Ese, ese mismo

Por Venezuela Real - 25 de Abril, 2007, 13:58, Categoría: Derechos Humanos

Antonio Cova Maduro
El Universal
25 de abril de 2007

La marcha busca impedir que se implemente una decisión que consideran arbitraria

Lenta y nutrida avanza por territorio hasta ahora off limits una marcha que quienes asistieron -y muchos más que a ella no pudieron concurrir- sienten es por mucho más que por unos cuantos puestos de trabajo, o para mantener una "programación" con la cual muchos que hoy apoyan a ese Canal, no están de acuerdo. Por eso es una manifestación de singular valor: es contra una decisión autoritaria y personalista que les molesta y a la que se sienten convocados no por una oposición, que de todas maneras sienten débil y timorata, sino por principios.

Fue una manifestación que dio un nuevo desmentido a los perennes opinadores que de continuo cantan las exequias de la oposición venezolana, olvidándose que la oposición real -la que no ceja, la que sale a la calle cuando cree que debe hacerlo, la que susurra en los corrillos, la que muestra con este gesto la desaprobación de lo que el autócrata dice y hace- sigue aquí y está vivita y coleando.

Esta salida de la mañana del sábado 2l de abril tiene algunos ribetes importantes, sin embargo. En primer lugar tiene un propósito concreto: impedir que se implemente una decisión que consideran arbitraria y peligrosa. En segundo lugar, muestra que, a falta de una razón concreta, que les saque a la calle, Hugo Chávez se las sirve en bandeja de plata. Adicionalmente, les provee del tiempo necesario para enfrentarla y para medir fuerzas en la calle; y un último asunto que bien podría pasar desapercibido, se realiza en un territorio que hasta ahora se consideraba "territorio enemigo".

Detrás de este último punto se esconde algo a lo que hay que prestar atención: ¿por qué ese territorio ya no parece tan enemigo como lo fuera hasta hace nada? La respuesta a esta inquietante pregunta -inquietante para el régimen- la tiene nada menos que Freddy Bernal y por supuesto, su jefe ¡no faltaba más!

Justo hasta el pasado diciembre los buhoneros eran los "guardias rojos" de esta invisible revolución -"invisible" por los beneficios, no por los descalabros y problemas que de continuo genera. Ya no, ya saben que son absolutamente "desechables" y que sus patrones de antaño hoy se sienten tan sobraos, que creen se pueden darse el lujo de propinarles una patada y tratarles con el más absoluto desdén.

Hay, pues, más de uno de los que se disfrazan de rojo rojito muy contento de que la oposición grite lo que ellos temen siquiera pronunciar. Hay entre los "beneficiarios" más de una facturita por cobrar, de ésas que Chávez distribuye a manos llenas cada vez que puede, en público y a grito pelao, violentando una sagrada costumbre venezolana: a la gente no se le grita ni se le veja, ¡y menos en público!

Pero ese territorio, tan acogedor ahora al discurso de quienes de mil maneras y en mil zaguanes se oponen al autócrata, a su pandilla y a sus modus operandi, muestra otra cara digna de ser tenida en cuenta: la cara amarga, triste y desafortunada ¡del Socialismo del Siglo XXI!

En efecto, a menos de una cuadra de donde concluía la marcha, buhoneros aprensivos exhibían sus mercancías: zapatos viejos, ropa usada, restos de electrodomésticos que tiempo ya salieron de circulación. Poca gente se detenía en ellos, pero el hecho de estar allí indica que de vez en cuando alguien cae por allí: los que no reciben las migajas de la juerga.

Esa cara amarga se exhibe sobre calles rotas, con cañerías que supuran sin que nadie las arregle y con peligros que acechan en cada esquina. Ese, ése y no otro es el socialismo que la gente ve¿ ¡y padece! El mismo que de continuo proporciona alumbrones por ciudades y pueblos de Venezuela, al decir de Petkoff, mientras Chávez regala plantas eléctricas al sandinismo nicaragüense.

Es el mismo socialismo que repleta las miserables morgues de la geografía nacional y que saca a taxistas y motorizados a expresar su duelo con una rabia que promete nubarrones para el régimen. Eso sí, es un socialismo que obscenamente transporta funcionarios y becarios para que hagan calistenia y sirvan de coro a las ocurrencias del autócrata. Y, por supuesto, juren lo que les hagan jurar.

Finalmente, es un socialismo que se muestra muy pródigo con sus áulicos y sicarios: casas, apartamentos, "hummers" y demás parafernalia los adornan. El Socialismo del Siglo XXI ya es gobierno. Sin competencia. ¡Y es un desastre!

¿Será por eso que sus admiradores de ayer comienzan ya a desconectarse? ¿Por eso Radio Francia Internacional le dio tanto despliegue a la resistencia contra el cierre y a Granier a su paso por París?







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog