Ahora va por las almas

Por Venezuela Real - 22 de Abril, 2007, 14:58, Categoría: Política Nacional

MILAGROS SOCORRO
El Nacional
22 de abril de 2007

Chávez tiene la Asamblea, el Tribunal Supremo de Justicia, el poder electoral. Tiene los recursos de Venezuela, que maneja a su antojo y reparte en desmedro del propio país. Tiene los tanques y las bayonetas. Tiene el dominio del patrimonio simbólico de la Nación, que manipula sin recato; e incluso, tiene el control de la maquinita que imprime los documentos que acreditan a una persona como venezolana (la nacionalidad también forma parte de sus haberes y, por tanto, distribuye a su capricho). Pero no le basta. Ahora quiere las almas.

Alguien ha debido decirle que las revoluciones necesitan fervor. Y Chávez tiene su avión, como dice a cada rato; tiene su petróleo; tiene el multígrafo que reescribe la historia; pero no tiene fervor. Sabe que está rodeado de mercaderes y que hasta al pueblo, ha sido convertido en cliente de su tarantín.

El jueves de la semana pasada, en Fuerte Tiuna, donde asistió a la entrega de 272 créditos al personal de la FAN, Chávez aprovechó la concesión de unas sumas de dinero para informar a los militares de que "están obligados a repetir desde el alma la consigna `Patria, socialismo o muerte".

Ya no se trata de que el poder militar debe estar subordinado al civil. Ahora los uniformados deben admitir en su alma la consigna que Chávez ha acuñado por su cuenta. Copados todos los espacios, el alma es el nuevo lugar de coerción.

La revolución, para serlo, necesita tributos de devoción. Y ésos no se verifican con franelas rojas ni con concentraciones regadas de cerveza. La verdadera exaltación revolucionaria reclama una moral del sacrificio, inmensas jornadas de trabajo sin remuneración. En suma, una aceptación voluntaria de todas las penalidades, las austeridades, el racionamiento, la renuncia a los privilegios y la posposición de la gratificación que requiere el ideal colectivo de hacer una revolución.Las gestas de Mao y de Fidel Castro, con lo desastrosas que resultaron para sus pueblos, contaron con antecedentes de renuncia heroica.

La Larga Marcha de Mao, en 1934-1935, movilizó miles de personas que atravesaron el territorio y el invierno chino a un pavoroso costo humano. Y su revolución se maceró en un estoicismo inimaginable para la mente occidental. El modelo de conducta revolucionaria china era Lei Feng, quien se dedicó íntegramente a la faena voluntaria y a sacrificarse por los demás, antes de morir a los 22 años. Y, antes de entrar victorioso a La Habana, Castro había logrado reclutar 1200 cubanos dispuestos a combatir al régimen de Batista a punta de plomo y muchas penurias.

Unos y otros no vacilaron en privarse hasta de lo imprescindible. Y, sin duda, arriesgaron su pellejo, cuando no lo dejaron ensangrentado en el camino.Para suscitar manifestaciones de adhesión muy inferiores a los de sus admirados maestros. Chávez, que carece de antecedentes épicos, debe repartir dinero a espuertas.

Tiene que becar a los alfabetizadores y hacerse de la vista gorda ante el grotesco enriquecimiento de muchos de sus colaboradores, sin descontar los de su entorno más íntimo.

El único frenesí revolucionario que hemos constatado es el de la compra masiva de Audy, Mercedes Benz y BMW, que antes de las elecciones de 2006 los funcionarios del gobierno y sus contratistas adquirían en efectivo y que ahora compran con cheques, a cara abierta, sin máscaras. Porque ese gesto de dispendio equivale a una exhibición del compromiso revolucionario. El 12 de noviembre de 2004, Chávez dictó un Taller de Alto Nivel, en el Teatro de la Academia Militar, donde expuso los diez objetivos estratégicos que comprendían el Nuevo Mapa de su proyecto. En el objetivo 6, titulado "Desarrollar una nueva estrategia electoral", Chávez contó que a mediados del 2003 un amigo, llegado del extranjero, había venido a decirle que si el referéndum fuera en ese momento, lo perdería. "Entonces fue cuando empezamos a trabajar con las misiones, diseñamos aquí la primera y empecé a pedirle apoyo a Fidel", dijo.

¿Atizó el ardor bolivariano? No. Se fajó a entregar dinero.

Y esto consta como estrategia electoral. De hecho, la garra revolucionaria se pone de manifiesto no en el martirologio del combatiente sino en esas protestas para exigir el cumplimiento, siempre retrasado, de los subsidios y para reclamar furiosamente la entrega de las casas prometidas. Ahora, al insultar a los gobernadores Ramón Martínez y Didalco Bolívar, Chávez vocifera que exige verdaderos revolucionarios. Ya se sabe lo que eso es.

Y, sobre todo, ya sabemos cómo van a terminar quienes le han admitido todo, quienes lo han secundado en iniciativas que han perjudicado profundamente al país, lo que sea, mientras ellos obtuvieran sus prebendas. Ya se van enterando de que, como decía el escritor peruano Manuel Scorza, "El drama más terrible no es el pillaje del tener: es el saqueo del ser". Y Chávez, que ya tiene las armas, ahora va por las almas.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog