Diatriba del ministro de Comunicaciones, William Lara:

Por Venezuela Real - 24 de Abril, 2007, 21:50, Categoría: Injerencia de/en Venezuela

IGNACIO ARANA ARAYA
EL MERCURIO   - Chile
24 de abril de 2007

... Caracas alega nueva conspiración y responsabiliza a diarios de 11 países

Acciones como la masiva marcha del sábado contra el fin de las emisiones de RCTV (medida dispuesta por el gobierno) acentúan las críticas agresivas desde el Ejecutivo, según periodistas venezolanos.
Habló otra vez de complot, esta vez de la prensa extranjera, en contra del Gobierno que encabeza Hugo Chávez.

En una columna titulada "Agresión oligárquica" y publicada ayer en el diario "El Nacional" -miembro del GDA-, el ministro de Comunicaciones venezolano, William Lara, acusó de "agresión periódica a la revolución venezolana" a "lo más granado de los capitalistas de la prensa continental".

Aludió así a los diarios "La Nación" (Argentina), "O Globo" (Brasil), "El Tiempo" (Colombia), "La Nación" (Costa Rica), "El Comercio" (Ecuador), "El Universal" (México), "El Comercio" (Perú), "El Nuevo Día" (Puerto Rico), "El País" (Uruguay), "El Nacional" (Venezuela) y "El Mercurio" (Chile).

Lara acusó que la "operación propagandística" consiste en "abrumar con mentiras a la opinión pública del continente hasta ganarla", a través de una presunta "campaña calculada con exactitud de relojería".

La columna del ministro, de acuerdo a analistas y periodistas venezolanos, se enmarca en una ecuación elemental pero sostenida en los últimos años; observar universalmente como "conspiradores", "complotadores", "golpistas" y "terroristas" a políticos y medios locales e internacionales que son considerados críticos u opositores al gobierno.

"Aquí en Venezuela estamos acostumbrados. Ellos (el gobierno) ven conspiración por todos lados", dice a este diario el académico de la U. de los Andes (en Mérida), Alfredo Ramos.

Los ejemplos son inabarcables. El sábado pasado, en una marcha opositora, el gobierno se declaró en "alerta" ante un "plan" para matar a periodistas y "responsabilizar (por el hecho) al Ejecutivo". Pero nada ocurrió. En las elecciones de diciembre pasado, el Presidente Hugo Chávez aseguró que hubo un "plan" para asesinar a su candidato opositor, Manuel Rosales, y responsabilizarlo a él. Pero no hubo pruebas.

En enero, Chávez, quien acusa a Washington de estar tras el golpe de 2002 en su contra y de que planea invadir Venezuela (pese a que es su mejor cliente petrolero), dijo que EE.UU. inició un "complot" contra Evo Morales y que él lo defendería. ¿Las pruebas? Brillaron por su ausencia.

En política interna, acusar de complot sirve para cesar en sus funciones a los críticos. En marzo, dos generales fueron apresados por urdir la muerte de Chávez. En mayo de 2004, el alcalde Enrique Capriles fue detenido por "conspirar" contra el Presidente, y se allanó una vivienda del ex Mandatario Carlos Andrés Pérez por idéntica razón.

A fines de 2003, mientras la oposición juntaba firmas para sacar a Chávez del poder, los canales de la televisión privada "conspiraban" en su contra, según el dignatario. Y hasta el servicio secreto colombiano DAS, según Chávez, "fabricaba conspiraciones" en 2005.

"La política de intimidación le ha dado buenos resultados al gobierno. Es cosa de observar la desmovilización de la gente, la pasividad de la oposición. Y cuando insulta a alguien del extranjero, logra que se inhiba. No olvide el caso de José Miguel Insulza", dice Ramos.

El académico agrega que Caracas hoy se concentra en dominar los medios, como mostraría la no renovación de la señal a Radio Caracas Televisión (RCTV). "El proyecto de Chávez va a poner mucho énfasis en el control de los medios. Y si llegan críticas de fuera, como las del Senado de Chile, ellos harán todo lo posible por confrontarla", dice Ramos.

Periodistas del propio diario "El Nacional" cuentan las dificultades para ejercer su profesión, como juicios por delitos comunes inventados para intimidar, agresiones físicas y verbales con publicidad. Asimismo, la "Ley Mordaza" de los medios de 2004, y la reforma al código penal para endurecer las sanciones contra delitos derivados de la libertad de expresión.

"Lo más limitante es el acceso a la información pública, porque está todo centralizado por el ministerio de Comunicaciones", dice Edgar López, editor de Política en el matutino. En tanto, para Manuel Felipe Sierra, columnista del diario, "hoy se vive casi una asfixia de la libertad de expresión. En la comisión de los DD.HH. de la OEA hay más de mil denuncias por violaciones a la libertad de expresión y a los DD.HH. de periodistas".

Gobierno ataca a la "oligarquía chilena"

En su columna, el ministro William Lara criticó duramente al Senado y al diario "El Mercurio".

"La oligarquía chilena, en voz de sus parlamentarios, cuestiona en un acuerdo institucional -cuyo contenido es una flagrante intromisión en asuntos internos-, una decisión soberana del Estado venezolano", arguye.

Y agrega que "los oligarcas de Santiago... coaligados en su unidad de clase con los oligarcas de los demás países del continente, bajo el dictado del Departamento de Estado, desde su emblemático órgano de propaganda, el diario El Mercurio (...) han articulado un vasto plan de guerra comunicacional contra la democracia venezolana en aras de desestabilizar".

Para el régimen de Chávez, el consolidarse pasa por controlar la libertad de expresión"

MANUEL FELIPE SIERRA
Columnista de "El Nacional"





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog