La propiedad en el limbo

Por Venezuela Real - 27 de Abril, 2007, 10:52, Categoría: Política Nacional

LUIS PEDRO ESPAÑA N.
EL NACIONAL
27 de Abril de 2007 

Dos noticias de la semana pasada movieron el piso de mis creencias. La primera fue que el Vaticano anunció que el Limbo no existe; la segunda fue que según J.C. Monedero, del Centro Internacional Miranda, "Marx no estaba en contra de la propiedad privada".

Estas dos revelaciones, así de golpe, son como para seguir cavilando. ¿Cuál de las dos es más importante? ¿Que los niños que mueren no bautizados dejarán de estar en las penumbras del recientemente inexistente Limbo o, por el contrario, que al viejo Marx finalmente nunca le molestó que cada quien fuera dueño de su cepillo de dientes? Que me perdonen los curas y mis profesores de marxismo.

Pero ambas afirmaciones, o revelaciones, son pruebas de lo voluble que normalmente son las ideologías. Precisamente porque las ideologías son falseadoras de la realidad, cuando ellas se imponen para guiar acciones, deben recurrir a las correcciones, reinterpretaciones recurrentes, muchas veces saltos mortales del intelecto, que terminan convirtiéndose en verdaderos cinismos.

Se acaba con la tradición del Limbo porque "era una visión excesivamente restrictiva de la salvación", para el caso de los teólogos y, para el caso del profesor de marxismo pagado por el Gobierno, "Marx no condena la propiedad privada que uno se gana con su esfuerzo.

Otra cosa es aquella construida sobre la piel de los demás".

Ciertamente la consideración sobre si el Limbo existe o no, es como discutir sobre el sexo de los ángeles. Por la vía que van deberían desaparecer también al Purgatorio y, de paso, al Infierno. Finalmente, en un país donde la moral de la gente no pasa por la Iglesia sino por la madre, poco importa lo que digan los curas.

Pero, en relación a la afirmación de la propiedad hecha por el profesor Monedero, esa sí tiene consecuencias directas para nuestra realidad. ¿Cómo es eso de que hay una propiedad que uno mismo se gana y otra que descansa sobre la de los demás? ¿Será que en esta vida moderna hay algo que no se gana, fabrica o construye con los demás y los otros con uno? ¿No es una sociedad moderna aquella donde el autarquismo no existe, y se vive en una interdependencia permanente? Claro, lo que se quiso decir es que hay una propiedad buena y otra mala. Una propiedad donde entran los haberes de los jerarcas y empleados del Gobierno y otra, mala supongo, que se gana fuera del Estado. Lista el arma ideológica.

Igual que el Limbo atemorizaba a los niños no bautizados, la propiedad mala atemorizará a inversionistas y generadores de riqueza. Decida usted qué arma es peor.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog