Y cesó la apertura petrolera

Por Venezuela Real - 29 de Abril, 2007, 12:36, Categoría: Petróleo/Energía

MARIANNA PÁRRAGA
EL UNIVERSAL
29 de abril de 2007

Cambios impositivos le aseguran al Estado no menos de 50% del valor de cada barril

El martes 1° de Mayo el Estado, a través de la Corporación Venezolana de Petróleo, asumirá el control de los negocios de la Faja del Orinoco y de los convenios de exploración a riesgo, revirtiendo completamente el espíritu de los proyectos que se orquestaron a la luz del polémico artículo quinto de la Ley de Nacionalización de 1975.

A través de un proceso que el presidente Chávez se ha empeñado en llamar "nacionalización de la Faja del Orinoco", se tiene previsto izar la Bandera venezolana en las ocho áreas afectadas, reproduciendo el método que se aplicó para migrar 32 convenios operativos a empresas mixtas el año pasado.

La migración de asociaciones estratégicas y convenios de exploración a riesgo se comenzarán a ejecutar así en momentos en que las 21 empresas mixtas constituidas el 1° de abril del año pasado aún no arrancan del todo, pues la multiplicidad de pasos legales y administrativos que ha sido necesario dar para ello han retardado significativamente sus actividades, trayendo consigo una disminución sostenida en la extracción.

Una vez realizado el acto de "nacionalización" el martes, a los socios de la Faja, golfo de Paria y La Ceiba les restarán apenas dos meses para acordar los asuntos medulares de la migración: participaciones accionarias, valoración de los activos, finiquito de la deuda pública y privada pendiente, forma de compensación y arranque de las nuevas empresas mixtas.

Todo esto deberá ser refrendados por la Asamblea Nacional antes del 26 de septiembre.

Renta blindada

Una vez asumido el control pleno de la industria petrolera después del paro, en 2003 el gobierno de Hugo Chávez se decidió a dar un vuelco total a la apertura, cuyo último proyecto -la asociación Ameriven, constituida por Conoco Phillips, Chevron y Pdvsa- había sido inaugurado por él mismo en 2001.

Ya el primer paso para ello se había dado con la promulgación en 2001 de la también polémica Ley Orgánica de Hidrocarburos, que formó parte del paquete de normativas de la Habilitante.

La LOH tuvo el doble propósito de introducir el modelo de empresas mixtas con mayoría estatal y revertir el efecto causado desde 1999 por la rebaja de la tasa de Impuesto sobre la Renta petrolero de 67,7% a 50%, que se hizo para compensar el alza de la regalía de 16,66% a 30%.

Según cálculos de Gastón Parra, presidente del Banco Central, a raíz de los cambios legales de 1999 la participación fiscal del petróleo bajó de 70% en 1976 a 22,5% en 2000. Añadió que para lograr el efecto de equilibrio fiscal que se buscaba con la reforma se hubiera requerido fijar la regalía en más de 35%.

Con una mayor participación fiscal en mente, en un momento de precios altos y con una producción estancada, la primera medida de ajuste tras la aprobación de la LOH fue el alza de 1% a 16,66% de la regalía en la Faja en 2004. Esta modificación significó una recaudación extra de $1.283 millones.

Después, en junio de 2006, el Menpet denunció que algunas asociaciones estaban produciendo el doble del crudo permitido, por lo que comenzó a pechar los volúmenes extra con la regalía de 30% vigente. Esta medida derivó en la recaudación adicional de $73,55 millones.

A los 1.356 millones de dólares levantados mediante medidas de incremento impositivo entre 2005 y 2006 prevén sumarse al término de este año más de 2 mil millones de dólares correspondientes al nuevo impuesto de extracción -aprobado en mayo de 2006 y que nivela la regalía pagada por todos los negocios de extracción de crudo- y al aumento a 50% de la alícuota de ISLR en la Faja, vigente también desde 2006.

Por último, deberán agregarse los montos de los reparos de ISLR que están siendo cobrados por el Seniat, los ingresos correspondientes al nuevo impuesto de registro de exportación y los tributos municipales y sociales creados con el régimen de empresas mixtas.

En suma, y así lo dejó por sentado en el régimen legal aprobado para las empresas mixtas, el Estado no obtendrá nunca menos de 50% del valor de cada barril extraído en el país, más del doble de lo que recibió en 2000.

¿Ahuyentadas?

En la última década Venezuela se ha ido despojando de los méritos que había hecho como uno de los destinos más atractivos para las inversiones foráneas.

Los constantes cambios jurídicos, las amenazas a la propiedad y la restricción de las opciones de participación han replegado al sector privado y han reducido sus expectativas de inversión en el futuro cercano.

Tras la migración de los convenios operativos a empresas mixtas, siete de los campos que tenían participación privada pasaron a manos de Pdvsa y, en medio de la migración de la Faja, dos de las mayores inversionistas del sector -Conoco Phillips y Eni- aún no se animan a surfear la ola nacionalista.

Un último capítulo resta aún por escribirse: el de la reserva de la industria del gas al Estado, una de las pocas con plena libertad de participación que les queda a los privados en el país.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog