De tres, tres

Por Venezuela Real - 22 de Abril, 2007, 14:54, Categoría: Petróleo/Energía

ALBERTO QUIRÓS CORRADI
El Nacional
22 de abril de 2007

Hay que reconocer que el concepto de una integración energética suramericana es positivo. Optimizar la generación y el consumo de energía podría ahorrarles a todos los países duplicaciones innecesarias y ordenar el complicado rompecabezas que significa seleccionar energías diversas, interconectar mercados, ahorrar energía y garantizar la disponibilidad armónica de un recurso vital para el desarrollo.

 Organizado el subcontinente en materia energética, cabe suponer que se dispondrá de mayor fuerza de negociación para el próximo paso: la integración energética hemisférica. Con Centroamérica como un consumidor y generador potencial de alternativas energéticas y Norteamérica con su enorme consumo, el hemisferio, ya ordenado, pudiera llegar a acercarse a la autosuficiencia energética a mediano/largo plazo, sin que los nuevos desarrollos de alternativas energéticas perjudiquen a países que, como Venezuela, hoy dependen para su desarrollo de una sola fuente de energía. En resumen, la integración hemisférica energética servirá para disminuir las distorsiones energéticas que una caprichosa geología le ha impuesto a los diferentes países. Pero, para llevar adelante un proyecto de esta envergadura se requiere visión política, profesionalismo y cuidado extremo en las declaraciones públicas. Lamentablemente esta no fue la conducta del presidente Chávez.

Descalificar el uso del etanol fue un error político. Proponer la creación de una OPEP del gas suramericana una torpeza y pretender discutir la creación del Banco del Sur, un apresuramiento. No es pues de extrañar las dificultades que se presentaron en esta Cumbre, que impidieron que se redactara un documento formal que reflejara reales avances en el camino integracionista. La reunión se diluyó en un esfuerzo por enderezar entuertos aunque al final se logró algún progreso. Se creó una estructura administrativa que pudiera garantizar, de contar con el apoyo de los gobiernos, la continuidad del proyecto.

Esta reunión no era para medir la popularidad hemisférica de los presidentes ni para decidir la influencia relativa de un país sobre otro. Pero, como en eso se convirtió, no hay duda de que Brasil ratificó su peso político hemisférico y, una vez más, demostró su madurez en el manejo de discusiones internacionales. Por su parte, Venezuela tuvo que hacer malabarismos arguméntales sobre el uso del etanol para terminar apoyándolo. No pudo consolidar una OPEP del gas. Si el objetivo era la integración energética ¿Qué papel tenía en ese contexto una OPEP del gas formada por 3 o 4 países productores enfrentados a los países consumidores con los cuales se pretendía integrar? Brasil lo vio "clarito" y mató la discusión. En cuanto a la creación del Banco del Sur, le tocó a Lula darle el martillazo al último clavo del ataúd: "Cuándo sepamos de que se trata, decidiremos si participamos o no en ese proyecto".

Un rechazo brutal a la improvisación. Etanol. OPEP del gas. Banco del Sur. Brasil "bateó" de tres, tres. Ojalá que los promotores de la integración energética aprendan de lo positivo/negativo de la Cumbre y que la organización pueda identificar profesionalmente los aspectos críticos de este esfuerzo. Sin embargo, el éxito sólo será posible si todos los presidentes, sobre todo el nuestro, se convencen de que la manipulación de objetivos y la improvisación son los peores enemigos de los proyectos complejos, cuya solución se ve comprometida por la discursiva elocuencia de quienes pretenden tener todas las respuestas, sin conocer todos los problemas.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog