Venezuela: ¡Haz negocios!

Por Venezuela Real - 17 de Abril, 2007, 9:21, Categoría: Economía

Enrique R. González Porras
El Universal
17 de abril de 2007

El modelo petrolero de redistribución es insuficiente e insostenible

En una reunión a la cual tuve la oportunidad de asistir con uno de los autores del trabajo del Banco Mundial titulado Doing Business, se formularon las preguntas técnicas esperadas, relativas al alcance del cálculo y medición de un índice que pretende reflejar cuán amigables para los negocios resultan los entramados regulatorios de las economías del mundo.

Aun cuando hubo interrogantes de distinto tipo, quedó claro la importante labor y papel que puede desempeñar este tipo de estudios e índices no sólo para evaluar, sino también para concienciar y hacer seguimiento de cómo vamos haciendo las cosas en materia regulatoria, legislativa y administrativa. La publicación ya se encuentra en su cuarto año de actualización. De ese encuentro hay mucha tela que cortar, pero nos referiremos a un tema que resultó de interés general, y que salió a colación a raíz de una pregunta que el suscrito le hiciera al experto del Banco Mundial.

Toda vez que gran parte de la información utilizada como insumo en ese trabajo, proviene de encuestas y consultas a abogados que representan a las empresas, o de consultas realizadas directamente a los propios empresarios y gremios empresariales, podría existir la sospecha de sesgo en las respuestas o en la información suministrada. Lo anterior reviste especial relevancia cuando, al menos en teoría, los gremios empresariales defenderían los intereses de los operadores instalados o incumbents. Sin embargo, el Banco Mundial efectúa un trabajo de contraste y control de las opiniones obtenidas, con las leyes y acciones administrativas del Gobierno, validando o contrariando las opiniones recopiladas.
Entramado legal

En este tenor, algo verdaderamente positivo es que los gremios empresariales en Venezuela reclaman un entramado legal y una aplicación del mismo mucho más amigable con los negocios. Así, el gremio de empresarios instalados espera una mayor oportunidad de entrada a sus potenciales competidores. Por el contrario, el Gobierno cierra mercados y estatiza sectores completos, los cuales en muchos otros países se encuentran enteramente en manos de privados.
Aliados

Los gremios empresariales pueden resultar firmes aliados para el Gobierno, ya que están en capacidad de colaborar con la reducción de los costos transaccionales que, eventualmente, constituyen los principales obs- táculos en cada uno de los sectores a la hora de diseñar políticas públicas para ellos. En efecto, ambos actores deberían trabajar unidos de manos a fin de generar empresas, empleos, competencia y, por tanto, calidad en los bienes y servicios, precios más bajos y valor agregado en cada una de las áreas productivas de la economía. La promoción de acciones administrativas y regulatorias amigables hacia el mercado y hacia los negocios, coadyuvará a expandir la base productiva, que es lo que le da soporte al valor de nuestra moneda y ayuda a reducir las presiones inflacionarias.

Cuando estos índices sobre competitividad, libertad económica, gestión de gobierno y regulación amigable con el mercado, señalan que perdemos posiciones y deterioramos nuestros ambientes económicos -Venezuela pasó del puesto 144 en el 2005, al 164 en el 2006 en el ranking del índice de Doing Business-, deberíamos, como país, prestar atención a ello. Los continuos procesos de aprobación de regulaciones sobre la actividad económica privada han generado un fenómeno de inflación regulatoria. Evidencia de ello lo constituye la prohibición de conductas como el acaparamiento, la especulación y el boicot, prácticas sancionadas actualmente en tres leyes: Protección al Consumidor, Promoción a la Competencia y Contra el Acaparamiento.

Estos índices, con los defectos que poseen al ser representaciones "simplificadas" de la realidad, pueden ser utilizados por el Gobierno como un instrumento de "vuelo". Al final de cuentas, sólo podremos incluir y redistribuir si se produce, se crea y se genera riqueza. De lo contrario, sólo podremos redistribuir pobreza. Ningún venezolano en su sano juicio menospreciará la urgente necesidad, en el corto plazo, de "saldar" una "deuda histórica" con los que menos tienen. Pero esta inclusión será sostenible si se articula con el éxito de la inversión de largo plazo, y no por medio del gasto corriente o a través de una mera política redistributiva de la renta petrolera. Desde finales de los años 70 e inicio de los 80, muchos venezolanos entendimos que el modelo petrolero de redistribución es insuficiente e insostenible.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog