan. Eso se debería comprobar con análisis que determinen cuánto cuesta la atención médica de alta tecnología en estos momentos.

No obstante, todo el mundo dice que en las clínicas privadas especulan, que cobran hasta por entrar.

-Los servicios de salud tenían el concepto de gratuidad cuando el Gobierno prestaba servicios eficientes. Ahora no es así. Las clínicas son empresas privadas, con un costo elevado que deben producir con los servicios prestados.

Indudablemente que antes que administradores somos médicos, por lo cual la atención en la emergencia, los primeros auxilios, siempre se presta. Pero si la persona no tiene seguro o no cuenta económicamente con qué cubrir los gastos, el paciente puede ser trasladado al hospital.

Ante las críticas tengo una frase: “No siempre lo lucrativo es ético, pero siendo ético se puede ser lucrativo”. En medicina no faltamos a la ética por el hecho de que percibamos ingresos por nuestro trabajo o nuestros servicios, porque tenemos costos. Lo importante es que no sea a nivel especulativo.

La gente tiene la impresión de que las clínicas especulan por los precios, pero los márgenes de rentabilidad son muy bajos comparativamente con empresas manufactureras. La rentabilidad de las clínicas está entre el 5 y el 10 por ciento máximo, en las que funcionan mejor. Prácticamente la rentabilidad se reinvierte en nuevos equipos de tecnología de costos muy elevados, que se ponen viejos muy rápido.

-¿Es cierto que la Clínica Guerra Méndez acondicionará uno de los quirófanos de la Ciudad Hospitalaria “Dr. Enrique Tejera”, como propone el gobernador del estado?
-Para nosotros esa información de prensa fue sorpresiva, porque con nosotros no ha habido conversaciones. En ningún momento nos hemos negado a colaborar con los organismos gubernamentales para la prestación de servicios. Pero invertir nosotros para dotar el quirófano de un hospital, a un costo muy elevado y sin garantía para el mantenimiento del servicio, no es la mejor forma de contribuir.

El Gobierno tiene la responsabilidad y cuenta con recursos para garantizar la salud del pueblo, dotando adecuadamente los hospitales. Estamos abiertos a conversar con los organismos del gobierno regional para colaborar prestando atención a la comunidad, pero en nuestras instalaciones, con nuestro personal, sobre la base de convenios que pudiéramos realizar.

-¿Cuáles son los principales proyectos que pondrá en práctica el Centro Médico Guerra Méndez?
-Vamos a ampliar las áreas que están más congestionadas: la Emergencia, que sobrepasó nuestra capacidad, y los quirófanos, además del área cardiovascular, que siempre necesita una renovación periódica, y el área de imagenología, que implica resonancias que permiten la tomografía multicorte, que son equipos sumamente costosos.

-Estamos implementando la renovación de todos los sistemas administrativos y asistenciales, lo cual permitirá las historias médicas electrónicas que facilitarán y agilizarán no sólo nuestros procedimientos internos, sino la interrelación con las aseguradoras para agilizar los procesos de ingreso y egreso de las clínicas.

60 años de medicina

El Centro Médico “Dr. Rafael Guerra Méndez” se encuentra celebrando 60 años de fundado. forma parte del patrimonio de la ciudad de Valencia. Sus orígenes se remontan al año 1938, cuando un grupo de jóvenes galenos: Fernando Guerra Méndez, Lorenzo Araujo Ecarri, Luis Correa Avila, Napoleón Malpica Guada, Pablo López Viedma, Carlos Ortega Gragirena y el bioanalista César Sánchez Font, creó la Policlínica Valencia, primer concepto de clínica privada en Valencia.

Estos pioneros, apoyados económicamente por algunos empresarios, fundaron la C.A. Esculapio, con 49 accionistas.

En 1947 fue inaugurada la nueva sede en su dirección actual, con quirófano, sala de partos, laboratorio, rayos X y 14 consultorios para atender 16 especialidades médicas.

En los últimos años, la rapidez en el desarrollo de nuevas tecnologías médicas incrementó la demanda en la cantidad y la calidad del servicio médico, obligando a la expansión no sólo de la capacidad arquitectónica y tecnológica, sino a la incorporación de nuevos profesionales de excelente formación académica, ofreciéndoles a los pacientes los últimos avances en las diferentes especialidades médicas.

Actualmente cuenta con 230 médicos accionistas y 200 médicos de cortesía, que representan 55 especialidades; 50 médicos residentes, 250 enfermeras y un total de 580 empleados. En el último año fueron atendidos 26.250 enfermos, 17.000 emergencias, 7.440 hospitalizados, 5.050 cirugías, 2.872 casos entre cirugía general y traumatología, 80% de ellos por técnicas laparoscópicas y artroscópicas; 290 neurocirugías y 170 cirugías cardiovasculares; se realizaron 450 procedimientos en hemodinamia y se trataron 740 casos en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Sin duda alguna, el Centro Médico “Dr. Rafael Guerra Méndez” se ha convertido en un punto de referencia en el gremio médico, demostrado por la actividad científica y académica de sus miembros, entre los cuales destaca José Enrique López, presidente de la Academia Nacional de Medicina, y Guillermo Mujica Sevilla, cronista de la Universidad de Carabobo y la ciudad de Valencia.

Desde sus inicios, el Centro Médico “Dr. Rafael Guerra Méndez” ha cumplido con la comunidad ofreciendo sus servicios de alta calidad sin especulación, con precios acordes con el nivel de atención prestada, manteniendo una política de costos que puedan ser afrontados por la población y un trato preferencial a las fundaciones sin fines de lucro de orientación médica.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog