¡Condenado al silencio!

Por Venezuela Real - 20 de Abril, 2007, 11:58, Categoría: Derechos Humanos

HÉCTOR FAÚNDEZ LEDESMA
El Nacional
20 de abril de 2007

No están muy lejanos los días en que se condenó al general Carlos Alfonzo Martínez por un discurso en la plaza Madariaga, que ciertamente no constituía una incitación al delito, o la acusación en contra de Carlos Ortega por convocar a una huelga, que es una forma de expresión colectiva perfectamente legítima en una sociedad democrática.

El general Francisco Usón es otra persona que fue condenada por un supuesto delito de expresión. Esos hechos ya no pueden sorprender en la Venezuela de hoy. Pero lo que resulta asombroso es que ahora se pretenda impedir al general Usón que opine sobre asuntos de interés público, castigándolo por haber suscrito una carta de apoyo a Radio Caracas Televisión.

El general Francisco Usón fue condenado a cinco años y seis meses de privación de su libertad personal por un delito de expresión. Sin embargo, la sentencia condenatoria no indica que, accesoriamente, también es condenado a guardar silencio por el mismo lapso. Cuando una persona es condenada a una pena privativa de libertad, como en este caso, no pierde, por ese hecho, ni su dignidad como ser humano ni el ejercicio de los otros derechos que le consagra la Constitución.

Es evidente que, para quien está privado de su libertad personal, esta circunstancia se traduce en restricciones inherentes al ejercicio de otros derechos. Por ejemplo, un preso no podrá ir a la iglesia o a la sinagoga todos los domingos, pero no pierde su libertad de conciencia y de religión, ni pierde el derecho a adorar a los dioses en los que cree. Quien esté preso obviamente no podrá asistir a las reuniones de la asociación civil de que forma parte, pero no pierde su derecho a asociarse, con fines lícitos, con quien le plazca, e inscribirse, por ejemplo, como miembro de una organización de protección del medio ambiente. Es indiscutible que quien esté privado de su libertad personal no podrá asistir a un acto académico en el que un poeta leerá y comentará parte de su obra literaria, pero a esa persona no se le puede impedir que tenga acceso a los libros que considere apropiados. Sin duda, un recluso está impedido de participar en una manifestación pública pacífica, a favor o en contra del Gobierno, pero, por el hecho de ser recluso, no está privado de su derecho a opinar sobre cualquier materia y, particularmente, sobre asuntos de interés público, ni pierde su derecho a transmitir y difundir informaciones o ideas de toda índole. Sin embargo, ese no es el caso del general Usón que, en la Venezuela de hoy, también ha perdido el ejercicio de su libertad de expresión.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog