Un estruendoso silencio

Por Venezuela Real - 18 de Abril, 2007, 9:38, Categoría: Política Nacional

Antonio Cova Maduro
El Universal
18 de abril de 2007

Estamos en este momento en la fase "oculta y pasiva" del rechazo

La Revolución Bolivariana ¿tiene algo que ver con el "Nuevo Ideal Nacional" de Pérez Jiménez? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que todavía no ha logrado la marca, esa cosa tan importante que es el nombre que la ha de distinguir ante sus contemporáneos. Si no lo hace corre el riesgo de ser como el peronismo, esa cosa difusa que terminó siendo casi un "modo de ser" entre los argentinos. A la larga ¿será eso lo que salga de aquí? ¿Puro chavismo?

Esto viene a cuento al repasar, una vez más, las páginas de ese sensacional libro que es El Sha o la desmesura del poder, de Kapuscinski. El se pregunta ¿qué había sido en realidad la que el propio Sha bautizara como su "Gran Civilización"? Y contesta, "Un injerto extraño, finalmente rechazado. Un intento de imponer cierto modelo de vida a una sociedad ligada a unas tradiciones y a un sistema de vida completamente distintos. Había sido algo forzado, una operación quirúrgica en la que se trataba más de que fuese un éxito en sí que de que el paciente siguiera con vida o, sobre todo, que siguiera siendo persona." (pag. 164).

Y luego concluye, "basta con que una determinada sociedad se convenza de que la forma de existencia que se le ha impuesto le trae más mal que bien para que no tarde en manifestar su malestar, primero de un modo oculto y pasivo; después de una manera cada vez más abierta e inexorable. Y no se quedará tranquila mientras no consiga limpiar su organismo de aquel cuerpo extraño que le había sido implantado a la fuerza. Se mostrará sorda a toda persuasión y ante cualquier argumento."

No lo aceptarán

Es una lástima que -estoy seguro de ello- los chavistas no acepten que este argumento es aplicable a lo que pretenden. Después de todo, el Sha de Irán era un "cachorro del imperialismo yanki...". Si entendemos el espectáculo -y lo peor: su justificación- que el Aristóbulo nos ofrece por estos días, no hay discusión: ¡el chavismo ni oye ni entiende!

El chavismo, el de Chávez, el de su única voz, el de su única razón de ser, en efecto, ya ha decidido -y hace tiempo- que a esta sociedad se le va a imponer algo "muy extraño a ella", que pudiera ser que ella crea que "le trae más mal que bien" y que, como ya lo diagnosticara Kapuscinski, la obligará a tener que "manifestar su malestar", proceso que irá in crescendo hasta que "consiga limpiar su organismo de aquel cuerpo extraño".

Fase oculta

Si esto es así -y yo juraría, junto con miles de venezolanos, que en eso andamos- estamos en este momento en la fase "oculta y pasiva" del rechazo. Ya este cuerpo dictaminó que esto es extraño y que no le va. Por eso mismo no deja de ser lamentable que para mucha, muchísima gente, este vasto silencio no sólo no sea audible, sino que sea incomprensible.

Por donde usted vaya sólo oye una queja: ¿por qué la gente aguanta? Y atrás viene el chorro de las especificaciones: que si los militares se esmeran por mostrarse "rojos rojitos"; que si esos lamentables grupetines que a sí mismos se llamaban "partidos revolucionarios", se disolvieron al primer grito del único jefe, mientras sus dirigentes, con la escasa ropa en la mano corrían a ponerse "¡a la orden!; que si la gente es muy apática y hasta el fastidio de la rana dentro del caldero cuya agua comienza a mostrar los primeros signos del hervor¿ ¡Quejas, puras quejas, y cero análisis!

Y esa nulidad en el análisis es tanto más lamentable cuanto que el hombre no cesa de dar pistas de que él sí está inquieto por el silencio. Y por la búsqueda desmesurada del lucro entre quienes le siguen y más bien deberían andar ensayando el desprendimiento y el rigor que se espera de unos revolucionarios destinados a librar una epopeya. Pues no, son la mejor prueba de que aquí ¡no se atentará contra la obscena acumulación de bienes y favores!

Pero tampoco radios, periódicos y canales de televisión dejan de reseñar esa "pasividad" a punto de reventar: no hay día que no sea testigo de trancas, huelgas súbitas, manifestaciones de taxistas de carros o de motos, de los "venecianos" de Maracay que andan secos de tanto mojarse a las orillas del lago de Valencia que, al igual que el país, comenzó a recuperar lo que es suyo y no parece habrá quien lo pare¿ El país revienta y ¡ni lo oímos!

Creemos que el vasto silencio que agobiante nos envuelve es de resignada aceptación, sin darnos cuenta que bien pudiera ser el que precede a la tormenta. Quien nos impuso lo que ha desencadenado esta tormenta, no sólo no entiende su señal, sino que la da por buena. Y nosotros ¿la entenderemos a tiempo?





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog